16 de junio de 2009

Ramón Soto

Escucho decir que los panistas que renuncian a su partido para unirse a la campaña de Pepe Calzada, son personajes sin mayor peso dentro de Acción Nacional, que quizá “en su casa los conocen” o que simplemente, representan nada dentro de la esfera política local. Muchos panistas y comunicadores minimizan estas renuncias y piensan que dentro de Acción Nacional van viento en popa para ganar la gubernatura.

El día de ayer me enteré por Radio Ciudad y Poder de la adhesión de Ramón Soto a la campaña de Pepe Calzada. Si un panista queretano conoce la historia de su partido, deberá conocer el nombre de panistas honestos que picaron piedra para construir una oposición a la maquinaria del PRI; el PAN no existe desde 1997 con la llegada al poder, la historia de Acción Nacional en Querétaro debe recordar a la Sra. Licha Jimenez, al Doctor Morales, al Sr. Adame, a mi fallecido señor padre Rodolfo Muñoz Lámbarri, a Enrique Sánchez Gómez, al maestro Lozada, al Sr. Tomás Maciel, a Ramón Soto entre muchos más.

El PAN de los años ochentas estaba integrado por personas honestas que luchaban por un cambio en el sistema dominado por el PRI, desafortunadamente el PAN no tardó en corromperse, se vendió al mismo sistema político con el objetivo de buscar espacios de poder, muchos abandonaron el partido para reorganizar en aquella frustrada figura del Partido del Foro Democrático, una nueva identidad política con los mismos estatutos de Acción Nacional, muchos otros se quedaron dentro del PAN para seguir luchando desde esa trinchera, entre los panistas honestos que siguieron abanderando al PAN fue Ramón Soto. La historia que hoy tiene Acción Nacional en el poder no es por Garrido, no es por Pancho Domínguez, no es por Ignacio Loyola, no es por Manuel González Valle; la historia del PAN se debe a gente como Ramón que pintaban bardas, que pegaban propaganda con engrudo, que organizó Lomas de Casa Blanca a favor del panismo, que vivió la fuerza en contra de la maquinaria priista que se robaba las elecciones como en 1985. Ramón Soto fue de los panistas que construyeron futuro para el PAN, los panistas que hoy ostentan el poder, mucho le deben a los panistas ochenteros que hicieron cosas honestas por Acción Nacional.

El día de ayer me enteré que Ramón Soto se une a Pepe Calzada; sí los que están con Manuel González Valle querían a un personaje de trascendencia que apoyara a Pepe, ahí tienen a Ramón, muchos se desgarran las vestiduras, lo tachan de traidor, lo tachan de interesado, lo tachan de falto de convicciones, se le echan a la yugular. El abandono de principios de los que hoy buscan el poder por medio del PAN no es de ahora, es de muchos trienios atrás. Los motivos de Ramón son legítimos y defendibles, esto debe de poner a pensar al equipo de González Valle, simular la unidad no les servirá en las urnas, ya no les queda tiempo para calmar las aguas inconformes del panismo; al igual que en 1997, un cúmulo de priistas abandonó el barco para apoyar a Loyola, entre ellos José Ortiz Arana, hermano de Fernando, hoy muchos panistas alzan la voz para manifestarse en contra de la imposición de Manuel para darle continuidad al pésimo gobierno de Garrido.

Espero de todo corazón que la decisión de Ramón sea desinteresada y que si Pepe Calzada llega a la casa de la corregidora, Ramón sepa hacer un justo juicio de su desempeño, que en caso de que Pepe llegue a falla, sepa levantar la misma voz de inconformidad como hoy la levanta contra lo peor del blanquiazul.

No hay comentarios: