17 de diciembre de 2009

Arturo Beltrán Leyva


Para los que somos opositores a la guerra contra el narcotráfico que emprendió Felipe Calderón hace 3 años, como estrategia para legitimar su dudoso arribo a la presidencia de México, no podemos pensar que la muerte de Beltrán Leyva sea parte del éxito que presume el embajador de los Estados Unidos en nuestro país, muy sencillo, el cártel del golfo entrará en inestabilidad por la muerte de su líder, sin embargo, el cártel necesitará de tiempo para reordenar su cúpula interna y dejar un sucesor del fallecido capo.


El embajador de los Estados Unidos declaró que “el aumento de la violencia en México se debe en parte a los resultados, el éxito y la presión que se ejerce contra los narcotraficantes”, queriéndonos decir entre líneas que esto va para largo y que veamos la inestabilidad en materia de seguridad como algo necesario para encontrar la tranquilidad, semejante declaración es para mi una aberración del representante de un gobierno que no se ha hecho responsable de la parte que le toca en materia de tráfico de narcóticos.


Los Estados Unidos tienen una obsesión en la lucha contra el narcotráfico, sin hacer su parte, sin hacer efectivas sus fronteras inteligentes, sus satélites, su inteligencia gubernamental, simplemente dejan pasar la droga echándole la culpa a México sobre la tragedia de que tengan una sociedad inundada en el consumo de drogas, para los Estados Unidos el problema no es el consumo, sino el tráfico de estupefacientes, pensando que con acabar con el narcotráfico es la solución a tan complejo problema.


Regresando al tema de la muerte de Beltrán Leyva, el gobierno calderonista desplegará una tremenda campaña mediática para justificar esta guerra y estará de fiesta por el supuesto éxito de dicha guerra, sin tomar en cuenta que debajo de Leyva y de todo la estructura de los cárteles en México, se encuentran cerca de medio millón de involucrados en este negocio, así que el que debe de estar feliz por la muerte de Beltrán Leyva no debe ser precisamente el gobierno ni los mexicanos, sino el mismo Chapo Guzmán que ve aniquilado a su principal competidor.


La guerra contra el narcotráfico, se gana no con las balas sino con atacar la estructura financiera de los narcotraficantes, el día que el gobierno identifique las rutas del lavado de dinero y tenga facultada para congelar ese dinero, ese día se dará un verdadero golpe a las organizaciones delictivas, pero no se hacer porque una parte de ese dinero va a parar directamente a personajes responsables de la seguridad en el país, que por lo tanto prefieren seguir echando balas y simulando que se hace algo, en vez de arrancar el problema de raíz.


La muerte de Beltrán Leyva simboliza un cambio generacional en el cártel del golfo, sin embargo no significa el fin de dicha organización, hay que ver que este tumor fue extirpado, sin embargo, la metástasis del narco en México seguirá operando, es por ello más que festejar independientemente del importante golpe, debería el gobierno reorientar la estrategia, quizá el gobierno pelée contra algo que no quiere acabar, debido a que el narco en México tiene un circulante de 40 mil millones de dólares al año, posicionándose como la segunda entrada de remesas al país, desplazando a las que envían nuestros connacionales del norte.

1 comentario:

| m a r c e l a | dijo...

pero por supuesto que no les interesa ganarle la guerra al narco, si también les sirve de pretexto para tener al ejército en zonas q nada tienen q ver con el narco y mantener amenazados y controlados a los indígenas organizados en defensa de sus derechos económicos, sociales y culturales!!...

buena entrada dany, un abrazo