19 de febrero de 2009

Denise Dresser, una social demócrata… (borrador para revisar)

Si uno lee el currículum de Dense Dresser podríamos pensar que estamos hablando de una tradicional tecnócrata; la experiencia que hemos vivido con nuestros descerebrados gobernantes neoliberales, de Miguel de la Madrid hasta Calderón, que con estudios en las mejores universidades de los Estados Unidos, teóricos “brillantes” del capitalismo, implementaron en nuestro país una serie de reformas que a lo largo de 25 años han empobrecido de manera significativa a nuestro país, con un crecimiento nulo en nuestra economía y con una creciente desigualdad social donde unos pocos lo tienen todo y mucho carecen de lo elemental. Aquí la excepción la hace Fox, no crea que haber marcado diferencia de sus antecesores y de su predecesor, sino porque Fox fue igual de inepto sólo que sin estudios en el extranjero, el sólo obtuvo la licenciatura en administración por la Ibero y se tituló en 1999 antes de ser el abanderado panista a la presidencia de la república.

Nuestros políticos neoliberales, el ultimo caso de Felipe Calderón, fuero formados en la teoría económica que le convenía al imperio norteamericano, este plan fue fraguado hace mucho tiempo en Estados Unidos, formar a los líderes que gobernaran México para que gobernaran en beneficio de la nación vecina del norte. Los resultados han sido catastróficos; México está urgido de un cambio en la política económica y pues la opción para haber realizado este giro era haber permitido que López Obrador fuera presidente, antes de dejar de leer por lo que quizá estoy diciendo y piense que también soy un descerebrado, permítame decir quizá otra estupidez, al día de hoy AMLO tiene un capital político nulo, yo estoy convencido de que no será presidente nunca, ¿por qué? Pues por sus múltiples errores después del 2 de julio y porque la gente no le ha sabido dar lectura; que quiero decir con esto, que en cada persona que me encuentro y platico de la política y de la economía veo que hay millones de lopezobradoristas del closet, gente que quizá votó por Calderón pero que su queja cotidiana es contra las políticas implementadas por el gobierno sin saber que son las estrategias del calderonismo , gente que se queja de las altas tasas de interés que cobran los bancos, gente que se queja del monopolio de Carlos Slim y las altas tarifas telefónicas, gente que muestra su frustración al saber lo que ganan los diputados, los senadores, los presidentes municipales y en general toda la burocracia. Veo en cada discusión política cotidiana, gente que se queja por lo caro de nuestra gasolina, gente que se queja de la inmensa corrupción que padece México. En fin, veo a la gente que me habla con coraje de lo que pasa en México y pienso que estoy escuchando a López Obrador, gente que me dice que nos hace falta protestas y salir a las calles pero que no soportan a lopezobradorismo protestando contra el alza del precio de la tortilla, contra el alza de los precios de la gasolina, manifestándose a favor de la economía popular, en el fondo todos lo aman pero todos lo odia.

Todo esta defensa de la causa lopezobradorista, la hago porque al escuchar las palabras de Dense Dreser el 29 de Enero pasado, en el congreso de la unión, me hace pensar que AMLO tiene razón, pero a la vez, sus ansias de justicia y de querer cambiar las cosas, lo han llevado a una lucha sin mucho rumbo, las palabras de AMLO el 28 de octubre en el congreso tienen un transfondo similar al de Denise Dreser el pasado 29 de enero, sin embargo como diría una publicidad de un banco, es lo mismo pero no es igual. Deniser Dresser es una mensajera de lo que podría ser la social democracia en nuestro país, su lucha no está en las calles lógicamente, su lucha está en las ideas y en pararse con las faldas bien puestas enfrente de diputados, senadores y funcionarios a decirles que son empleados del gobierno, a decir que de que sirve hacer foros donde cuestionamos la falta de crecimiento de México, si con esos foros, ellos, los gobernantes, sólo se curan en saludo, Denise Dresser representa el carácter de una intelectual que lucha desde su trinchera, peleando con argumentos legítimos contra Slim y su aberrante monopolio, contra Salinas Pliego y su poder de manejar las decisiones del estado, cuestionando las pésimas medidas del calderonismo y cuestionando la lucha sin rumbo del lopezobradorismo, Denise Dresser es una intelectual que su papel no está en la administración pública, sino en marcar el rumbo de lo que debería ser México como país, ahí el gobierno tiene a una asesora que con solo oir sus palabras, podrían encontrar un modelo sensato y de crecimiento para México, una asesora que no da recetas mágicas simplemente aplica la lógica. Ojala nuestra clase gobernante no haga oidos sordos antes las palabras de Denise.






No hay comentarios: