15 de junio de 2008

Re pensar el mundo…

Habemos quienes tenemos la fortuna (o la poca fortuna) de vivir en una burbuja con ciertos beneficios, digo la fortuna porque al final de cuentas a nadie le gusta pasar carencias, siempre estamos a la expectativa de tener algo mejor (maldito consumoooo), y siempre tenemos la mala costumbre de compararnos con los que materialmente están arriba de nosotros, eso nos genera una insatisfacción y nos hace ser más adictos al mundo del consumo, lo que no hemos analizado es que tú, que estás frente a una computadora leyendo las perradas que escribo y yo, que estuve frente a una computadora escribiendo las perradas que estás leyendo, ambos, tenemos acceso de alguna u otra forma a una computadora y bueno, por el hecho de tú leer mi blog y yo subir cosas a él, ambos tenemos de alguna u otra forma, acceso a una conexión de Internet, es decir, estamos dentro de un grupo minúsculo a nivel mundial de beneficiados, con acceso a los medios de comunicación y con “cierta” calidad de vida. Y pienso pues que somos poco afortunados de vivir dentro de los beneficiados, no porque formemos parte de una élite ( digo, si nos podemos llamar élite) egoísta que no quiere compartir esos beneficios con los despojados, sino porque entramos en la ceguera mundial de medir los beneficios en la escala de medición de la plusvalía como calidad de vida.

Nunca tenemos la costumbre de compararnos hacia abajo, y la verdad de las cosas es que hacia abajo está la mayoría de la gente, no estoy haciendo una comparación despectiva de que unos somos más que otros, estoy haciendo una mera comparación socio-económica no desde el punto de vista de la maldita plusvalía, sino de los elementos sustentables para adquirir una verdadera calidad de vida, es decir, a pesar de nuestra insatisfacción total por no tener lo que otros tienen y pensar que eso que no tengo me va a dar la felicidad, a pesar de ello, tenemos la comida garantizada del día y el sustento diario, acceso a servicios de salud, una vivienda y oportunidades de trabajo, no quiero entrar al punto de vista conformista, se que todos pensamos que nos merecemos lo mejor, pero a pesar de todo creo que en gran parte tenemos lo mejor, tampoco quiero entrar al terreno del optimismo desbordado, simplemente hay que pensar que existen personas que no tienen para comer, que en ciertos países del mundo, no hay acceso a los más elementales servicios de salud, que en muchos lugares del mundo a los infantes les toca trabajar para obtener el sustento familiar, que hay gente que realmente no tienen nada, no tienen acceso a una vivienda digna, no tienen un nivel educativo, ni acceso a la información que nosotros tenemos con simplemente prender una computadora, y pues la lógica del mundo va en el sentido de que habrá miles, en este caso la mayoría, de excluidos del desarrollo científico y económico, una masa de gente clase media que tendremos acceso a cierta calidad de vida y un minúsculo grupo de beneficiados que son dueños del mundo, la opulencia y el clasismo, son insultantes en el mundo de las nuevas crisis, la alimentaria, la del calentamiento global y la de las guerras por los energéticos.

En el mundo de los privilegios y el consumo, no se tiene respeto por los recursos que el planeta nos da, para mantener los niveles de consumo mundial, el sistema económico no va tener consideración por respetar el ecosistema y tampoco la vida humana, es decir, si un país digamos….. un ejemplo X, los Estados Unidos, imaginémonos que necesitara petróleo porque su economía depende del líquido negro y pues no lo tiene, y siendo económicamente tan poderoso sería capaz de invadir mmmmmm, ¿qué les gusta?,….. Irak, son ejemplos nada más, o bien ese mismo país poderoso, los Estados Unidos, imagínense que pudiera poner a la cabeza de un gobierno como el de mmmmmm… México, a un grupo de entreguistas que le de el petróleo para poder mantener sus niveles de producción, imagínese que eso pudiera pasar en el mundo, pues estaríamos hablando de que el mundo anda medio mal. El sistema económico es un tanto mortal, y en una generalidad no estamos dispuestos a pararlo, cuando los poderosos se inventan guerras por conseguir el petróleo, estamos hablando de una decadencia humana total de quienes ostentan el poder de las grandes naciones, gente sin escrúpulos, gente enferma, que ha puesto al dinero sobre todas las cosas, no es una cuestión sentimentaloide lo que estoy diciendo, cuando ya se le perdió el respeto a la cuestión ambiental y nos importa un comino contaminar los mares, los ríos y el aire, y peor aún, cuando ya no tenemos respecto por el factor humano, donde conseguir petróleo a base de vidas humanas, se considera establecer sistemas democráticos, estamos hablando de que este mundo se terminó, los exterminadores acabarán con los oprimidos pero ellos mismos, lo exterminadores se exterminarán a sí mismos, una ausencia total de valores hará que destruyamos el mundo para que lo volvamos a construir, esto sucederá si optamos por la justicia como el único medio de sobrevivencia humana, un nuevo orden social y económico debe hacerse presente, que garantice la calidad de vida no desde el absurdo punto de vista de la plusvalía, sino desde el punto de vista de cada habitante de la tierra tenga por lo menos lo elemental para vivir dignamente. Quienes le apuestan a una revolución mundial, no son precisamente los oprimidos, tal parece que son los que ostentan el poder en el mundo, que están viendo y no ven, tanta injusticia habrá de despertar la consciencia de muchos. Hay que repensar el mundo.

Tenemos sistemas políticos en cada nación intestados de corrupción, sustentados por la maquinaria de los medios de comunicación que al ser vistos como negocios, se venden al que ostenta el poder, vivimos en las sociedades del egoísmo, las sociedades del 80-20, en las sociedades del servilismo y endiosamiento de los poderosos, en los sistemas de justicia privatizados, en la sociedades del despojo, en las sociedades de la indiferencia, es momento de repensar el mundo, pero ese repensar el mundo se irá dando en la misma forma como toquemos un fondo, cuando nos hayamos autodestruido, espero que hayamos aprendido la lección y empecemos a construir un nuevo orden mundial.

No hay comentarios: