15 de septiembre de 2009

Viva México…

Empieza la cuenta regresiva para lo que será el festejo de los 100 años de la revolución y 200 años de la independencia de México, un festejo impregnado más que nada de marketing, el 2010 será un festejo obligatorio más que ser un festejo en el cual podamos demostrar el progreso de nuestra nación. Bien se podrían festejar los 10 primeros años de un cambio trascendental, pero no. En el 2010 festejaremos los 200 y los 100 por inercia, por el hecho de que sería peor no hacerlo. El motivo es la fiesta, las serpentinas tricolores, las noches mexicanas, nuestros atuendos de charros y adelitas, las kermeses con antojitos mexicanos, la cotidianidad de cada año. En el festejo meteremos debajo del tapete, la corrupción, la pobreza, el crimen y el hambre de todo un país, por un momento nos olvidaremos de lo que es realmente México a 200 años de habernos independizado y haber formado una república y a 100 de haber dado supuestamente un giro en la estructura social tan injusta que estaba implementada con el porfiriato.

Los 100 y los 200 bien podrían servir más que para festejar, para cuestionar nuestra naturaleza política actual, nuestro orden social y nuestra política económica. La combinación de estos factores dan como resultado millones de pobres y miles de injusticias en la distribución de la riqueza, dan como resultado instituciones corruptas destinadas a proteger a la clase dominante, todas las circunstancias para un estallido al igual que hace 200 y 100 años, todas las circunstancias que se resumen en el hartazgo de la gente.

Pero bueno, falta exactamente un año para ver al Presidente Calderón enloquecer con el grito de los 200 años, argumentando o inventando un país que no es, tendremos durante este trance, un país al borde del colapso económico y un gobierno impulsando medidas anti populares para echarle más leña al fuego.

El día de hoy, a un año de festejar los 200 años de la independencia, el congreso discute un supuesto nuevo impuesto que quieren aplicar, un impuesto del 2% que supuestamente iría destinado a la pobreza. Los gobernantes siguen pensando que con más impuestos se soluciona el problema económico de México, cuando no han mirado las inmensas fugas de dinero que se escapan por el lastre de la corrupción, pero que a la vez no están dispuestos a parar porque políticamente no les conviene, no estarían dispuesto a ponerle un alto por decir unos pequeñísimos ejemplos, los privilegios de Elba Esther Gordillo o el sindicato de Petróleos Mexicanos, no estarían dispuestos a reducir abruptamente la carísima burocracia mexicana, no estarían dispuestos en pocas palabras, a hacer una verdadera reforma del estado para reinventar este país.

Hoy México festejará los 199 años, con el mismo folklor de siempre, con la euforia de todos los años, viendo el desgaste de garganta de Felipe Calderón gritando viva México, con energía desbordada para impregnar entusiasmo a un pueblo que tendrá que enfrentar un años difícil, para llegar a festejar los 200.

No hay comentarios: