17 de julio de 2009

Ni es verde, ni es ecologista…


Recuerdo perfectamente en 1994, la campaña que lanzó el Partido Verde Ecologista de México para la candidatura de uno de sus fundadores, Jorge González Torres, dicha campaña, en excelente estrategia mercadológica dictaba la sentencia “no votes por un político, vota por un ecologista”, campaña exitosa para permitirle al partido mantener su registro y ser parte del absurdo sistema electoral que cobra, con nuestros impuestos, exorbitantes cantidades de dinero que no son fiscalizables.


El partido verde, tuvo un repunte importante en las pasadas elecciones, basados no en lo que podría representar su doctrina ecológica, simplemente por la adaptación de un discurso demagógico, barato y sin argumentos, que fue puesto a la vista de todos por buenos publicistas: “Si el gobierno no te puede dar educación, que te la pague”, “Pena de Muerte a asesinos y secuestradores”, nada sustancial, simplemente la estética de Mayte Perroni como imán para captar el voto joven, un voto que lamentablemente, se ejerce por la influencia de los medios de comunicación y no por un mínimo esfuerzo de análisis político.


Es lamentable que un partido político que tiene cómo “ideólogos” a dos actores de plástico de televisa, llevando el contenido de su doctrina a revistas de chismes del espectáculo y que pregona la noble causa de la ecología promoviendo incongruentemente la pena de muerte, haya tenido un repunte en las preferencias electorales. Sólo en México podríamos ver al que parece ser líder vitalicio del partido verde, Jorge Emilio González “el niño verde”, luciéndose con la gente bonita de este país en corridas de toros. El Partido Verde es el ejemplo claro y conciso de la degradación de nuestro sistema político, un partido que funciona como franquicia en beneficio de la familia González Torres, que hace alianzas simplemente para seguir siendo un lastre para este país. El movimiento ecologista del mundo, tiene un enemigo en México llamada partido verde, un partido corrupto, sin escrúpulos que hoy se posiciona como cuarta fuerza política a costa de la ignorancia de muchos mexicanos.


El partido verde representa una burla a nuestra inteligencia, hay que tener nula capacidad de análisis para ver en ellos algo trascendental para darles un voto, es lamentable que el voto joven en gran parte se fue por el partido verde, por el hecho de tener en su candidaturas a muchos personajes que arrastraban la lengua para hablar y visten Dolce Gabana, jóvenes que piensan que con sembrar arbolitos se es ecologista. El verde es inspirador nato para anular el voto, tan defendible y legítimo ante una clase política que nos ha llevado al hartazgo.


El movimiento ecologista en el mundo, es un movimiento de izquierda, que en Europa está a la vanguardia de las necesidades del planeta; en México el partido verde, está alejado de la noble causa que encabeza Greenpeace por ejemplo, y es parte de la partidocracia absurda que mantiene con carretadas de dinero a personajes siniestros con la bandera de “luchar por alguna causa”. Patrañas.


El partido verde de México, fue expulsado de la asociación internacional de partidos verdes, su causa no es la ecológica, su causa es la de mantener el mismo sistema de aberraciones que les permita tener los privilegios de una clase política que nos está cansando. El verde le echa mucha leña al fuego para engrandecer nuestro hartazgo. Por lo pronto tendrán tres años más de privilegios, para en el 2012 aliarse a la campaña de Peña Nieto y seguir siendo parte de nuestra patraña de país.

No hay comentarios: