18 de mayo de 2009

A pelear por el poder…

Aunque la batalla por ganar espacios políticos no tiene inicio ni fin, es decir, vivimos todos los días con la ofensiva disfrazada de políticos y funcionarios que buscan mayor apoderamiento, hoy es el día en que “oficialmente” arrancan las campañas políticas, para que en mes y medio aproximadamente salgamos a elegir, en el caso de Querétaro a un gobernador, a diputados locales y a diputados federales.

El ritmo de la política actual parece no tener un freno o un respiro, apenas pasa un proceso electoral y ya tenemos un nuevo brote de políticos queriendo ser otra cosa, presidentes municipales que tan sólo se quedan 2 años en el cargo para aspirar ser gobernadores, congresistas que ni siquiera cumplen la mitad de su periodo para querer ser otra cosa, no critico las aspiraciones de quienes nos quieren gobernar, critico el sentido que le dan a la política, banalizándola en campañas políticas con los mismos slogans de siempre, las mismas intenciones de siempre y en el mismo falso optimismo desbordado de siempre, palabras como cambio, juntos podemos, todos podemos, mi lucha, tu lucha, es por ti, por los pobres, por el empleo, es por tu familia, etc, son las mismas palabras que escuchamos cada tres años.

Todos los personajes que aspiren a un puesto de elección popular, tanto los que tienen posibilidades reales como los que tienen nulas posibilidades de ganar, sentirán cumplir un papel trascendental en el proceso cuando vean su foto aparecer en un espectacular de la ciudad, la política se convirtió en la alimentadora de los egos; fotos de estudio, retoques en photoshop para hacer ver mucho mejor al candidato, todo banalizado en un proceso que está siendo llevado a cabo en un sistema político agotado, con poca participación ciudadana, con los políticos de siempre, que van por los exorbitantes sueldos de siempre para que después, quieran aspirar a otro puesto de elección popular como siempre, y que al final de su periodo en muchos caso, veamos que el que tuvo el “orgullo” de ocupar un cargo público, estuvo rodeado del interés del sector privado por hacer negociosos al amparo del poder.

Si les preguntamos a los políticos que aspiran a un puesto de elección popular, ¿para qué quieren el poder?, sin duda todos nos contestarían que para cambiar las cosas, todas las respuestas serían maravillosas, pero en la realidad el poder paradójicamente se vuelve el peor enemigo de los políticos, ellos luchan por el poder para que después se les convierta en una patología en la cual vemos lo peor de ellos, escándalos, enriquecimiento ilícito, abuso de autoridad y todo esto conjugado con las pocas armas que tiene la sociedad para exigir cuentas claras a los gobernantes.
El 18 de mayo inicia no un proceso electoral diferente, inicia la batalla por el sustantivo elemento llamado poder por el cual los políticos harán de todo, como despotricar el uno del otro muchas veces con mentiras, muchas veces con verdades, haciendo guerra sucia anónima que no llevará a nada más que al hartazgo de la gente, induciéndola quizá a no votar o votar por el que parezca menos peor, insisto, nuestro sistema político está agotado y habrá que cambiarlo.

No hay comentarios: