20 de octubre de 2008

La revolución congelada…


Estamos a escasos 2 años de festejar los 100 y los 200 años de la revolución y de la independencia respectivamente, el gobierno federal empieza a mover toda la logística de tan importantes eventos, en muchas carreteras del país, vemos los anuncios de la ruta del festejo, sin embargo, ante un mundo en crisis y 100 años de simular los logros de nuestra revolución, me pregunto todos lo días ¿Qué carajos debemos celebrar?

En un domingo de fastidio televisivo, donde después de las 8 de la noche no hay otra cosa que ver más que reality shows, me topo con TV UNAM y un documental titulado “La revolución congelada”, un documental del cineasta Raymundo Glayzer en el cual describe la realidad socio – política de México, dentro del contexto histórico de la revolución mexicana, es un documental de 1973 que narra la vida de los indígenas y de los campesinos que supuestamente debieron haber vivido los “logros de la revolución”, detalla la campaña electoral de Luis Echeverría y su infame discurso revolucionario, termina haciendo un recuento de la represión estudiantil de 1968. En conclusión, muestra el fracaso de un movimiento social que sólo tuvo como engendro, una institución llamada Partido Revolucionario Institucional.

Muchos años después de la revolución, en la era del poder político priista más dominante, el PRI lograba ganar las elecciones hasta con el 85% de los votos, el PRI centraba su discurso en las intenciones de justicia social que había traído consigo la revolución mexicana, miles de promesas dirigidas hacia los desposeídos, hicieron que dicha revolución quedara reducida a un escalón, que hacía llegar a una bola de insensatos al poder. Este régimen no cayó precisamente con la llegada de Vicente Fox a los pinos, cayó con la llegada de los neoliberales al poder en 1982, es decir, el priismo transformó su discurso revolucionario, a uno de intenciones primer mundistas, el ciclo de la Madrid – Calderón, se ha caracterizado por ser sumiso al Consenso de Washington, por acrecentar la miseria y la ignorancia del pueblo, y darle el tiro de gracia a las promesas jamás cumplidas de la revolución mexicana.

Puedo decir que en México, ha habido dos grandes farsas en lo últimos 100 años, la palabra “revolución” salida de la boca de cierto sector del priismo, quizá tuvo el mismo significado que la palabra “cambio” salida de la boca del panismo en la era moderna. La revolución mexicana no generó un cambio sustentable en la estructura social de nuestro país; la llegada de los conservadores al poder en el 2000 por medio de Vicente Fox, no trajo un cambio en la forma de ejercer el poder, muy al contrario, el esquema de corrupción y de distribución de la riqueza es exactamente el mismo.

Solo faltaría, que al festejo de los 100 y los 200 años, se le añadiera el de los 10 años del cambio del partido en el poder. Pienso, que en términos generales, no habría nada que celebrar dentro de 2 años, los festejos servirán para que nuestra flamante clase política, se luzca en vísperas de la elección del 2012, y para resucitar un nacionalismo ante los estragos de la crisis financiera que seguirá mermando a mediados del 2010.

Nuestra actual clase política dejó de servir, sin embargo, yo no dejo de creer en la política, simplemente hay que cambiar el esquema que se ha establecido para ejercer el poder, y hacer que la sociedad civil tenga mayor peso en las decisiones del estado, se debe repensar el país, para hacer que la seguridad, la educación y la salud sean algo normal en la vida de cualquier mexicano, esa sería la mejor forma para hacer triunfar a una verdadera revolución y ejercer un cambio de raíz.




Por medio de youtube podrás encontrar las 6 cápsulas restantes de "La revolución congelada"

No hay comentarios: