22 de mayo de 2008

Los delincuentes malos y los delicuentes buenos, en la fantasía de país del Presidente Calderón (EN BORRADOR)

El actuar del poder ejecutivo, como lo exigen las nuevas formas de hacer política, se desarrollan según los actos que más aumenten la popularidad del “señor” Presidente, Felipe Calderón es un Presidente fashion, que bien se le puede ver vestido con un elegante atuendo militar, donde el saco le cubre las manos y la gorra con 5 estrellas negras le cubre las cejas (bien podría usar el trajecito que usó su hijo en un desfile militar) o vestido al estilo del recargado Carlos Salinas de indígena chamula o de cora, desafortunadamente la selección mexicana de futbol no ha tenido logros importantes últimamente, sino, lógicamente lo veríamos con una playera de la selección portando el número 10 con el nombre de CALDERON estampado en la espalda en algún acto público.

En los primeros días de gobierno de Calderón, cuando a pesar de todo el poder de la maquinaria mediática que cerró filas a su favor, se olía una cierta imposición, Calderón decidió declararle la guerra al narcotráfico como una estrategia de posicionamiento, aumentó los sueldos de la milicia (había que tenerlos contentos por aquello del descontento social) y empezó a dar golpes espectaculares más que efectivos. En México lo que vemos en los medios de comunicación y que nos presentan como éxitos del gobierno en beneficio de la sociedad está simulado. A partir de ahí, la estrategia de seguridad nacional del Presidente ha sido un rotundo fracaso, y sin exagerar, en México se vive una guerra que está dejando bajas a los mismos niveles que está dejando la invasión en Irak.

Para tratar de explicar lo que está pasando en el país, acudo a wikipedia, busco lo que es una guerra civil y la ciberbiblioteca me da el siguiente significado: “se denomina guerra civil a cualquier confrontamiento bélico cuyos participantes no son en su mayoría fuerzas militares regulares, si no que están formadas u organizadas por personas generalmente de la población civil. Su característica más común es que el conflicto armado se desarrolla en un mismo país, enfrentándose entre sí personas de un mismo lugar: ciudad, pueblo, comunidad, defendiendo, generalmente, dos ideologías o intereses distintos” pues bueeeeno, creo que la situación que se está viviendo en México con respecto al narcotráfico es ya una triste guerra civil que ha dejado al ciudadano común y corriente sin hacer su vida normal, y si esto no es una guerra civil, 1350 muertes en lo que va del año por la cuestión del narcotráfico, entonces ¿qué es?

El pasado 12 de Mayo el Presidente Calderón hizo tremendo berrinche con un “YA BASTA” contra el poder judicial, los medios de comunicación y la sociedad en general, contra los jueces arremetió por fomentar la impunidad, dijo textual “tiene que haber un transformación en la administración de la justicia, y esta tarea es un llamado también al poder judicial, que también tiene que cerrarle el paso a la impunidad que se da, precisamente, en la liberación de muchos delincuentes que el Poder Ejecutivo, la Procuraduría General de la República, el Ejército o la Secretaría de Seguridad Pública ponen en la cárcel y salen a los pocos meses por su propio pie.” Bueeeeno, creo que fue el mismo aparato de justicia quien dejó escapar al Chapo Guzmán hace 7 años de un penal de alta seguridad.

A los medios de comunicación les arremetió lo siguiente “ El “YA BASTA” es una exigencia a los medios de comunicación, precisamente para que manifiesten y divulguen las acciones que están , precisamente, deteniendo la estructura de los criminales, para que no se convierta la estrategia de los criminales, que es una estrategia que busca sembrar el terror, en una estrategia compartida por los propios medios de comunicación.” Ahora sí que Calderón no me joda, si alguien ha estado con él y ha sido un incondicional, son los medios de comunicación, más no se les puede pedir, no son las época del Tigre Azcárraga pero sin son las época de Azcárraga junior, que tiene en diferente forma, los mismo amarres políticos y económicos.

Y lo más triste del exabrupto del presidente fue arremeter contra la sociedad civil: “El “YA BASTA” es una convocatoria y es una exigencia a todos sin excepción: a los ciudadanos, para no ser cómplices de la ilegalidad, para denunciar los delitos, para avisar a las autoridades de las operaciones criminales, para no solapar la existencia ni en el barrio ni en la ciudad ni en el comercio ni en la cámara empresarial, de las organizaciones criminales.” Sin comentarios.

En el balance de las cuentas, lo triste no es el fracaso de la estrategia de seguridad nacional, una estrategia centrada en vencer a la delincuencia por medio de las armas, la “mano dura del estado” se está viendo superada por la “mano dura de la delincuencia", violencia está generando más violencia, para mi opinión, la estrategia militar es totalmente un gasto inútil, porque el mismo narcotráfico ha infectado a las corporaciones policíacas, militares y en general de impartición de justicia, desde ahí se dibuja el fracaso de la estrategia y la guerra contra el narco.

Lo más triste es la forma como el Presidente conceptualiza el país, ha concentrado su discurso en la lucha contra la delincuencia, la palabra delincuencia pienso yo que va a dar al corazón de toda organización criminal en cualquier ámbito (hasta electoral señor Presidente), solo que para el Presidente Calderón, ser delincuente es ser solo narcotraficante, esto es un doble discurso, para Calderón el Chapo y los hermanos Beltrán Leyva son delincuentes en potencia, y eso no está en discusión, sin embargo, hay cierta clase que ostenta el poder y que son delincuentes en potencia, no puede Calderón hacerle fiestas a Mario Marin y tomarse fotos con él y después venir a desgarrarse las vestiduras criticando el aparato de justicia que pone a ese mismo Mario Marín como un monumento a la impunidad, eso es simulación democrática en toda la extensión de la palabra.

Calderón conceptualiza al poder judicial a su conveniencia, fue la suprema corte quien avaló el triunfo de Calderón a pesar de los pesares en las pasadas elecciones, fue quien exoneró al Gobernador Marín de su complicidad con organizaciones pederastas y es el mismo poder al que Calderón le pide actuar de manera “implacable” contra la delincuencia organizada, repito, para Calderón hay dos tipos de delincuencia, los narcos que es contra los que lucha y los que utiliza para hacer campañas publicitarias para hacernos creer que su estrategia es todo un éxito a pesar del fracaso, y los otros son los que han abusado del poder y que su gobierno protege.

La estrategia real de Felipe Calderón es simular el estado de derecho, cuando éste ha sido pisoteado por lo mexicanos más poderosos a los cuales a muchos les debe el puesto, banqueros y empresarios que han hecho de la justicia una empresa filial de sus organizaciones, Calderón sólo se centra en la lucha callejera del narco, no toca el tema del lavado de dinero que va más allá de la terrible matanza que se vive en México por esta guerra que ha generado la droga, Calderón conceptualiza dos México delincuentes, el que no lo hace ver bien porque su estrategia de Seguridad resultó ser una vacilada y el de los delincuentes “necesarios” como son los Bibriesca Sahagún, en México sin duda hay dos México, el de los pobres y el de los ricos, el de los poderosos y el de los ciudadanos comunes, el de los privilegiados y el de los excluidos y ahora para aumentar un rubro a la lista que podría ser interminable, el de los criminales buenos y el de los criminales malos.

El sistema de justicia del país esta viciado y corrompido, Calderón sigue demostrando con hechos que no quiere ser transformador del entorno, simplemente prefiere seguir simulando una idea de país que pretende hacernos pensar que “ya vivimos mejor”, gran parte de lo que estamos viviendo es por los excesos de la clase política que ostenta el poder y a la cual él pertenece, la impunidad de la cual pel tanto se queja se ha fomentado desde el mismo sistema, YA BASTA ahora sí de mi parte seguir despotricando contra nuestro simulado presidente, podría hacer esta entrada de mi blog interminable.

Ya por último, bajo la visión de Calderón, yo soy compinche de la delincuencia y solapador del crimen organizado, a un mes de que me dieron baje con el estéreo de mi coche no he sido capaz de ir a poner una denuncia, según dice Gertz Manero, ex secretario de seguridad pública, en México se cometen 12 millones de delitos al año, y de esos 12 millones de delitos, son mínimos lo que se denuncian y de los que se denuncian son mínimos donde se aplica el estado de derecho… VIVA MÉXICO…

No hay comentarios: