15 de julio de 2009

El “AMLO o muerte”, nos llevará a lo segundo.


Soy obradorista al 15 de julio de 2009, al momento en que escribo estas líneas sigo convencido de que México necesita un cambio completo y verdadero en el sistema político y económico, es necesario la renovación completa de nuestra clase política, el Proyecto Alternativo de Nación, el cual AMLO encabeza desde hace más de 5 años, para mí, hoy más que nunca es necesario.


Somos ya de los pocos países de América Latina que no le ha dado una oportunidad a la izquierda para gobernar, aquí la derecha representada por los grandes intereses empresariales y la monopolización de los medios de comunicación, han hecho de la política una gerencia que permite poner a personajes del PRI o del PAN, da igual, a defender los intereses de las minorías más rapaces. Por eso sigo siendo obradorista, porque al día de hoy, no hay quien se atreva a plantear un esquema diferente para la refundación de un nuevo país, a costa incluso, de su mismo capital político.


Hablar ya de Calderón quizá salga sobrando, tres años estuvo acorralado por el lopezobradorismo y ocupado en su guerra contra el narco, y los próximos tres, estará siendo un segundón ante la mayoría priista en la cámara, tendrá que poner todas su fichas, las que le quedan, en Josefina Vázquez Mota para negociar con el PRI las reformas que pudiera llegar a sacar, su margen de negociación es prácticamente nulo, pero ante el esquema PRIAN que funciona desde principios de los noventas, quizá le convenga ser dócil para que el tricolor lleve la agenda. Lamentable.


El priismo por lo pronto ve a Peña Nieto como el próximo presidente, y no sólo el priismo, gran sector del país está con ánimo resignado de ver al copetudo como el próximo, sin tener la visión de que Peña Nieto es el resurgimiento de las mafias políticas priistas que saquearon este país sin ningún decoro. Peña Nieto es un personaje de plástico, creado por la tele democracia, no por méritos propios sino por el empuje de la mafia empresarial y política de México, a todos los que ven a Peña Nieto impecable de pies a cabeza, saliendo en las revistas del corazón, yo les digo que es un personaje que trae un proyecto fuera de la realidad del contexto de lo que México necesita, muy al contrario, hundirá más el barco que trae consigo a 50 millones de pobres y una corrupción inmensa en todos los órganos del estado.


Ahora bien, bajo este panorama, la figura de AMLO me parece trascendental, siempre y cuando no se empeñe en ser el eterno candidato a la presidencia de la república por la izquierda, si el día de hoy 15 de julio, día en que reafirmo mi lopezobradorismo, la izquierda estuviera jugando el papel que está jugando el PRI como mayoría en el congreso, no dudaría en que AMLO tuviera que volver a ser el candidato; sin embargo, hoy el capital político de AMLO está resumido a 6 millones de votos, 9 millones de votos menos que hace tres años. Señores, AMLO tiene el diagnóstico exacto de lo que México necesita, pero también ha llevado su imagen al hartazgo de la gente, por lo que ustedes quieran, por falta de análisis, por ignorancia de las mayorías, porque la gente sólo ve a López Dóriga, por lo que sea, hoy AMLO no tiene el empuje para movilizar a 2 millones de personas como lo hizo el 31 de Julio de 2006 cuando salimos a protestar contra el fraude electoral.


En verdad, quisiera en el 2012, el día de la jornada electoral, ver la asunción de AMLO a la presidencia de México, pero lo dudo, en el 2006 ganamos y nos robamos, pero fueron los propios errores de AMLO y la cerrazón de sus seguidores, entre ellos yo, los responsable de tener hoy el barco de la izquierda en el naufragio, insisto, Ebrard debe de encabezar el proyecto impulsado por el capital político que tiene AMLO, el decir “AMLO o muerte” nos llevará seguramente a lo segundo. En verdad desearía algún día tragarme estas palabras.

No hay comentarios: