13 de agosto de 2009

El shock financiero, el futuro inmediato… (borrador)


Agustín Carstens, secretario de Hacienda, pronostica que para lo que resta del año y para el 2010, el país enfrentará un faltante de 780 mil millones de pesos; tuvo la brillante idea de bautizar el problema como un “shock financiero”, contradiciendo un tanto la postura de Felipe Calderón de que lo peor de la crisis ya había pasado.

Entre el optimismo de uno y el negro panorama que visualiza el otro, el país tiene la dosis exacta para amortiguar la difícil situación económica por la que atraviesa el país, haber ganado 2 a 1 a los Estados Unidos en el hexagonal que nos llevará al próximo mundial. Ya bastantes problemas tiene el gobierno para todavía soportar el hartazgo de la gente ante lo que hubiera sido una derrota.

Del futbol regreso a lo económico político. El famoso shock financiero vendrá a pegar directamente en los programas sociales, programas que al final de cuentas en poco ayudan, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en los dos primeros años que Calderón estuvo el número de pobres aumentó de 44 a 50 millones de pobres, lo que pienso yo, es que algo se sigue haciendo mal.

El gobierno no puede justificar el fracaso de su política económica en el problema de la crisis financiera mundial; la diferencia entre el gobierno de Fox y de Calderón, fue simplemente la suerte, Fox contó con precios del petróleo altísimo, con un histórico envío de remesas, Calderón carece al día de hoy de estos dos factores; sin embargo, tanto con Fox como con Calderón, la poca productividad del país es la misma, aunado el creciente desempleo generado en el sexenio actual. No sólo es el problema de la poca productividad, aunado a todo el negro panorama, sale a la luz pública el dato de que los ministros de la corte, ganan 4 millones de pesos al año, lo que viene a ser una verdadera burla para un pueblo como el mexicano que vive día a día la difícil situación.

La combinación de la situación económica con la insensatez de nuestros gobernantes, han llevado a este país a ese “shock financiero” que anuncia Carstens, no es posible en cualquier lógica tener un esquema tan injusto con un pueblo empobrecido y con una alta burocracia viviendo en la zozobra, en el caso de los ministros de la corte, el problema es mayor, ya que nuestro sistema de impartición de justicia, es deficiente y lleno de privilegios para unos cuantos, lo que concluye en una impunidad tremenda.

Ante el futuro inmediato al que nos prepara el secretario de Hacienda, no es fácil tomar una decisión como nación; el problema de fondo, es seguir soportando un sistema lleno de injusticias, este sistema representado en el calderonismo y que es la continuidad del neoliberalismo que ha sido un lastre para México, no aguantará mucho… Más pobres, menos empleo y menor calidad de vida, significa seguirle echando leña al hartazgo de la gente. Insisto, es urgente cambiar el sistema económico de México.

No hay comentarios: