1 de diciembre de 2008

Los 100 y los 730 días… (borrador)

No hay mucho que decir sobre el cumplimiento de los 100 días después de la firma del acuerdo nacional de seguridad, justicia y legalidad, podemos decir que lo único que se cumplió fue el plazo dado por el gobierno para poner la casa en orden, llegaron los 100 días y amanecemos con el duro dato que arrojó el crimen en noviembre, cerca de 700 ejecutados por la guerra contra el narco y la guerra entre narcos.

Al mismo tiempo se cumplen dos años de gobierno de Felipe Calderón, podemos decir que la ceremonia del informe presidencial que tuvo q haber rendido el 1 de Septiembre, se pasó al día de ayer donde con pura gente cercana y simpatizante a su gobierno, Felipe Calderón habló de los supuestos logros que ha obtenido como presidente de México a lo largo de este bienio.

Fiel a su estilo de hacer de su gobierno actos publirrelacionistas, Calderón trata de dar la imagen de que todo marcha bien en el país, las justificaciones no faltan; sin embargo da más bríos hacia que todo mejorará, presume transformaciones relevantes que en lo personal a dos años de gobierno no se han visto, muy al contrario veo continuidad en las formas de ejercer el poder y en el arraigamiento del conservadurismo.

Calderón llega a sus dos años con su grupo de confianza disperso, ha dado entrada a Luis Felipe Bravo Mena como su secretario particular y la designación trae una lectura de unidad y a la vez de sometimiento al ala dura de Acción Nacional, el Yunque.

Felipe Calderón logró sacar adelante Reformas importantes como la de la Ley ISSSTE, posiblemente su única victoria tangible, la reforma energética se quedó al final de cuentas como una reformita y la reforma fiscal que entró en vigor en enero de 2007, solo trajo más carga impositiva a la actividad económica de México y no ataca en forma el principal problema de nuestro régimen fiscal, la evasión.

A dos años de gobierno, percibo el desánimo en la sociedad en general, por un lado la violencia ha impactado de forma directa en los ciudadanos y el miedo se ha generalizado por el hecho de ya no poder salir con tranquilidad a las calles, ahí el gobierno ha fallado y solo se escuda en que es parte de la solución del problema; la lucha contra el tráfico de drogas y contra los principales cárteles, fue el banderazo de salida de Felipe Calderón, sin una estrategia de fondo puso en vilo al país y a dos años de haber empezado su guerra, los resultados son pocos y las exigencias de la ciudadanía son aún mayores. El caso Martí destapó la cloaca que se vive de nuestros cuerpos policiacos, el caso de Silvia Vargas destapó la ineficiencia de la impartición de justicias, todo derivado de una inmensa corrupción, el caso de la sociedad en general que no tiene posiciones económicas importantes que le den poder, demuestra la indiferencia de un gobierno que está contra las cuerdas, que no le queda decir más que “Vamos ganando aunque no parezca”, es más, Calderón lo anunció hace unos días, la mitad de nuestros cuerpos policiacos no son de fiar.

Calderón en campaña, centró el rumbo de lo que iba a ser su gobierno por medio del impulso del empleo más que por la lucha contra el Crimen, virar la estrategia a los pocos días de comenzada su gestión se debió a las necesidades de legitimar su gobierno por las dudas del fraude, como acto publicitario más fácil hubiera sido ir contra algún Bibriesca Sahagún, al estilo del quinazo con Salinas o con el encarcelamiento de Raúl Salinas con Zedillo, mejor creo la guerra contra el narco que no ha tenido muchos resultados, la única respuestas es la de “tenemos que esperar “ a que esto de resultado. El presidente del Empleo se enfrenta ahora a una crisis mundial que mermará nuestra economía, el empleo ha pasado a un segundo término y con la actual crisis por lo menos se tendrán dos años para que la promesa quede en el cajón de los asuntos pendientes, económicamente no se han puesto las pautas para que México sea más competitivo a nivel mundial, el libre mercado sigue siendo la batuta del gobierno y no se ve que modifique o que moderé el actual modelo económico.

La crisis política que desató el 2006 ha tenido su impacto en el gobierno Calderonista, el movimiento de López Obrador ha sido la sombra de este sexenio, al mismo tiempo ha llevado a una paradoja política mayor, la división de la izquierda y la recuperación de poder por parte del Priismo, con este panorama político, Felipe Calderón recibirá sus elecciones intermedias en medio de la polarización y con el esquema que ha seguido la vida electoral en los últimos años, el poder visto como botín, no hay acuerdos de forma entre las principales fuerzas políticas y el 2009 podrá mermar duramente al panismo nacional con miras al 2012, en beneficio de un priismo que ya prepara a su “golden Boy” para dentro de 4 años.

Calderón paga los platos rotos de haber llegado al poder haciendo demasiados amarres políticos, el peor de ellos con Elba Esther Gordillo, con los empresarios, con las televisoras, en general con todos los poderes Fácticos, puedo concluir esta entrada con que la mayor característica del gobierno calderonista ha sido la simulación democrática en todas las esferas de la vida pública de México.

No hay comentarios: