22 de mayo de 2008

Los delincuentes malos y los delicuentes buenos, en la fantasía de país del Presidente Calderón (EN BORRADOR)

El actuar del poder ejecutivo, como lo exigen las nuevas formas de hacer política, se desarrollan según los actos que más aumenten la popularidad del “señor” Presidente, Felipe Calderón es un Presidente fashion, que bien se le puede ver vestido con un elegante atuendo militar, donde el saco le cubre las manos y la gorra con 5 estrellas negras le cubre las cejas (bien podría usar el trajecito que usó su hijo en un desfile militar) o vestido al estilo del recargado Carlos Salinas de indígena chamula o de cora, desafortunadamente la selección mexicana de futbol no ha tenido logros importantes últimamente, sino, lógicamente lo veríamos con una playera de la selección portando el número 10 con el nombre de CALDERON estampado en la espalda en algún acto público.

En los primeros días de gobierno de Calderón, cuando a pesar de todo el poder de la maquinaria mediática que cerró filas a su favor, se olía una cierta imposición, Calderón decidió declararle la guerra al narcotráfico como una estrategia de posicionamiento, aumentó los sueldos de la milicia (había que tenerlos contentos por aquello del descontento social) y empezó a dar golpes espectaculares más que efectivos. En México lo que vemos en los medios de comunicación y que nos presentan como éxitos del gobierno en beneficio de la sociedad está simulado. A partir de ahí, la estrategia de seguridad nacional del Presidente ha sido un rotundo fracaso, y sin exagerar, en México se vive una guerra que está dejando bajas a los mismos niveles que está dejando la invasión en Irak.

Para tratar de explicar lo que está pasando en el país, acudo a wikipedia, busco lo que es una guerra civil y la ciberbiblioteca me da el siguiente significado: “se denomina guerra civil a cualquier confrontamiento bélico cuyos participantes no son en su mayoría fuerzas militares regulares, si no que están formadas u organizadas por personas generalmente de la población civil. Su característica más común es que el conflicto armado se desarrolla en un mismo país, enfrentándose entre sí personas de un mismo lugar: ciudad, pueblo, comunidad, defendiendo, generalmente, dos ideologías o intereses distintos” pues bueeeeno, creo que la situación que se está viviendo en México con respecto al narcotráfico es ya una triste guerra civil que ha dejado al ciudadano común y corriente sin hacer su vida normal, y si esto no es una guerra civil, 1350 muertes en lo que va del año por la cuestión del narcotráfico, entonces ¿qué es?

El pasado 12 de Mayo el Presidente Calderón hizo tremendo berrinche con un “YA BASTA” contra el poder judicial, los medios de comunicación y la sociedad en general, contra los jueces arremetió por fomentar la impunidad, dijo textual “tiene que haber un transformación en la administración de la justicia, y esta tarea es un llamado también al poder judicial, que también tiene que cerrarle el paso a la impunidad que se da, precisamente, en la liberación de muchos delincuentes que el Poder Ejecutivo, la Procuraduría General de la República, el Ejército o la Secretaría de Seguridad Pública ponen en la cárcel y salen a los pocos meses por su propio pie.” Bueeeeno, creo que fue el mismo aparato de justicia quien dejó escapar al Chapo Guzmán hace 7 años de un penal de alta seguridad.

A los medios de comunicación les arremetió lo siguiente “ El “YA BASTA” es una exigencia a los medios de comunicación, precisamente para que manifiesten y divulguen las acciones que están , precisamente, deteniendo la estructura de los criminales, para que no se convierta la estrategia de los criminales, que es una estrategia que busca sembrar el terror, en una estrategia compartida por los propios medios de comunicación.” Ahora sí que Calderón no me joda, si alguien ha estado con él y ha sido un incondicional, son los medios de comunicación, más no se les puede pedir, no son las época del Tigre Azcárraga pero sin son las época de Azcárraga junior, que tiene en diferente forma, los mismo amarres políticos y económicos.

Y lo más triste del exabrupto del presidente fue arremeter contra la sociedad civil: “El “YA BASTA” es una convocatoria y es una exigencia a todos sin excepción: a los ciudadanos, para no ser cómplices de la ilegalidad, para denunciar los delitos, para avisar a las autoridades de las operaciones criminales, para no solapar la existencia ni en el barrio ni en la ciudad ni en el comercio ni en la cámara empresarial, de las organizaciones criminales.” Sin comentarios.

En el balance de las cuentas, lo triste no es el fracaso de la estrategia de seguridad nacional, una estrategia centrada en vencer a la delincuencia por medio de las armas, la “mano dura del estado” se está viendo superada por la “mano dura de la delincuencia", violencia está generando más violencia, para mi opinión, la estrategia militar es totalmente un gasto inútil, porque el mismo narcotráfico ha infectado a las corporaciones policíacas, militares y en general de impartición de justicia, desde ahí se dibuja el fracaso de la estrategia y la guerra contra el narco.

Lo más triste es la forma como el Presidente conceptualiza el país, ha concentrado su discurso en la lucha contra la delincuencia, la palabra delincuencia pienso yo que va a dar al corazón de toda organización criminal en cualquier ámbito (hasta electoral señor Presidente), solo que para el Presidente Calderón, ser delincuente es ser solo narcotraficante, esto es un doble discurso, para Calderón el Chapo y los hermanos Beltrán Leyva son delincuentes en potencia, y eso no está en discusión, sin embargo, hay cierta clase que ostenta el poder y que son delincuentes en potencia, no puede Calderón hacerle fiestas a Mario Marin y tomarse fotos con él y después venir a desgarrarse las vestiduras criticando el aparato de justicia que pone a ese mismo Mario Marín como un monumento a la impunidad, eso es simulación democrática en toda la extensión de la palabra.

Calderón conceptualiza al poder judicial a su conveniencia, fue la suprema corte quien avaló el triunfo de Calderón a pesar de los pesares en las pasadas elecciones, fue quien exoneró al Gobernador Marín de su complicidad con organizaciones pederastas y es el mismo poder al que Calderón le pide actuar de manera “implacable” contra la delincuencia organizada, repito, para Calderón hay dos tipos de delincuencia, los narcos que es contra los que lucha y los que utiliza para hacer campañas publicitarias para hacernos creer que su estrategia es todo un éxito a pesar del fracaso, y los otros son los que han abusado del poder y que su gobierno protege.

La estrategia real de Felipe Calderón es simular el estado de derecho, cuando éste ha sido pisoteado por lo mexicanos más poderosos a los cuales a muchos les debe el puesto, banqueros y empresarios que han hecho de la justicia una empresa filial de sus organizaciones, Calderón sólo se centra en la lucha callejera del narco, no toca el tema del lavado de dinero que va más allá de la terrible matanza que se vive en México por esta guerra que ha generado la droga, Calderón conceptualiza dos México delincuentes, el que no lo hace ver bien porque su estrategia de Seguridad resultó ser una vacilada y el de los delincuentes “necesarios” como son los Bibriesca Sahagún, en México sin duda hay dos México, el de los pobres y el de los ricos, el de los poderosos y el de los ciudadanos comunes, el de los privilegiados y el de los excluidos y ahora para aumentar un rubro a la lista que podría ser interminable, el de los criminales buenos y el de los criminales malos.

El sistema de justicia del país esta viciado y corrompido, Calderón sigue demostrando con hechos que no quiere ser transformador del entorno, simplemente prefiere seguir simulando una idea de país que pretende hacernos pensar que “ya vivimos mejor”, gran parte de lo que estamos viviendo es por los excesos de la clase política que ostenta el poder y a la cual él pertenece, la impunidad de la cual pel tanto se queja se ha fomentado desde el mismo sistema, YA BASTA ahora sí de mi parte seguir despotricando contra nuestro simulado presidente, podría hacer esta entrada de mi blog interminable.

Ya por último, bajo la visión de Calderón, yo soy compinche de la delincuencia y solapador del crimen organizado, a un mes de que me dieron baje con el estéreo de mi coche no he sido capaz de ir a poner una denuncia, según dice Gertz Manero, ex secretario de seguridad pública, en México se cometen 12 millones de delitos al año, y de esos 12 millones de delitos, son mínimos lo que se denuncian y de los que se denuncian son mínimos donde se aplica el estado de derecho… VIVA MÉXICO…

12 de mayo de 2008

Una tarde bastó para reconciliarme con el zapatismo (BORRADOR)

El día de hoy fui a Gandhi con la intención de comprar un regalo, lo encontré y colaboré con mi consumo a la industria comercial de la literatura, Gandhi me cae gordo, pero a la vez, los últimos 10 libros que he comprado, los he comprado ahí, bueeeeno, es el arte de la mercadotecnia (espero algún día decir, tengo x número de años de no pararme en Gandhi, así como hoy puedo presumir que tengo mes y medio de no tomarme una sola coca cola).

No me tardé más de 5 minutos en encontrar lo que iba a comprar, disfruto más mi recorrido por los pasillos de Gandhi que mi espíritu consumista literario, en ese andar husmeando las contraportadas de los libros, me encontré una portada con una foto de estudio del Sub Comandante Marcos, empecé a despotricar contra el líder guerrillero que algún día admiré, pero no terminaba de mentarle su madre cuando ya había tomado el libro para irlo a pagar a la caja.

Se trata de un libro titulado “Corte de Caja” una entrevista al Sub Comandate Marcos que le hace la periodista Laura Castellanos, me bastó una tarde para terminar el libro, y me adelanto un poco, para reconciliarme con el zapatismo.

Al escribir esta entrada de mi blog (que es tu blog), me transporto a mi adolescencia zapatista, recuerdo perfectamente el año de 1994, iba en segundo de secundaria y platicando con mi papá le pregunté acerca de lo que estaba pasando, en aquella ocasión mi papá había grabado una capsula de aproximadamente de 5 minutos para una estación de radio acerca del levantamiento armado, lógicamente mi papá justificaba el movimiento, me explicaba que los indígenas se estaban muriendo de hambre y que esto venía a contrastar con la entrada del TLC, a mi corta edad fui un seguidor cercano del zapatismo, hice trabajos en la escuela a cerca del movimiento, participe en un debate en tercero de secundaria defendido la causa, recuerdo aquel gran comunicado de Marcos “¿de qué nos deben perdonar? y la guerra por papel que puso al zapatismo en la esfera política mundial, la marcha zapatista que me toco vivir en Tuxtla Gutierrez, el 10 y los 20, todo iba bien, hasta el hostigamiento mediático de Marcos contra el movimiento de López Obrador.

Así crecí con el zapatismo, siguiendo de cerca todo lo que pasaba alrededor de él. El día de hoy puedo considerarme un ignorante de la causa, siempre estuve más al pendiente de lo que fue la figura del Sub Comandante Marcos, que de lo que era el movimiento, a pesar de haber leído hace unos años “Marcos: el señor de los espejos” del fallecido Manuel Vázquez Montalban, un libro donde entrevista al sub y que enaltece la causa zapatista contra la globalización mundial, nunca le pude agarrar el hilo a la lucha que hacía el zapatismo en Chiapas a favor de las comunidades indígenas, todo mi seguimiento era meramente mediático.

Por ejemplo no sabía de la organización que se tiene en las comunidades de “Los Caracoles” y el funcionamiento de las juntas del buen gobierno, hoy lo supe y quedé encantado a pesar del desencanto que tenía con el zapatismo después de las elecciones del 2 de julio de 2006, al final de cuentas, el libro de “Corte de Caja” no me logró quitar ese resentimiento por la ofensiva que hizo Marcos contra López Obrador, porque así el Sub Comandante Marcos tuviera razón de que AMLO fuera una escoria humana, nunca hubiera sido peor que la llegada de Calderón a los pinos, no le costaba nada, haberle dado el beneficio de la duda, comprendo perfectamente lo del triste papel del PRD con respecto a la ley indígena, comprendo perfectamente la forma como el zapatismo conceptualiza a la clase política de México, una verdadera farsa, pero repito, para su causa, nunca hubiera sido peor AMLO que Calderón en los pinos,

Mi principal crítica contra el zapatismo se centra en el protagonismo de Marcos, al final de cuentas el zapatismo dejó de ser noticia, y como todo lo que crece va perdiendo la gracia, “durito”, ese personaje sarcástico que inventó Marcos, se me empezó hacer patético, bueno, el zapatismo se me hizo patético en general, recuerdo la fecha exacta donde el zapatismo cayo de mi gracia, el 7 de agosto de 2005, cuando leí en La Jornada que marcos había dicho que AMLO nos iba a partir la madre a todos, según Octavio Rodríguez Araujo, en su libro “México en vilo” Marcos arremete como 18 veces contra AMLO y solo 3 ó 4 contra Calderón, demasiado absurdo.

En plenas campañas presidenciales, recuerdo la entrevista que le hizo Loret de Mola a Marcos, ¿en qué país del mundo, un guerrillero sale en la TV a las 8 de la mañana para ser entrevistado en vivo?, no me imagino a un líder de las FARC ser entrevistado en la televisión colombiana, se me hizo una payasada, ver a Marcos prendiendo su pipa en horario estelar. Marcos es el Hugo Sánchez de la guerrilla, que al final de cuentas, la guerrilla en México es un mito de la izquierda de antaño, así como la estabilidad económica y el progreso de México es un mito que mantiene viva a la derecha.

Ese ego desbordado por parte de Marcos es lo que llevó al zapatismo a perderse, y como la izquierda es fiel a encabezar en alguien la causa de su movimiento, Marcos dejó de ser el hombre que se echaba a la izquierda a los hombros, ese hombre después fue AMLO y siento que más que diferencias ideológicas, fue una cuestión de celo y de un desbanque mediático, el tema del ego, es muy grande en la psicología, por el ego los seres humanos podemos hacer cosas aberrantes y nos perdemos, (pregúntenle a Marcos) en fin, el zapatismo me desencantó por completo, la izquierda social encabezada por Marcos pudo haber hecho un excelente mancuerna con la izquierda política de AMLO, pero bueno, así es la izquierda en México.

Pero hoy, encuentro cosas importantes en la causa zapatista que en todo México desconocemos, estamos más preocupados por el futuro entrenado de la Selección, que en ver que la situación en Chiapas no es miel sobre hojuelas, en parte también porque como el zapatismo ya no es moda, ya no es noticia, ya que basamos nuestras preocupaciones políticas, si en una generalidad como país se tienen (si pemex se privatiza ¿qué?) según lo exija el raiting de noticieros televisa y fuerza informativa azteca.

Hoy, después de 14 años de entrar en la esfera política nacional, el zapatismo ha hecho de sus comunidades organizaciones autónomas (a pesar de la ley indígena aprobada) donde se organizan para la producción agrícola, se han implementado leyes donde se respeta la integridad de la mujer indígena, se organizan para enseñar a leer en sus propias escuelas, se organizan para la atención médica, y sus logros tangibles es que los índices de alcoholismo en los varones se ha reducido, la mujer es participe del ingreso familiar como en cualquier sociedad moderna, la tasa de mortalidad infantil se ha reducido, los caracoles a una mínima escala demuestra lo que se puede hacer sin ayuda del gobierno. La organización zapatista cuenta con una estructura nacional e internacional que lo ponen como el principal movimiento altermundista contra el orden económico mundial.

Las juntas del buen gobierno han implementado la filosofía de “el pueblo manda y el gobierno obedece” y tienen un gobierno encabezado por la sociedad civil, que organiza las finanzas para el desarrollo de sus actividades, en fin, es un ejemplo a escala de lo que podría ser una organización a nivel nacional, no es vacilada, esa estructura organizacional del zapatismo ha demostrado que se puede hacer más sin las pugnas políticas de los partidos. El poder en México es un botín (las elecciones del 2006) que ha demostrado que el actual sistema político está totalmente desprestigiado y agotado, la organización de la sociedad civil es indispensable para reorientar el funcionamiento del sistema, los indígenas en Chiapas lo han hecho y les ha funcionado, cuentan con muchos problemas aún, como el hostigamiento paramilitar, del que no se habla en los medios de comunicación y que puede en cualquier momento darnos otro Acteal, y con eso de que en derechos humanos estamos como Haití en futbol, tristemente no estamos librados de la posibilidad.

Bueno, creo que ahora si me extendí, hoy me reconcilié con el zapatismo y el zapatismo no es Marcos, me encantaría ver a las izquierdas de México sentadas para unificar fuerzas y hacer oposición conjunta contra el sistema, lo dudo mucho y más ahora que Jesús Ortega se impuso de la forma más vil como el candidato ganador en la interna del PRD…. Agradezco de todo corazón a Marce Robles y a Arturo Frappe las correcciones a mi pésima ortografía… hay la vemos.

8 de mayo de 2008

El salinismo que me tocó vivir...

Tenía escasos 7 años cuando Carlos Salinas fue presidente de México, no recuerdo mucho de él, tenía una idea muy conceptualizada del priismo, cualquier persona que tuviera que ver con el priismo era malo, así crecí. Durante ese sexenio crecí con la idea de que Salinas le robó la elección al Frente Democrático Nacional. En 1994, el año del ocaso salinista, ya tenía más uso de razón, recuerdo la entrada del TLC y el zapatismo, el asesinato de Colosio, las elecciones de agosto, el asesinato de Ruiz Massieu y la crisis de diciembre, pues bien, aquí podría acabar esta entrada de mi blog, acerca del salinismo que viví, pero no, a 14 años del fin de ese sexenio, el salinismo se vuelve hacer presente con el maquiavelismo que siempre lo ha caracterizado.

Tal parece que hay salinismo para rato, no sé si haya salinistas aún, ya que todo lo que termina en istas, suele desaparecer al paso de los años, o suele reformarse o autodestruirse, priistas, panistas, perredistas, zapatistas, cardenistas, lopezobradoristas, calderonistas, americanistas, en fin, toda corriente ideológica en México suele ser moldeable a las circunstancias, (los americanistas se vuelve hacer presentes después del 3-0 al Flamengo de Brasil…..bueeeeeno).

Hace 8 años cuando Vicente Fox iba a tomar posesión como Presidente, Salinas sacó un tabique de mil y tantas páginas titulado “México un paso difícil hacia la modernidad”, donde despotricaba contra su principal cliente, Ernesto Zedillo, la edición bien podría servir para improvisar alguna pata coja de un sillón, a la fecha no conozco a alguien que lo haya leído, quizá algún tecnócrata, admirador de las políticas económicas del neoliberalismo lo compró (comprar no es lo mismo que leer) y lo puso en su librero para darle el toque globalizador a su literatura. El salinismo es más identificable con la tragedia económica y social de nuestro país, que con el mito del primer mundo. Somos desmemoriados, a principio de 1995 (yo tenía 14 años de edad) recuerdo ese odio generalizado contra Salinas, vendían ratas de plástico con su cara en las esquinas, salinitas encarcelados con trajecito de rayas, se despertó en la sociedad una opinión generalizada contra él y los abusos de su familia, basta con recordar el quinazo zedillista de encarcelar a Raúl Salinas, 14 años después de esta tragicomedia, resulta que Salinas es referente "intelectual" de la historia económica reciente de México.

Después de 1995, el tiempo pasó y las políticas económicas de Zedillo sacaron a flote el barco de nuestra economía (los que la destruyen la vuelven a construir), Salinas fue quedando en el olvido, con la etiqueta histórica del fatalismo, después se vino la farsa foxista, Zedillo de burócrata se hizo ejecutivo de grandes transnacionales y la historia continuó hasta pulir el prototipo ideal del hombre que encabeza las nuevas causas del neoliberalismo, Felipe Calderón, todo siguió siendo lo mismo, ahora es azul antes era tricolor.

Salinas corrió con la buena o mala suerte de ser presidente a los 40 años de edad, con el poder en las entrañas, siento que él trató de hacer un gobierno que lo proyectara a nivel mundial (se le esfumo su proyecto de ser el mero mero de la OMC) más que hacer de México realmente un país modernizado y de vanguardia, su visión de país no fue otra cosa más que una chaqueta mental de un “gran país”. A 14 años de acabar su gobierno nos presenta un libro que bien podría ser una sátira de su sexenio, “La década perdida”, es un chiste que viene a relajar los ánimos con todo el encono político que vivimos en México. Bajo la reseña que leí de libro, el salinismo es visto por el mismo salinas como una doctrina, arremete contra el neoliberalismo (peeeeerdón). Si, Salinas se paró enfrente de un espejo, y escribió un libro contra si mismo, criticando la forma como según Zedillo y Fox abusaron de las bondades del mercado e incrementaron la pobreza en México.

A Salinas tal parece que lo aqueja la principal enfermedad del país, la desmemoria, habla como si fuera un opositor al sistema que ha prevalecido en el país desde antes de él, y que él defendió hasta, creo yo, con sangre ajena. No me cabe la menor duda de que Salinas es un ser perverso, que siempre trae un plan en mente, no es un personaje improvisado, todos sus actos tienen forma y fondo. Su última obra bibliográfica es más que nada, un imán para volverlo a poner en la escena nacional, arremete contra Zedillo y Fox, pero ahora le pone un pase a gol a López Obrador para que pueda subsistir en la escena política nacional, despotrica contra él, crítica sus políticas sociales implementadas en el DF, oro molido para el PG, hace un análisis entre lo peor de neoliberalismo y lo peor del populismo, sin duda, escribe el hombre menos indicado, es como si de pronto George W. Bush nos viniera hablar contra la guerra.

Salinas aparece exactamente cuando empieza el debate sobre la reforma energética, la estrategia se ve un tanto obvia, Salinas en las entrevistas que se ha dedicado a dar enaltece la figura de Calderón como un gran reformador, no es de extrañarse que venga, digo, este es su país y puede venir cuando se le pegue la gana, lo que extraña es la forma como viene, la única duda es por los tiempos, no es nada más porque sí su espíritu revanchista, viene cuando Felipe Calderón se juega la más importante carta de su sexenio, la reforma energética.

5 de mayo de 2008

Todo lo amarillo anda en crisis…

Se acuerdan de “al diablo con las instituciones” que López Obrador retumbó en pleno conflicto post electoral y que puso esquizofrénicos a todos sus detractores diciendo “YA VEEEEN COMO SI ES UN PELIGRO PARA MEXICO…” (Léase “al diablo con las instituciones, la forma y el fondo de la fresa” escrito por un servidor y que está colgado es este su blog), pues bueno, aquella frase bien viene a dar en el corazón del perredismo, y también a sacudir las entrañas del americansimo, que con la cuenta bancaria mas abundante del futbol mexicano hizo apenas 11 mediocres puntos en el último y flamante torneo de clausura, esos 11 puntos se parecerán a los que tendrá el PRD en las próximas elecciones federales del 2009, de estar en 2006 en la antesala de la presidencia, a dos años del fraude electoral habrá de haberse pegado un tiro en la sien y destruir sus muchas batallas épicas que había librado a lo largo de 19 años de historia. Quizá haya una energía metafísica encargada de destruir toda institución ligada con el color amarillo.

El PRD estaba listo para asumir el poder el 1 de diciembre de 2006, no estaba preparado para ser oposición, ni el mismo peje estaba preparado, recuerdo que el 28 de Junio de 2006, a escasos días de la elección, López Obrador llamó en su cierre de campaña en el zócalo, a ganar la mayoría en el congreso, pensando que la victoria en la presidencia sería eminente. Él y su equipo no contemplaron en su plan todo lo que ya sabemos, el fraude electoral fraguado por Vicente Fox y vistos como “necesario” por todos los poderes fácticos del país.

Ante lo que pareció ser una elección “limpia” (opinión generada en los medios de comunicación) y ver a López Obrador por un sector del perredismo (los chuchos) como el candidato perdedor más que como el “Presidente Legítimo” de México, se vino la más triste crisis del perredismo, cimentada por dos corrientes dentro del partido. La nueva izquierda, que solo alberga las viejas prácticas de la política mas ruin y la de Izquierda Unida, que es la izquierda ideológicamente congruente pero que no toma un rumbo específico para lograr objetivos. Ambas se han encasillado en una lucha estéril que terminará por matar al partido, sin duda alguna, es una tristeza que el partido que muchos intelectuales, científicos y gente honorable fundaron, vaya a terminar en ruinas, en el PRD ya ni opción hay de refundación, creo que solo existe la refundición.

La historia que vive el PRD es muy parecida a la que vivió el PAN hace 20 años, con el fraude electoral de Salinas de Gortari, a pesar de si ser candidato perdedor, Manuel J. Clouthier se autodenominó Presidente de México y creo un gabinete, pero al PAN le convenía mas obtener espacios políticos que limpiar la elección, si la limpiaban, el candidato ganador no sería “el maquío” sino Cárdenas Solórzano, ese es el punto medular para que Luis H. Álvarez y Diego Fernández negociaran con el Salinato. Ahora después del 2006 y la real oposición que esta haciendo AMLO, la izquierda a modo del calderonismo no es la de Alejandro Encinas sino la de Jesús Ortega.

La crisis del PRD ha venido a generar un pesimismo generalizado en todos los que somos partidarios del movimiento social de izquierda, tal parece que no tendremos que preparar para el carro completo de la derecha en las próximas elecciones, el PRD con el PRD tiene para destruirse, el PAN con sus políticas antipopulares y entreguistas tendrá para perder territorio, el PRI siendo espectador, se levantará de su butaca para abanderar un mejor futuro para el 2009, y proyectar para el 2012 la candidatura del que bien puede ser la clonación de los añejos dinosaurios de la política mexicana (al estilo Jurassic Park), Enrique Peña Nieto, posiblemente el único camino que le quede al Perredismo sea el Lopezobadorismo, cimentado mas en la lucha social que en el de la participación política por la vía institucional.

Me despido con la única esperanza de que el América, en futuros torneos nos haga vibrar en su lucha por el no descenso y lo mejor que en una de esas, se nos vaya a la primera A y se codee como los grandes con el Gallos Blancos, el Tampico Madero y el León… hay la vemos…

1 de mayo de 2008

La hambruna… aguas….

Después de todos los problemas internos que está viviendo México, problemas que al final de cuentas nos competen a todos, problemas como la orientación de la política energética donde cada una de las fuerzas políticas jala la cuerda hacia un extremo, después de todos esos problemas y muchos más (que según le damos prioridad a lo que exija la ley de oferta y demanda del raiting de la TV) se viene una noticia que poco hace ruido pero que repercute a escalas mundiales: la crisis alimentaria.

No me puedo imaginar que un problema de tal magnitud puede llegar a ser sensible entre nosotros, simplemente no me imagino peleándome con el vecino por un plato de frijoles, pero si me puedo imaginar que de pronto los alimentos sufran una escalada de precios que merme nuestra economía, no entiendo las políticas globales del abastecimiento de alimentos, lo que si me sospecho es que el actual orden económico mundial puede ser el responsable de tal problema que estamos viendo en el planeta.

En días pasados el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Ban ki-Moon, lanzó un llamado urgente a los países donantes para que destinen 755 millones de dólares más para las personas que padecen hambre en el mundo. (¿Cuánto llevará gastado EUA en la guerra de Irak?) Según leí, este llamado se viene después de la escalada mundial de precios que ha sufrido los alimentos, según porque los países agrícolas están produciendo alimentos para la generación de biocombustible en vez de producir cultivos para la alimentación.

El tema del petróleo ha llevado mucho a hablar del biocombustible hasta por razones ecológicas, sin embargo este tema lleva a otro que es el abasto de alimentos, en México nos empecinamos por el petróleo como fuente de energía y bueno, del tema del campo ni nos preocupamos, nuestro sistema económico actual ha expulsado a miles de campesinos a cruzar la frontera en busca de mejores oportunidades, somos grandes exportadores de crudo y de mano de obra barata.

El año pasado con todo el show del gobierno de Calderón con respecto al precio de la tortilla, que después de todo se estanco en 8 pesos si mal no recuerdo, se vino el tema de la autosuficiencia alimentaria, el maíz por ejemplo sabemos que en gran parte es acaparado por la marca de tortillas que anuncia el Kikin Fonseca, Maseca, y bueno, quisiera saber del acaparamiento de trigo que hace Bimbo, mantener una producción a tales escalas, donde puedes encontrar una bolsa de pan Bimbo hasta en el pueblo más recóndito de Oaxaca, hace pensar de que las grandes compañías están acaparando los insumos, en México la autosuficiencia alimentaria simplemente no existe, tenemos que voltear al exterior para importar los insumos básicos, hasta el maíz.

Este tema, el de la crisis alimentaria, donde en la vida real se está dejando de alimentar a niños de escuelas de Camboya, se nos puede hacer increíble, me imagino que la misma suerte sufren muchos niños de México, nos imaginamos que todos los niños que van a la escuela por lo menos llevarán en su lonchera, un sándwich hecho con pan blanco Bimbo, un gansito hecho por Marinela, empresa hermana de bimbo y un frutsi hecho por jugos del valle. Nos cuesta trabajo imaginarnos que simplemente hay lugares de México y del mundo donde la gente no come. El orden mundial pone a la alimentación en las leyes de oferta y demanda.

Vuelvo a lo mismo, las políticas económicas mundiales están agudizando este problema, los organismo internacionales no sirven de mucho, no ponen un alto a las injustas formas de hacer política del imperio, como en el tema ecológico, el no respetar el protocolo de Kyoto por parte de EUA y China, son demasiadas aberraciones como para exigir después de todo estabilidad y paz social en el mundo, la gente en el mundo tiene que comer y si no hay comida, habrá violencia, inestabilidad, enfermedad, bueno…. no quiero recetarme todo el Apocalipsis, simplemente tengo la ligera sospecha de que en el mundo, las cosas no se manejan bien.

Ya para terminar, “Un kilo de ayuda” es el ejemplo perfecto de que en México las cosas no andan bien, es el desmantelamiento de las obligaciones del estado, que se sustituyen por un altruismo patrocinado por las grandes compañías, que les generan hasta deducción de impuestos y que convierten a la justicia social en caridad, y que además, el esquema, traes su dosis espiritual para que la clase dominante que lo promueve, gane indulgencias para llegar al cielo… bueeeeeno… hay la vemos…

Juanito, Paul Alcantar, Zabdy y Checo… gracias por sus comentarios….