17 de septiembre de 2008

Del 94 al 2008...

Apenas tenía 13 años de edad cuando se hablaba de una de las peores crisis políticas del país, el 1 de enero de 1994 irrumpía no solo en México sino a escala mundial el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional, posteriormente venía la muerte de Colosio en plena campaña electoral, el voto del miedo se hizo presente en agosto de ese año y permitieron al fracturado régimen gobernar otros 6 años más, a finales del sexenio de salinas se vino la muerte de José Francisco Ruiz Massie y para rematar en los primeros días de gobierno de Zedillo se vino el famoso error de diciembre y una de las peores crisis económicas del país.

Hace 14 años parecía que México estaba tocando fondo, una crisis generalizada nos hacía pensar que ya lo habíamos vivido todo, el zapatismo había roto el mito de la paz social y la crisis económica el mito del primer mundo, ¿Qué nos faltaba por vivir, si una aparente guerrilla se hacía presente y la peor de las crisis económicas nos hacía perder casas, carros, negocios, todo? Tal parecía que del fondo teníamos que empezar a salir, la aparente buena noticias es que si soportábamos eso, lo soportábamos todo.

1994 fue un episodio duro para la historia de México, sin embargo, los tumores que México venía padeciendo de tiempo atrás no se erradicaron, la impunidad, el abuso de poder que hacía patrimonios insultantes, la inmensa desigualdad social y la interminable pobreza no sucumbieron con nuestras ansias de querer cambiar, cambiamos para lo mismo, el 2000 fue el año de la fiesta “democrática”, nos vimos como un país diferente, pero todo era una falacia, los mismos vicios y la misma forma de ejercer el poder caracterizaron a Vicente Fox y sus gobierno.

El 2006 fue el año que nos demostró la tremenda simulación democrática en la que habíamos vivido, el mismo esquema que habían generado las peores crisis se cimentó a la fuerza, hicieron creer a muchos en el México prospero, de gente bien y bonita, de gente pacífica, de familias comiéndose su helado en la plaza después de ir a misa y de gente honesta en el gobierno, aparentemente se había vencido al fantasma populista que representaba el peligro, nos traerían el empleo y viviríamos mejor, para fantasear de tal manera, el calderonismo se alió con lo peor, y de lo peor, se siguió cimentando lo peor.

Han pasado dos años de la imposición de julio de 2006, 1994 nos ha quedado corto, hoy los problemas además de ser económicos, son de violencia extrema, la aparente guerrilla de enero del 94 ahora es una realidad con la guerra civil del crimen organizado, hoy el país está naufragando no en lo que el destino decidió para nosotros, sino naufraga en el resultado del sistema impuesto por años, el sistema inmunológico del país está reaccionando contra un mal que se llama NEOLIBERALISMO, tantos años de impunidad y cerrazón han puesto a México en la violencia cotidiana.

De la crisis política, social y económica de 1994 a la misma crisis de 2008, la única característica similar ha sido la misma receta en el manejo de la economía, la misma clase de gobernantes, la misma estrategia de simulación democrática y los mismos casos de impunidad, México no merece esta suerte y lo sentenciado por Martí ya no será un váyanse, será un lárguense.

No hay comentarios: