26 de agosto de 2009

El candidato del sistema

El mismo ambiente que estamos viviendo en torno a Peña Nieto el día de hoy como seguro futuro Presidente de México, es el mismo ambiente que vivimos durante 2004 y 2005 en torno a la figura de López Obrador. Nada parecía que fuera a derrotar al Peje, luego de salir bien librado y fortalecido del asunto de los video-escándalos y sobre todo, salir agrandado de un lamentable episodio como el desafuero, donde por la mala, se le quería privar de su oportunidad de ser candidato a la Presidencia de la República.

López Obrador estuvo sentando en la silla presidencial hasta las últimas horas del 2 de julio del 2006, donde se empezó a visualizar la operación del sistema político mexicano por logra que no fuera presidente; hablar del fraude es para muchos la razón lógica de lo que pasó realmente, hablar de los errores AMLO durante la campaña presidencial del 2006, es para otros el motivo de su derrota; la combinación de los errores más la maquinaria gubernamental en su contra, es quizá la explicación más sensata de que no lo hayan dejado ser Presidente. Su papel a tres años de la elección presidencial está más definido que nunca, ser la única oposición real a un calderonismo que sigue aplicando las mismas medidas erróneas que están llevando a México al hartazgo generalizado: desempleo, inseguridad, corrupción, pobreza extrema, son los conceptos que han marcado al neoliberalismo mexicano y que en la figura de Calderón se acrecientan de manera exponencial.

Ante tal panorama, es necesario cambiar urgentemente el sistema político y económico del país, y ante la posibilidad de que Peña Nieto sea el próximo Presidente de México, esta necesidad de cambio se ve poco probable; Peña Nieto no representa ser un peligro para el poder económico, muy al contrario, el gobernador del estado de México se convertiría en su candidato natural, prueba de ello es su alianza con Televisa, donde ponen al mexiquense como su producto estelar en sus contenidos noticiosos, Televisa ha hecho de Peña Nieto un candidato que simplemente no tiene rival para el 2012, aunado a este protagonismo, se ve muy cerca al ex presidente Salinas de la figura del mexiquense, lo que indica que es simple y sencillamente el candidato del sistema, sistema que representa todos los males que aquejan al país de años atrás y que con Calderón se recrudecen.

La diferencia entre AMLO y Peña Nieto en sus intenciones presidenciales, es que al primero se le destruyo por su férrea intención de cambiar el sistema económico del país, lo que ponía a temblar a los hombres del dinero de México; con Peña Nieto ese panorama es impensable para los Slim, los Azcárraga, los Salinas Pliego y toda la familia empresarial de México, simplemente buscarán en Peña Nieto a un gerente que si cumpla con las expectativas, no como en el caso de Calderón, que fue su única opción para impedir la llegada de AMLO. A diferencia de los años en los que AMLO parecía invencible, ahora el sistema tiene todo el tiempo del mundo para preparar la candidatura presidencial de Peña Nieto, lo diseñarán al estilo Jurassic Park, donde de un mosquito pudieron reproducir toda una gama de dinosaurios, las nuevas generaciones de lo peor del priismo están por venir, sólo que le midan el agua a los camotes, México ya no está para seguir siendo saqueado por lo peor de sus políticos, el pueblo tendrá que despertar tarde que temprano.

1 comentario:

| m a r c e l a | dijo...

si Argentina despertó, no veo por qué México no, aunque sería bueno q fuera antes del último saqueo