4 de marzo de 2009

Plataformas políticas, buenas para nada…


La vida política del país toma aires de grandeza cada 3 años, cada periodo electoral escuchamos que México se convertirá en una gran nación si votamos por uno u otro partido político; es curioso, todos coinciden en impulsar el empleo, la inversión, mejorar la vivienda, el ingreso, en mejorar la calidad de vida en términos generales; todas sus buenas intenciones las podemos terminar con un sonoro bla bla bla bla bla….

PRI, PAN y PRD son las tres principales fuerzas políticas del país; por un lado, el PAN cumple su papel gobernante en el ejecutivo federal y tiene su cuota de gobernadores; el PRD es la segunda fuerza política del país, era la real oposición hasta que el chuchismo se impuso en beneficio del calderonismo, igualmente el PRD tiene ciertos gobiernos estatales; el PRI rezagado a nivel federal, es el partido con mayor número de gubernaturas en todo el país. Todas las fuerzas políticas tienen su cuota de poder, el problema es que desde la perspectiva partidista, el poder es visto no como una fuerza transformadora del entorno, sino como una fuerza para alimentar los egos y las ambiciones personales, ese es el gran problema de México, porque si todos comulgan en el empleo, la inversión, mejorar la vivienda, el ingreso y todos los bla bla bla posibles, ¿por qué México carga con ese karma de poner en el gobierno cada 3 años a una bola de inútiles que no sirven más que para proteger ciertos intereses y no los intereses de todos?

La vida política de México para después del 5 de julio no la puedo visualizar con proyectos que sirvan para construir una nueva nación, el máximo poder, el que ostenta Felipe Calderón, sufrirá de los males que nos describió Denise Dresser en su participación del 29 de enero en el Foro “México ante la crisis”, el de ser rehén de los grupos empresariales y del lastre sindical de México, seguiremos los próximos tres años hasta que termine su gobierno, con un Calderón atado de manos, y con funcionarios y gente cercana a su gobierno con las manos muy sueltas para hacer negocios al amparo del poder y en beneficio propio. El priismo tendrá su segundo aire, aparentemente ganará el congreso y tendrá importante fuerza a nivel nacional para enfrentar un 2012 con el clon de los dinosaurios de antaño para ganar la Presidencia, Peña Nieto será el encargado de resucitar las viejas prácticas del PRI, para eso tiene a los medios de comunicación en el bolsillo, en especial a Televisa; para eso tiene la populista estrategia de andar con una actriz de novela, Angélica Rivera; para eso tiene como nueva imagen de su gobierno a la diva del teletón, a Lucero. Nada de sustento ideológico, puro impacto mediático para cumplir con su cometido, ser Presidente de México. El PRD y la izquierda en general, están en el naufragio, López Obrador quizá con muchas razones en su lucha pero sin rumbo, no hay identidad en la izquierda, el PRD, PT y Convergencia pagarán por su inmadurez política, lo único que realmente cocinará Jesús Ortega y colegas, será ser tercera fuerza política después de estar en la antesala de la presidencia cuando habían unido fuerzas.

En fin, los partidos políticos anuncian sus plataformas con las mismas promesas de siempre, con las promesas que no deberían anunciar nuevamente porque ya lo habían hecho 3 años atrás, ¿con qué cara el panismo pretende defender el empleo si la máxima promesa de campaña de Calderón fue esa, la de ser el presidente del empleo y hoy el desempleo tiene sus peores cifras desde hace 12 años? Si ya es gobierno, porque no se dejan de hacer chaquetas mentales y trabajan en lo que ya prometieron. Todo el juego electoral que estamos viviendo para las elecciones del 5 de julio, comprobará que nuestro sistema político está agotado, comprobará que no habrá una nueva nación mientras no exista la regulación en los poderes de facto, comprobará que México se está cansando de su clase gobernante y que el único cambio posible será el que se haga con conciencia, desde abajo, sin izquierdas ni derechas, simplemente con la lógica de implementar una real social democracia, donde el poder político se haga valer en beneficio de todos los mexicanos. Insisto: Denise Dresser para Presidente.

No hay comentarios: