20 de enero de 2009

Castiguen los tocamientos obscenos... pero al erario.

La alcurnia panista siente que las “buenas costumbres” los hace ser gente de bien y gente de Dios. A casi un día de que Barack Obama haya tomado posesión como Presidente de los Estados Unidos, debería estar escribiendo sobre los muuuuuuuchos retos que le esperan como gobernante de la nación más poderosa del mundo, debería estar plasmando en este blog lo que creo, será una réplica moderada y culta del foxismo; prometer no empobrece, Obama tendrá poco margen de acción e irá por la vía de la continuidad al estilo demócrata.

En el desorden de mis actividades diarias, traigo la agenda política atrasada, voy a escribir de algo que podría resultar insignificante, bueno, de hecho lo es. Lo que los panistas conciban de la sexualidad y los valores morales de la sociedad, nos debe tener sin cuidado; pero no podía dejar de pasar el tema de que la alcaldía guanajuatense va a castigar los tocamientos obscenos, mejor conocidos como fajes, además de ver como delincuentes a los que pidan limosna, practiquen el ambulantaje o limpien parabrisas. Curioso, risible, chusco, gracioso pudiera ser el hecho de castigar por medio de lo que ellos llaman “el bando de policía y buen gobierno”, a los que anden echándose un faje en la calle; lo triste es, que la visión política de “gente bien” que trae consigo el panismo, pretenda castigar a los que han sido excluidos y han optado por la economía informal para satisfacer sus necesidades; sin duda, una pobre visión de la vida política y social de México.

El panismo más recalcitrante y más conservador se encuentra gobernando Guanajuato, orgullosos de tener su cerro del cubilete, participantes entusiastas del VI encuentro mundial de las familias, hombres de bien, hombres de iglesia, todo conjugado en la fórmula de la apariencia, que los hace creerse buenos y puro. Lástima que el hablar pausados y encorvar su cuerpo cuando saludan a algún jerarca de la iglesia con sonrisa linda, no los haga ser verdaderos cristianos, si Jesús viviera, a patadas los volvería a sacar de los templos.

Para el panismo guanajuatense, cuna del asalto del poder en el 2000 y del fenómeno foxista, que dio como resultado un gobierno manchado por la impunidad de la pareja presidencial Fox – Sahagún y que ahora, con la aprobación de la santa iglesia católica, podrán contraer matrimonio como “Dios manda”, da muestra de la poca sensatez política con las que gobiernan; para contrarrestar el uso de las conciencias de las masas, hay jerarcas católicos como Mario de Gasperín Gasperín, Obispo de Querétaro, capaz de sacar un manifiesto diciéndonos cómo debe votar un católico, preceptos muy subjetivos que pretende, que todos nos apeguemos a ellos, sólo le faltó por último, poner que un católico únicamente vota por el PAN.

Para el panismo es gravísimo que la gente se faje en las calles, o como ellos llaman, se anden tocando obscenamente; pero no es tan grave los tocamientos obscenos que muchos políticos le han hecho al erario, como el de Carmen Segura al Fondo Nacional de Desastres, tampoco es tan grave los tocamientos obscenos que le hicieron al IPAB los hijos de Martha Sahagún, tampoco es grave, los altos sueldos que se dan los gobernadores panistas, caso cercano, el indignante aguinaldo del Francisco Garrido y toda su despilfarro del dinero que no es suyo en promover impunemente su gris sexenio. Ejemplos muchos más, el caso de Santiago Creel y los permisos en las casas de apuestas, el patético caso de Luis Pazos apoyando la organización Pro Vida de Serrano Limón, el fraude de la mega biblioteca; en fin, para su concepción política empresarial, esto no es tan grave.

A casi 5 meses de las elecciones federales y locales para renovar a nuestro gobernador, es importante despertar nuestra conciencia, apagar la tele y ver que los problemas de México no se resuelven con sacar un manual de “buenas costumbres”, el panismo se quedó en el siglo XV y pretende hacer de la “moralidad” una dictadura, las buenas costumbres empiezan por no robarse lo que es suyo.

No hay comentarios: