1 de mayo de 2008

La hambruna… aguas….

Después de todos los problemas internos que está viviendo México, problemas que al final de cuentas nos competen a todos, problemas como la orientación de la política energética donde cada una de las fuerzas políticas jala la cuerda hacia un extremo, después de todos esos problemas y muchos más (que según le damos prioridad a lo que exija la ley de oferta y demanda del raiting de la TV) se viene una noticia que poco hace ruido pero que repercute a escalas mundiales: la crisis alimentaria.

No me puedo imaginar que un problema de tal magnitud puede llegar a ser sensible entre nosotros, simplemente no me imagino peleándome con el vecino por un plato de frijoles, pero si me puedo imaginar que de pronto los alimentos sufran una escalada de precios que merme nuestra economía, no entiendo las políticas globales del abastecimiento de alimentos, lo que si me sospecho es que el actual orden económico mundial puede ser el responsable de tal problema que estamos viendo en el planeta.

En días pasados el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Ban ki-Moon, lanzó un llamado urgente a los países donantes para que destinen 755 millones de dólares más para las personas que padecen hambre en el mundo. (¿Cuánto llevará gastado EUA en la guerra de Irak?) Según leí, este llamado se viene después de la escalada mundial de precios que ha sufrido los alimentos, según porque los países agrícolas están produciendo alimentos para la generación de biocombustible en vez de producir cultivos para la alimentación.

El tema del petróleo ha llevado mucho a hablar del biocombustible hasta por razones ecológicas, sin embargo este tema lleva a otro que es el abasto de alimentos, en México nos empecinamos por el petróleo como fuente de energía y bueno, del tema del campo ni nos preocupamos, nuestro sistema económico actual ha expulsado a miles de campesinos a cruzar la frontera en busca de mejores oportunidades, somos grandes exportadores de crudo y de mano de obra barata.

El año pasado con todo el show del gobierno de Calderón con respecto al precio de la tortilla, que después de todo se estanco en 8 pesos si mal no recuerdo, se vino el tema de la autosuficiencia alimentaria, el maíz por ejemplo sabemos que en gran parte es acaparado por la marca de tortillas que anuncia el Kikin Fonseca, Maseca, y bueno, quisiera saber del acaparamiento de trigo que hace Bimbo, mantener una producción a tales escalas, donde puedes encontrar una bolsa de pan Bimbo hasta en el pueblo más recóndito de Oaxaca, hace pensar de que las grandes compañías están acaparando los insumos, en México la autosuficiencia alimentaria simplemente no existe, tenemos que voltear al exterior para importar los insumos básicos, hasta el maíz.

Este tema, el de la crisis alimentaria, donde en la vida real se está dejando de alimentar a niños de escuelas de Camboya, se nos puede hacer increíble, me imagino que la misma suerte sufren muchos niños de México, nos imaginamos que todos los niños que van a la escuela por lo menos llevarán en su lonchera, un sándwich hecho con pan blanco Bimbo, un gansito hecho por Marinela, empresa hermana de bimbo y un frutsi hecho por jugos del valle. Nos cuesta trabajo imaginarnos que simplemente hay lugares de México y del mundo donde la gente no come. El orden mundial pone a la alimentación en las leyes de oferta y demanda.

Vuelvo a lo mismo, las políticas económicas mundiales están agudizando este problema, los organismo internacionales no sirven de mucho, no ponen un alto a las injustas formas de hacer política del imperio, como en el tema ecológico, el no respetar el protocolo de Kyoto por parte de EUA y China, son demasiadas aberraciones como para exigir después de todo estabilidad y paz social en el mundo, la gente en el mundo tiene que comer y si no hay comida, habrá violencia, inestabilidad, enfermedad, bueno…. no quiero recetarme todo el Apocalipsis, simplemente tengo la ligera sospecha de que en el mundo, las cosas no se manejan bien.

Ya para terminar, “Un kilo de ayuda” es el ejemplo perfecto de que en México las cosas no andan bien, es el desmantelamiento de las obligaciones del estado, que se sustituyen por un altruismo patrocinado por las grandes compañías, que les generan hasta deducción de impuestos y que convierten a la justicia social en caridad, y que además, el esquema, traes su dosis espiritual para que la clase dominante que lo promueve, gane indulgencias para llegar al cielo… bueeeeeno… hay la vemos…

Juanito, Paul Alcantar, Zabdy y Checo… gracias por sus comentarios….

No hay comentarios: