13 de febrero de 2008

A 20 años de una izquierda que hizo soñar a México….



Voy a escribir de un año del que poco me acuerdo, 1988. Tenía exactamente 7 años de edad cuando fue ese julio fatídico para nuestra democracia, hablar del fraude electoral de ese año ya sueña como cliche, y más en mi que pocas nociones de política tenía, sin embargo la política siempre estuvo metida en mi casa, en las sobremesas, en las reuniones familiares y así crecí, recibiendo una educación política.

Escribo de 1988 por lo que representa para México, ya son casi 20 años de aquel julio, y casi 2 del 2006. Tuve recuerdos vagos de política a mi corta edad de 7 años, pero que al ir creciendo mi papá y yo los fuimos reconstruyendo, como por ejemplo mi papá siendo simpatizante del PAN, comenzaba a tener sus primeros desencantos y voto por el Frente Democrático Nacional, según el “El Maquío” era un acomodado priista que cuando afectaros sus intereses se hizo hacia el PAN, “El Maquío” era el inicio de un PAN aburguesado que poco tenía que ver con los estatutos de ese partido y representaba a la elite empresarial, para mi papá Cárdenas, representaba la fractura del sistema político nacional y un movimiento real de oposición, muy al contrario para mi mamá, Cárdenas representaba el comunismos y por lo tanto era lo malo, el diablo, el peligro, etc… Aunque con el total desencanto de la farsa panista de principios de los noventas, las concertacesiones salinistas y el neopanismo, mi mamá se hizo cardenista para 1994.

La lucha de Cárdenas es invaluable para la democracia de este país, eso es algo indiscutible, la formación de un partido de izquierda que participara en la vida democrática de México de manera seria y formal se lo debemos a Cárdenas. Cárdenas representa la unión de muchas izquierdas y el despertar de la conciencia de la gente, El fraude de 1988 representa otra dolorosa herida para los habitantes del Distrito Federal, 1968, 1985 y 1988, este último año era burlar su voluntad.

El movimiento de 1988 se encausó por la vía pacífica, yo no se si hubo negociación entre el salinato y el cardenismo, esa famosa reunión que estuvo secreta por muchísimos años lo pone en entredicho, lo que si se es que con todos los factores en contra se venció al sistema, es aquí donde analizo que la simulación democrática de ahora es peor que el autoritarismo priista de los años pasados, Cárdenas le pegó a un sistema del cual sabíamos que era corrupto, ahora el sistema nos hace creer que vivimos en total democracia, y eso es una fantasía.

Muchas cosas se deben al 88, hasta la farsa foxista, tan solo sexenios atrás la maquinaria priista era arrollante, en el 88 se le ganó, se le pegó y de ahí se derrumbó el sistema político, sin embargo de las ruinas de aquel sistema se encriptó uno igual de corrupto representado por Acción Nacional.

Pero la figura central de aquel movimiento, Cuauhtémoc Cárdenas tiene un matiz bastante gris, hago la aclaración, es injusto crucificar a Cárdenas después del 2006, pero esa izquierda que hizo soñar a México en el 88 y la cual él encabezaba pudo haber sido factor decisivo en una arrolladora victoria de López Obrador en las elecciones pasadas. Cárdenas se dejó vitorear por todos aquellos que algún día lo destruyeron, que lo tacharon de loco, ambicioso de poder, de comunista, populista, y cualquier adjetivo que se diga ahora de López Obrador. Cárdenas en el 2006 para todos aquellos era la “izquierda moderna”, ese maldito término que se ocupa para las izquierdas vendidas del mundo como la de Zapatero en España.
Muchas cosas se deben a Cárdenas, la figura de AMLO en gran parte también, pero esa terquedad de no suplir la razón al ego personal hará que la historia juzgue a Cárdenas quien sabe como.

Si el 88 nos hizo soñar, el 2006 nos puso a volar, y así como Cárdenas fue en su tiempo la única figura real de oposición hoy todos aquellos que se dicen de izquierda, deben ver en López Obrador a la oposición real de nuestros tiempos. El 2006 nos puso a volar y a dos años del fraude electoral seguimos volando más alto.