25 de enero de 2008

En el pecado está la penitencia

El día de hoy estaba en Banamex esperando turno para pasar a hacer un depósito y en lo que pasaba me puse a ver los anuncios que ponen en sus nuevas pantallas de plasma que están instalando en todas sus sucursales, esos mismo anuncios que ponen en la televisión y que te vuelves a fletar mientras esperas hacer un trámite, los de Lorena Ochoa, los de unos niños que quieren ser como la selección mexicana, te anuncian todas sus tarjetas de crédito, y bueno, además de los anuncios, ponen unos pequeños reportajes sobre algún tema que tenga que ver con la empresa, estando ahí esperando turno, me toco ver un reportaje muy corto sobre lo que está haciendo el Centro Cultural Banamex en la Ciudad de México, alcancé a ver que tienen una exposición del estado de Oaxaca sobre comida típica, sobre tradiciones, vestuarios, sus indígenas y muchas cosas más, bien podrían hacer un reportaje sobre la injusticia con la que viven esos indígenas por las muchas aberraciones del gobierno como lo fue el FOBAPROA y del cual se beneficiaron, chale, no puedo esperarme ni un solo párrafo para empezar a despotricar contra el sistema, un disculpa, pero siempre que voy a Banamex, se me viene a la mente como un cineminuto su venta a Citygroup, donde nos se pagó un solo peso de impuestos, los privilegios que concedió Fox a Roberto Hernández y el fraude electoral de 2006.

Estando ahí esperando a que me tocara mi turno para pasar a la caja a hacer mi depósito, viendo ese bonito reportaje sobre los Oaxaqueños y sus tradiciones, hecho por una trasnacional que quiere mantener “vivas” las costumbres de México, me puse a pensar sobre esa maldita injerencia que tiene la lana sobre la vida democrática, les voy a explicar; cuando pienso, opino, digo que López Obrador ganó la elección, además de toda la cantaleta y argumentos que damos los lopezobradoritas, de que el PREP, de que Hildebrando, de que Fox, de que Elba Esther Gordillo, de que el gobernador de Tamaulipas, de que el clero, todo esos argumento anteriores con su respectivo detalle y explicación (Véase Fraude: México 2006 de Luís Mandoki) son la forma operativa como se realizó dicho fraude electoral, sin embargo, hay un elemento sustancial que va mas allá de un fraude electoral, y es la injerencia de los empresarios en la vida democrática del país, como grupo de poder puede ser invencible, sin embargo no lo son, es aquí donde analizo que cuando se le mete tanta lana para destruir a una persona, como fue el caso con Lòpez Obrador, es porque a este personaje ya se le ha dado la razón por parte de una mayoría. Al panimos, la razón política no le pertenecía en el año 2006, no digo tampoco que en el caso del proceso del 2006 le hubiera pertenecido al proyecto que encabezaba López Obrador, sin embargo la mayoría se la ortorgó, cuando un personaje como AMLO doblega tantos intereses y los acorrala para que se genere una justa distribución de la riqueza, para que empiecen a pagar sus impuestos como es debido, para sobreponer los intereses de la nación a los intereses de un pequeño pero poderosos grupo de gente que manejan a su antojo la economía del país, cuando se trata de esclarecer el FOBAPROA, el fraude más grande de la historia moderna de México, donde muchos de esos empresarios salvaron sus patrimonios en crisis del 1995, es cuando podemos pensar de que la razón no estaba tan lejos del proyecto lopezobradorista, y más cuando tienes una base de 50 millones de pobres viviendo en el mismo país del hombre mas rico del mundo, seguido por 20 familias multimillonarias que lo tienen todo y se les permite todo, además de decidir mediante el dinero quien será el próximo presidente de México para que defienda sus intereses, creo que el país no ha cambiado nadita ¿verdad?

A año y medio del fraude electoral de 2006, después de haber retenido el poder por la mala, el actual gobierno no tiene rumbo en la economía, no tiene rumbo en la política social y está parado en un país ingobernable. La frase celebre que se convirtió en el sustento del voto de un gran porcentaje clasemediero a Calderón, “el presidente del empleo”, pasará al almacén de ridículas frases de campaña, esa clase media que tiene acceso a cierto nivel educativo y que aspira a un mejor futuro, no optó por el cambió en la política económica, sino optó por dejar sus esperanzas en la continuidad, muy respetable, pero el conservadurismo algún día tendrá que despertar y darse cuenta que no porque se nos instalen un mac donals, un wal mart o starbucks coffe en cada esquina el país está viento en popa, el consumo no se puede parar, sol hay que enteder que el lugar más caro para consumir es México.

A un año y medio del fraude electoral, dudo que Calderón duerma tranquilo; los maestros, los mineros, los campesinos, los narcos, el petróleto, las presiones financieras, la recesión de los gringos, debe de soñar con todo eso, al final de cuenta los políticos se pelean el poder de un país ingobernable y Calderón está al servicio de los mismos grupos de poder. Por ser Presidente y sentir la euforia triunfadora de esa madrugada del 6 julio, ese jueves del disque cierre de fotografía del conteo de actas, Calderón le vendió su alma al diablo, ese diablo llamado sector empresarial, Calderón se debe dar cuenta de que será un presidente más, que no transformará las instituciones del país, que no dejará legado, que está amarrado de manos, que esa lucha del poder por el poder le será estéril, que será sumiso ante los intereses extranjeros, que le reventará en las manos la tremenda descomposición social con la que vive el país, que rematará PEMEX y que a la salida de su sexenio saldrá por la puerta trasera del país, que fue por la que entró al tribunal al recoger su constancia de mayoría y por la que entró al congreso a recibir la banda presidencial. Calderón, en pocas palabras, en el pecado llevará la penitencia.

21 de enero de 2008

El gobierno en versión retro…

El consumo nacional, se ve lleno de productos retro, es decir, las grandes empresas voltean para atrás y sacan productos que en los ochentas, setentas y muchos años antes, eran la moda o marcaban una tendencia, donde mas se puede ver esto, es en la música, donde hay cada vez menos talentos, y se opta por reciclar los covers y sacar nuevas y aberrantes versiones.

La televisión opta también por nuevas versiones de programas de antaño, o bueno, quién no puede disfrutar aun la magia de mi bella genio, todas la versiones del 007, disfrutar de las hazañas de Michael Knight y su auto increíble, la isla de gilligan, por medio de canales destinados a transmitir programas que veíamos nosotros cuando éramos niños, o aún series que disfrutaban nuestros papás en su infacia poar medio de televisiones en blanco y negro.

La ropa se ha vuelto retro también, se vuelven a ver modelos que se ocupaban en los años sesentas y setentas, o qué me pueden decir de las versiones de antaño de lo uniformes de los equipos de futbol, esa versión del equipo americanista, con un triangulo azul en el pecho con el cual tuvieron sus glorias de los años ochentas, o las versiones retro que han sacado las chivas con uniformes de aquel “campeonísimo”.

Se siente una falta de inspiración en las cosas, sobre todo en la música, sacar nuevos y buenos productos no es fácil, ahora todo lo nuevo es como de mal gusto, el regeton qué me dicen, y bueno, hay que voltear para atrás y ver lo que hizo furor y reconstruirlo. El caso de timbiriche, un primer reencuentro puede sonar interesante, un segundo un tanto aberrante, pero cuando vez que tus hermanos se pulsan con “Con todos menos contigoooo”, se puede pensar de que se necesita de eso para recordar los “buenos años” o que los menos talentosos de la “banda timbiriche” necesitan algo de lana. Lo que si es un tanto aberrante es que le vendan al consumidor una nueva versión de Timbiriche, salido, peor aún, de un reality show.

Después de analizar un poco el consumo nacional de los productos retro que se nos venden, analice que nuestro gobierno también es retro, al final de cuentas se hace lo mismo que se hacía hace años, pero con un nuevo empaque, las mismas corruptelas y el mismo modelo de ejercer el poder de ese priismo inolvidable, la vemos en un nuevo empaque azul, que viene incluido con un instructivo redactado por el clero católico para saber asimilar y no hacer juicios. El “nuevo” México, el de hace ocho años pa ca, es sin duda una versión retro de lo que fue el priismo cuando tenía bien ancladas las raíces en el poder.

Cómo olvidar a ese Felipe Calderón Hinojosa, siendo un gran líder de oposición, pidiendo recuento de votos cuando el PAN se sentía robado, criticando la forma como el gobierno priista manejaba la economía, criticando la forma como se maquillaban la cifras, ese panismo humanista carajo… como olvidarlo, de defensa de los derechos humanos, de la dignidad humana, chale, que bonito era, esos líderes de los ochentas y noventas que desde la trinchera de acción nacional, luchaban por desenmascarar la raterías del priismo, recuerdo perfectamente cuando el PAN echó para abajo la reforma energética que presentó Ernesto Zedillo, todo el show de cambio que generó Fox en el año 2000, nostálgico ¿no?.

Cuando el PAN fue gobierno, le dio mucha nostalgia haber cambiado el país, y sobre todo en las formas, cómo dejar de ver a diputados obedeciendo ordenes como soldaditos, decirles, levanten el dedo, y levantarlo, sin criterio alguno; cómo dejar de ver a ese bastión de diputados y senadores agachados ante la investidura presidencial, aplaudiendo y defendiendo las aberraciones del gobierno; cómo abandonar la práctica de enriquecerse por medio de la administración pública, cómo abandonar la sumisión ante los poderes fácticos, cómo abandonar la represión a la libertad de expresión, y bueno, se había prometido cambiar las políticas económicas, pero en verdad que cómo cambiar los privilegios de cierta clase empresarial que se les permite todo, a los banqueros por ejemplo, a Slim y su impresionante crecimiento económico, los medios de comunicación y su duopolio, ver a personajes que hace años desbarataron la economía y que formaron o ahora forman parte del manejo de las políticas económicas es realmente nostálgico, Luís Tellez y la privatización de las carreteras, con Fox pudimos ver a Gil Díaz y su actitud gerencial hacia HSBC, o bueno, quitarle de las manos la educación de México a Elba Esther gordillo iba a ser algo de muy triste.

Con Felipe Calderón vemos su fortaleza y su nivel de “estadista” sustentado en las fuerzas armadas… que nostalgia…. La verdad de las cosas que ver a un panismo actuando con lógica en la economía y en actitud de transformar las instituciones públicas del país, sería un verdadero cambio, y qué hueva, es mejor voltear para atrás y ver que se hizo antes y el pueblo soportó, como ahora lo soportamos millones de mexicanos, porque la frase de que “el pueblo tiene el gobierno que quiere” aplica tanto a los venezolanos, a los gringos como a nosotros.

Por eso pienso que nuestro gobierno no es que sea un mal gobierno, simplemente opto por la filosofía retro, ver las formas con las que el priismo ejerció el poder e imitarlas, es más, este gobierno es mejor, porque combinado con lo retro, le adhiere filosofía japonesa, observan y mejoran, así que toda esa actitud de desprecio que tuvo el priismo hacia las verdaderas necesidades de este país, ese aferre a mantener una sociedad marcada por la desigualdad y optar por medidas que hagan mas crítico esto, fue lo que llevó a México hace casi 100 años a la revolución, de hecho el festejo del centenario de la revolución ya lo empezamos con los mineros de cananea.

Chingao… prendí mi compu con la intensión de escribir sobre Muriño y Nicolás Valdivia, ese personaje ficticio de Carlos Fuentes, ya será para la otra

18 de enero de 2008

Así se siente México....

Pues todo pinta de maravilla en el país, la economía esta perfecta, el alza de los precios es solo un espejismo de todos aquellos que siempre quieren que el país no progrese, qué me dicen de los nuevos impuestos, del tortillazo, del gasolinazo, en fin; el crimen organizado esta acorralado por las eficientes acciones de nuestro Presidente Felipe Calderón, existe una total gobernabilidad, los movimientos sociales ya no tienen argumentos para salir a marchar, el gobierno tiene una perfecta política social en beneficio de las mayorías, la nueva ley del ISSSTE es sin duda el mecanismo perfecto para sacar de las ruinas financieras al instituto, “Asi se siente México, así te sabe México, así se siente México en la pieeeeeel”, cantaría Luismi… (con hijo gabacho), digo, si alguien piensa lo contrario será porque a la mejor no ve los anuncios de televisión con los que nos bombardean cuando estamos viendo a Juan Querendón.

Dicen, diiiiicen que hay un cerco informativo que se ha instalado en los medios de comunicación, sino creen, pregúntenle a algún conocido pesimista del DF que con esperanza de salir de su depresión post crisis política – económica y electorera, escuchaba a Carmen Aristegui en la W Radio, que de pronto fue cortada de su espacio, a pesar de ser el de mayor audiencia en el mercado de noticias radiofónicas, aquellos que eran fans de Aristegui, en días pasados prendieron su radio y posiblemente se encontraron a Alejandro Maldonado dando consejos de YOGA, eficaz método para la estabilidad emocional y para acabar con la depresión, no se, si tanto les molesta el país donde viven, porque no un poco de YOGA, eso te permitirá controlarte cuando veas que tenemos la gasolina mas cara del mundo teniendo petróleo suficiente para abaratarla y peor aún, queriendo vender nuestra petrolera a los gringos, tres respiraciones profundas, postura en flor de loto y listo, pensarás que la Shell y la Texaco solo quieren el bien de nuestro país, “habeeeer, para qué escuchar a Carmen Aristegui, de seguro usted que la escucha a de ser un resentido perredista que se cree las mentiras esas del fraude electoral", mejor vea la tele, que nos dan noticias que nos generan ese positivismo de que México YA CAMBIO, así como lo anunciaba Vicente Fox con carretadas de dinero antes de salir del gobierno e irse a disfrutar de ese paraíso surrealista en el pobre San Francisco del Rincón.

Vivimos un México mediáticamente mágico, sustentado en una democracia televisiva donde las aberraciones de nuestro gobierno son amortiguadas con comunicación social, desde el inicio de su gestión, los medios de comunicación cerraron filas con Calderón, había que olvidar esa pesadilla que fueron los meses anteriores al 2 de julio, en donde un loco, esquizofrénico llamado López Obrador, quería ser presidente de México, había que olvidarnos del fraude y enterrarlo por los próximos 15 años, había que seguir con el mismo proyecto como fuera y para eso estaba la televisión, para generar entre la opinión pública de que el gobierno estaba haciendo bien las cosas. Así ha sido todo este primer año de Calderón, pocos resultados en la realidad, pero con una no buena, sino constante estrategia de persuasión en los medios de comunicación, algo así, como flojito o cooperando, te la vamos a dejar ir, ya mejor disfrútala.

Podemos enumerar todas las acciones simuladas de nuestro actual gobierno, que nos pinta una realidad maravillosa y sin embargo vemos descabezados todos los días por esa carnicería que se llama narcotráfico, donde las autoridades de cualquier nivel municipal, estatal o federal tiene metidas las manos en la operación de los cárteles, se nos plantea la cantaleta favorita del panismo, “la estabilidad económica”, cuando con Calderón solo hemos visto el alza a los precios, el desempleo y la desigualdad social como continuidad del proyecto, nos pintan el desarrollo social como prioridad del gobierno cuando tenemos un TLC agropecuario que terminará por matar al campo mexicano, pero felices clase medieros, podremos obtener el maíz mas barato en nuestro HUALMART mas cercano, posiblemente sea transgénico o cosechado por manos mexicanas en los iunates, que pudieron obtener un trabajo mas o menos bien pagado que en México no consiguieron.

Y bueno, hay quienes todavía dan gracias a Dios y a la Virgen de Guadalupe por el México y los gobernantes que tenemos, “Santo Dios de que hubiera llegado el PG a ser presidente - no pos estaríamos peor”. Chale.

La verdad de las cosas es que quería escribirles sobre otra cosa, sobre Muriño y Nicolas Valvidia, un personaje ficticio de Carlos Fuentes, me cae que los intelectuales hasta algo de videntes tienen, en mi próxima publicación se los platico.