21 de octubre de 2008

El amero, explicado por Alfredo Jalife-Rahme

Hace tres día, fue la primera vez que escuché hablar sobre el amero, una moneda común entre los Estados Unidos, Canadá y México. Supongo yo, que el nombre vendrá por Américo Vespucio, no lo sé, mas bien no sé nada del amero, así que bien podría terminar aquí está entrada al blog.

Sin embargo, para mí el tema se puso de moda en tan sólo tres días, el sábado pasado en una reunión con unos amigos, uno de ellos dio la explicación basada en rumores cibernéticos, de que según ya existen millones de ameros y que se los han llevado a China, el lunes siguiente recibo un correo de mi primo Alejandro mandándome una liga con un video del controvertido comunicador Hal Turner, un racista nefasto, que asegura que el Departamento del Tesoro ha pasado a la acuñación masiva de dicha moneda y que todo se detonará en el verano de 2009 cuando la banca rota de Estados Unidos sea extrasupermasqueoficial, digo, por si nos queda alguna duda.

Así pues, el martes me encuentro en Jornada más sobre el mentado amero, ya en la noche, recibo una llamada de mi amigo Juan Carlos Olvera, preguntándome si sabía algo sobre el amero, entonces ante mi subjetivo y alarmistas pensamiento político y mi paranoica visión de las cosas, pensé que el pinche amero se trataba de algo parecido al chupacabras, como olvidar la invención de dicho extraterrestre en plena crisis de 1995, bueno, el amero me hizo recordar la noticia que se dio en pleno conflicto post electoral en 2006, sobre la travesía de tres mexicanos por todo el pacífico durante más de 9 meses, unos náufragos que salieron de San Blas Nayarit y fueron encontrados en Australia, ni Tom Hanks caray. Pensaba que eso del amero era algo así como para desviar nuestra atención ante la crisis económica.

En esta entrada pensaba despotricar contra el mentado rumor, pero antes de haber puesto una aberración, me dí a la tarea de investigar y pues la mejor explicación que encontré fue la de Alfredo Jalife Rahme (especialista mexicano en asuntos internacionales y autor de varios libros sobre los síntomas indeseables de la mundialización) con referencia al “nuevo dólar” norteamericano, y cuando digo norteamericano nos incluye a nosotros que manejamos nuestros devaluados pesos.

Hago uso de las herramientas del plagio que nos da Word y hago el siguiente Copy – Paste de la columna Bajo la Lupa del pasado domingo de Alfredo Jalife-Rahme : “La deuda pública de EU se ha hinchado en forma incontrolable”. A nuestro juicio y sin contar los “derivados financieros” virtuales y antigravitatorios que ascenderían a un cuatrillón, la deuda de EU es sencillamente impagable cuando sus “hogares” (constituidos por tres personas, de acuerdo con su usanza estadística), ingresan un promedio de 50 mil dólares al año y adeudan entre medio millón y un millón de dólares (dependiendo de quien realice los artilugios contables). Cuando los países serios del mundo huyen de sus tenencias en dólares (con la excepción demencial del masoquista Banco de México, en la etapa aciaga del jihadista neoliberal Ortiz Martínez, especialista en dilapidar las reservas), el gobierno de EU enfrenta dos opciones: elevar considerablemente los impuestos (en particular, a su insolente e insolvente plutocracia especializada en evasión fiscal) y/o imprimir más papel chatarra (“el modelo Bernanke” y su célebre “helicóptero” desde donde lo distribuiría masivamente), lo que desembocaría en una hiperinflación y un mayor desplome del dólar, lo cual tendría como único efecto benéfico solventar su deuda que sería reducida a su mínima expresión. Quizá en la fase ulterior aparezca mágicamente el “nuevo dólar” (¿el amero?).”

..............

“Llama poderosamente la atención la coincidencia del recalentamiento del proyecto del amero: la divisa común tripartita entre EU, Canadá y México presuntamente acordada en forma secreta por Baby Bush, el premier Paul Martin y el locuaz Fox en Waco (Texas) el 23 de marzo de 2005, como extensión del TLCAN y el ASPAN (Drake Bennett, IHT, 25/11/07) –a los que habría que agregar la implementación de la Iniciativa Mérida (Plan Colombia) y el proyecto de incorporación de México al Comando Norte y a la Defensa Nuclear en el Espacio de América del Norte (NORAD, por sus siglas en inglés), con bendición calderonista-beltronista.

El diseño del amero fue realizado por Daniel Carr, mientras el polémico Hal Turner, anterior locutor de radio despedido de su puesto, asevera en un video público que el Departamento del Tesoro ha pasado a la etapa de acuñación masiva al grado de haber enviado algunas muestras a China (Youtube.com, 9/10/08).

¿Los hidrocarburos de México y Canadá para rescatar de su bancarrota a EU y a su “viejo dólar” mediante el amero?”



1 comentario:

Lulù Robles dijo...

El profesor alemán Herb Grubel, de la Universidad Simon Fraser, desarrolló el siglo pasado la teoría de que gracias al comercio México, Estados Unidos y Canadá tendrían en pocos años una moneda común y el diseñador de monedas Daniel Carr se encargó de hacer un diseño ficticio de ese instrumento y ¿cómo creen que le llamó en 1999? ¡Sí, AMERO!

incluso existe una direcciòn en donde puedes solicitar tu amero y te lo entregan en tu casa:

http://www.designscomputed.com/coins/dc-coin_alt_currency_list.htm

http://www.dc-coin.com/