27 de mayo de 2009

El gobierno compartido, un panorama.

En verdad desearía que Agapito Arellano fuera el próximo presidente municipal de Querétaro, el trabajo del empresario dueño de la caja popular Bienestar es mucho mejor trabajo que el que está haciendo Jaime Escobedo por el PRI, pero son pocas las posibilidades que tiene Arellano de llegar al centro cívico; por lo mismo, el que parece ser la resurrección del gallo de oro Valentín Elizalde, Pancho Dominguez, siento que va directo a ganar la municipal, no tiene rival y la verdad se está moviendo y está teniendo mucho más presencia que el que supuestamente es el gallo fuerte de Acción Nacional, Manuel González Valle.

Los panistas deben empezar a medirle el agua a los camotes, su candidato Manuel González Valle no está prendiendo en la campaña, no está teniendo empuje y quizá (un quizá casi convertido en “seguro”) perderá la gubernatura del estado. Pepe Calzada se muestra con una confianza no de soberbia sino de un trabajo que va encaminado a recuperar palacio de gobierno. Percibo un ambiente muy a favor de Pepe Calzada, no tengo elementos confiables para decirlo, no tengo encuestas en las mano, ni sondeos de opinión, lo comento por el simple hecho de escuchar la opinión de amigos, conocidos y gente con las que uno se topa en alguna reunión, en la sobremesa de una comida, por la opinión del taxista con el que platico o con el que me boleo los zapatos, no he encontrado un panismo arraigado en la sociedad civil, así que no me venga el Diario de Querétaro a decir que el PAN arrasará por 20 puntos al priismo de la entidad.

Tampoco quiero pensar que González Valle está destinado a perder esta elección, al final de cuentas, la maquinaria del estado tiene todo muy bien instrumentado para apoyar a su candidato; es más, pienso que Garrido tiene cuentas frías de cómo les puede ir el día de la elección si movilizan a la gente para que ese día salgan a votar, y ante el abstencionismo que se alcanza a percibir para la jornada del 5 de julio, un factor determinante para ganar será el que sepa movilizar mejor a sus sectores, como por ejemplo, el panismo tendrá que movilizar al viejo estilo priista de dar torta y chesco, a los beneficiados del PAC y otro sectores afines al blanquiazul. Ya no comentemos, la opción del fraude electoral, que el panismo aprendió hacerlo muy bien de manera cibernética, el equipo de Pepe Calzada tendrá que tener su departamento jurídico para que en caso (digo, por si las dudas) de que al panismo se le ocurra ganar esta elección truene, llueve o relampagueé (o a la “haiga sido como haiga sido”) estén listos para las impugnaciones.

Falta menos de 40 días para la elección, cada vez se empiezan a acomodar las piezas, los papeles están bien definidos, un González Valle sin “pounch” simplemente apoyado por la maquinaria del estado y un Calzada viniendo de atrás como la opción antigarridista para cambiar el panorama del estado y que no está participando para perder (como Jaime Escobedo). Al final de cuentas, no sabemos lo que esté negociado por debajo del agua, la elección puede ser una gran puesta en escena si la maestra Elba Esther Gordillo metió su cuchara y desde las grandes esferas del poder, donde nadie tiene acceso, negoció la victoria de Pepe Calzada, claro, pactar con el diablo suele salir muy caro y sino pregúntenselo al Felipe Calderón.

Por lo pronto visualizo que al paso que vamos, el PAN mantendrá la presidencia municipal y el PRI recuperará la casa de la corregidora, un gobierno compartido por primera vez en la historia política de Querétaro.

21 de mayo de 2009

La alternancia no es una opción, es una necesidad.

Empiezo a ver la maquinaria del estado en favor del candidato oficial, es la lógica de nuestra política en todos nuestros niveles; uno hojea un periódico local y tal parece que el único protagonista se llama Manuel González Valle. Por lógica la publicidad oficial de estado esta de manera constante en estos medios. Esto me hace recordar la denuncia contra la Comisión de Derechos Humanos que interpuso la revista Proceso, por la repartición de la publicidad oficial del gobierno federal, Proceso es el semanario que más revistas imprime semanalmente; sin embargo, a los que más anuncios de publicidad les pagan para su revista es a la revista Vértigo, aquí no importa la difusión y la presencia del medio, lo que importa es su línea editorial.

La democracia panista se convirtió en poco tiempo en una patraña, no tenemos elementos sustanciales para decir que el panismo haya sido un factor determinante para que México creciera democráticamente, los logros han sido ciudadanos, muy al contrario, el PAN ha sido un freno para que operemos en verdadera democracia y podríamos dar muchos ejemplos a todos los niveles, pero centrémonos en Querétaro. El papel actual de Francisco Garrido lo podemos centrar en un régimen que se olvidó por completo de la ciudadanía, que actuó con soberbia y sobre todo que hizo de la transparencia un falso estandarte, Garrido ha sido un personaje que está presente por el alto costo de la publicidad oficial, su “Querétaro va en grande” lo escuchamos hasta en pequeños cortometrajes que te ponen en el cine; sin embargo, es un gobernante alejado de la ciudadanía, con cierta patología que le creó el poder y que pretende continuar su mandato por medio de la figura de Manuel González Valle.

Pasando al terreno de Manuel, hay un curioso video en Youtube donde compara las figura de los dos fuertes candidatos a la gubernatura, Manuel no representa la figura de un estadista, representa la continuidad tibia y forzada de un régimen, Calzada quizá tampoco tenga aires de frescura, pero tiene mayor dominio de la palabra y sus experiencias en el poder lo hacen parecer más político y tiene mayor visión y domino del entorno. Es por eso que para quitarnos de dudas, espero ya que se anuncie el formato del debate, ahí veremos quién es quién, espero en verdad, que el IEQ de un formato que desenmascare a los dos candidatos, espero de verdad que se difunda y se trasmita el debate para que todos lo podamos ver y veamos a los candidatos confrontarse, pero es importante saber el formato, no podemos permitir que IEQ proteja quizá el arma más débil de Manuel, el expresar frente a frente sus ideas con sus oponentes.

La alternancia es una necesidad para Querétaro, un gran sector del mismo panismo sabe que con Manuel se postergaría la gubernatura de Garrido, además de que poco se ha aclarado de los negocios de la familia de Manuel entorno al poder, en caso concreto, el de concremas; con 6 años más de PAN en la entidad, los vicios serán mayores, la transparencia sería cada vez menos y es innecesario mantener un régimen político totalmente alejado de la sociedad.

La alternancia nos daría mayor margen para que como sociedad renovemos las cosas, exigir más cuentas claras y estar vigilantes del actuar del gobierno, claro está, siempre y cuando como sociedad lo queramos hacer. Pero el primer enemigo a vencer será el que la gente no quiera salir a votar, quizá con lógica, debido a la degradación de nuestra política nacional, sin embargo, el no hacerlo representa la continuidad del régimen a vencer, el régimen de Garrido mediante la figura de González Valle.

19 de mayo de 2009

Carlos Salinas, el showman

Jamás un ex presidente de la república había estado tanto en la escena política posterior a su mandato como Carlos Salinas, quizá Vicente Fox tratando de emularlo, hace de su vida ex presidencial una pasarela de farándula o se inventa chiste como recorrer el mundo predicando sus conceptos democráticos; sin embargo, Fox es como un cero a la izquierda cuando habla sobre la vida política mexicana, sus declaraciones son mas materia de moneros de los periódicos que dignas del análisis político. Con Salinas pasa todo lo contrario, cuando Salinas se mueve parece que hay un reacomodo en las esferas del poder, parece ser un hombre temible por todos los que están o estuvieron cerca de él, parece tener una personalidad perversa, un todopoderoso en la faz del territorio mexicano, Salinas es un hombre como titula la revista proceso en su último ejemplar, nacido para el escándalo.

Salinas tejió hilos impresionantes durante su sexenio que le permiten gozar de plena impunidad 15 años después de haber terminado su mandato, tuvo la mala o buena suerte de ser uno de los presidentes más jóvenes de la historia de México, con tan solo 40 años de edad ocupó la silla del águila, a sus 46 años ya había pasado por el máximo puesto al que un político pudiera llegar a ocupar, que es la presidencia de la república, pienso yo que Salinas se aburre de ya no tener a mucho que aspirar, creo que en su desesperación se le metió en la cabeza querer ser gobernador de Nuevo León, su mente lo obliga a buscar poder, poder y más poder, Salinas hace del cinismo su carta de presentación, basta con recordar la “política ficción”, término que se inventó cuando Denise Maerker le preguntó si sabía de la existencia de los videoescandalos de Carlos Ahumada antes de que salieran en televisión.



Salinas quizá sólo una vez haya sentido miedo en su vida, y fue con Ernesto Zedillo, cuando a su hermano Raúl lo metieron a la cárcel, en no dudó en el exilio y se fue a vivir a Dublín, a sabiendas de que México no tenía convenio de extradición con Irlanda, pero dejó pasar tiempo y reorganizó su espectro político, curiosamente cada que venía a México, llegó a coincidir que temblaba en la Ciudad, pero más hacía temblar a los actores políticos que estuvieron cerca del salinismo.



Salinas representa lo más obscuro de la política mexicana, representa la degradación del sistema político mexicano, degradación que continua al ver a personajes siniestros del salinismo operar en las épocas actuales, degradación que se podría hacer mayor cuando intente imponer a Enrique Peña Nieto a la presidencia en el 2012, cuando quizá en el gobierno de Peña Nieto, si es que llega a ser presidente, ponga a Manlio Fabio Beltrones o a Emilio Gamboa en puestos de trascendencia como gobernación, cuando haga alianza con Elba Esther para sus intereses políticos y personales; la gente cercana que tuvo, saben que Salinas es perverso, basta con ver la actitud pusilánime de Luis Téllez donde a todo pulmón en una charla con los amigos asegura que Salinas se robó la mitad de la partida secreta, y al ser pública su conversación simplemente metió reversa y dijo que no tenía elementos comprobatorios para afirmar eso, que simplemente lo dijo en el calor de una plática informal. Basta con ver a Miguel de la Madrid retractarse de haber dicho que Salinas había negociado con narcos y que su gobierno fue poco moral y peor aún, auto diagnosticarse en una carta que circuló en los periódicos más importantes del país locura. Salinas le recriminó a Aristegui que se haya aprovechado de la salud de de la Madrid; sin embargo, quien si aprovecho de él, fue el mismo Salinas que lo hizo retractarse de la forma menos digna que podía suceder, hacerlo decir que tenía un tipo de locura y que sus ideas que expresaban no tenían valides.



Salinas es un hombre relativamente joven, a lo que ha logrado y a lo que ha hecho, quizá nos falten ver muchos más episodios que vaya a protagonizar el ex presidente, Salinas es y será por mucho tiempo el showman de la política moderna, poniéndose siempre en el ojo del huracán con o sin quererlo.


18 de mayo de 2009

A pelear por el poder…

Aunque la batalla por ganar espacios políticos no tiene inicio ni fin, es decir, vivimos todos los días con la ofensiva disfrazada de políticos y funcionarios que buscan mayor apoderamiento, hoy es el día en que “oficialmente” arrancan las campañas políticas, para que en mes y medio aproximadamente salgamos a elegir, en el caso de Querétaro a un gobernador, a diputados locales y a diputados federales.

El ritmo de la política actual parece no tener un freno o un respiro, apenas pasa un proceso electoral y ya tenemos un nuevo brote de políticos queriendo ser otra cosa, presidentes municipales que tan sólo se quedan 2 años en el cargo para aspirar ser gobernadores, congresistas que ni siquiera cumplen la mitad de su periodo para querer ser otra cosa, no critico las aspiraciones de quienes nos quieren gobernar, critico el sentido que le dan a la política, banalizándola en campañas políticas con los mismos slogans de siempre, las mismas intenciones de siempre y en el mismo falso optimismo desbordado de siempre, palabras como cambio, juntos podemos, todos podemos, mi lucha, tu lucha, es por ti, por los pobres, por el empleo, es por tu familia, etc, son las mismas palabras que escuchamos cada tres años.

Todos los personajes que aspiren a un puesto de elección popular, tanto los que tienen posibilidades reales como los que tienen nulas posibilidades de ganar, sentirán cumplir un papel trascendental en el proceso cuando vean su foto aparecer en un espectacular de la ciudad, la política se convirtió en la alimentadora de los egos; fotos de estudio, retoques en photoshop para hacer ver mucho mejor al candidato, todo banalizado en un proceso que está siendo llevado a cabo en un sistema político agotado, con poca participación ciudadana, con los políticos de siempre, que van por los exorbitantes sueldos de siempre para que después, quieran aspirar a otro puesto de elección popular como siempre, y que al final de su periodo en muchos caso, veamos que el que tuvo el “orgullo” de ocupar un cargo público, estuvo rodeado del interés del sector privado por hacer negociosos al amparo del poder.

Si les preguntamos a los políticos que aspiran a un puesto de elección popular, ¿para qué quieren el poder?, sin duda todos nos contestarían que para cambiar las cosas, todas las respuestas serían maravillosas, pero en la realidad el poder paradójicamente se vuelve el peor enemigo de los políticos, ellos luchan por el poder para que después se les convierta en una patología en la cual vemos lo peor de ellos, escándalos, enriquecimiento ilícito, abuso de autoridad y todo esto conjugado con las pocas armas que tiene la sociedad para exigir cuentas claras a los gobernantes.
El 18 de mayo inicia no un proceso electoral diferente, inicia la batalla por el sustantivo elemento llamado poder por el cual los políticos harán de todo, como despotricar el uno del otro muchas veces con mentiras, muchas veces con verdades, haciendo guerra sucia anónima que no llevará a nada más que al hartazgo de la gente, induciéndola quizá a no votar o votar por el que parezca menos peor, insisto, nuestro sistema político está agotado y habrá que cambiarlo.