8 de junio de 2009

¿Manuel realmente quiere ser gobernador?


Veo desanimo en la campaña de Manuel González Valle, en verdad lo digo con el máximo esfuerzo de hacer un análisis objetivo de lo que está pasando en esta contienda electoral, he recibido críticas por ser según muy “anti-panista”, y si me he ensañado en criticar a Acción Nacional no es por otra cosa más que por su ejercicio en el poder, lo hago sin olvidar lo que el priismo representó a nuestro país y que dudo, sea otro PRI a 9 años de haber perdido la presidencia. También critico al PAN, con la consciencia de que la izquierda mexicana es una patraña y que no ha mostrado madurez para convencer al electorado, al contrario la izquierda es responsable por sus fatídicos errores de hoy aspirar a un bajísimo porcentaje de votos.


En fin, creo que hace falta una renovación total en nuestra clase política, por lo mismo pienso que a Querétaro le vendría bien la alternancia, y este punto es totalmente independiente al pensar que a Manuel no se le ven ganas de querer ser gobernador, para ser gobernador del estado, quizá primero necesites anhelarlo ser, muy distinta es la actitud de Francisco Domínguez, que se le ve haciendo campaña y se le ve con bríos de querer ser; esto no quiere decir que por las ganas y el carisma que le esté poniendo a la campaña vaya a ser el presidente municipal idóneo, el fenómeno Fox debería ser un tema dentro de las clases de mercadotecnia política, donde la buena aplicación de esta luego suele ser inversamente proporcional al desempeño del gobernante. No dudo que Pancho Domínguez vaya a ganar la municipal, me encantaría que Agapito Arellano tuviera oportunidad real de llegar a ser el alcalde, el trabajo de un buen hombre como es Agapito Arellano servirá únicamente para que los Aguilera sigan siendo los mejores privilegiados de las pluris, así de insensata es la política.


A Manuel no le veo ganas de querer ser gobernador, lo veo apagado y veo que está forzando mucho el ánimo de su campaña, empezando por el slogan de campaña elegido por los candidatos de Acción Nacional, en nada ayudan a la campaña de Manuel; ante el muy turbio caso CONCREMAS, empresa de la familia de Manuel beneficiada por la administración pública panista, el lema de campaña “vamos por más” elegido por el PAN, parece ser una parodia y una burla de quererse comer el pastel completo, el “vamos por más”, no es un slogan motivador en una clase política que a nivel nacional está muy bien identificada con la corrupción. Además de esos pequeños detalles, a Manuel le hace falta empuje, le hace falta garra, le hace falta dejar de sonreír tan forzadamente, necesita soltarse más, debe de entender que no está en un día de campo donde ganará fácilmente la elección, tiene que dejar de leer el Diario de Querétaro donde lo ponen 2 a 1 sobre su rival más cercano, tiene, en pocas palabras, que querer ser gobernador; la derrota quizá para Manuel le represente un respiro, quizá el 6 de julio se levante con una nueva sonrisa natural por cerrar este capítulo a pesar de una derrota y quiera empezar una nueva vida alejado de toda la rapiña que ven en él sólo negocios, Manuel necesita cuestionarse, lejos de sus compañías políticas y lejos de las encuestas del Diario de Querétaro, si realmente eso quiere ser, porque si gana la elección, le esperarán 6 años muy difíciles donde tendrá que pagar muchos favores con los que lo pusieron en la silla gubernamental, 6 años donde las familias se destruyen y los falsos amigos aparecen, la derrota sería lo de menos para él, que se preocupen los que le habían apostado todo a su proyecto y a los que les hubiera tenido que cuidar las espaldas durante su mandato.

No hay comentarios: