8 de diciembre de 2009

El AMLO que no sale en la TV


De un tiempo para acá me he desencantado del movimiento de López Obrador, de lo que representaba la convención nacional democrática y posteriormente el movimiento nacional en defensa de la economía popular, el petróleo y la soberanía. Soy un ciudadano que después del 2006, rara vez veo los noticieros de Televisa y TV Azteca, no los veo por la poca o nula imparcialidad con la que nos dan a conocer la situación del país.

Después de alejarme del movimiento obradorista, comencé a visualizar que el cambio del país no se va dar por la vía política, ni económica, ni en nuevas formas de reestructuración del estado mexicano, basado en un frase de Mahatma Gandhi comprendí que el camino era otro, Gandhi nos dice que “No se nos otorgará la libertad externa más que en la medida exacta en que hayamos sabido, en un momento determinado, desarrollar nuestra libertad interna.” Luego fui a casa Tibet y conocí un poco del budismo, espero en un tiempo bajo mi propia visión cristiana de la vida, poder aprender algo de esta magnifica filosofía de vida, por eso la política en la forma tradicional en la que la vivimos, y en especial en la forma en que la lleva a la práctica AMLO, es un desgastante esfuerzo.

Sin embargo, siempre admiraré el esfuerzo del tabasqueño por querer cambiar la realidad social de este país, siempre he dicho que AMLO tiene el discurso exacto de lo que este país necesita, pero no tiene una adecuada estrategia; muchas veces sus formas son de choque y bajo la perspectiva de buscar primero la libertad interior y buscar la conciencia del pueblo, AMLO no trata de erradicar el enajenamiento de la sociedad, el zócalo lleno sería maravilloso si tuviéramos al mismo tiempo una sociedad que le supiera dar lectura a su proyecto, pero el zócalo lleno no representa un entendimiento generalizado hacia las formas de querer cambiar este país.

Sin embargo, hoy leyendo La Jornada, me encontré con una espectacular reseña de López Obrador sobre el estado de Oaxaca, me impresionó la sensibilidad del político que encuentra la verdadera razón de su lucha, el político que ha recopilado las necesidades ancestrales de un país victima en gran medida de la insensatez de sus gobernantes y de la emanación de sus instituciones; el texto titulado Un viaje al corazón del México Profundo II/ IV narra la situación social del estado de Oxaca, en las línea del texto, no se ve a un López Obrador desquiciado por el poder, se lee el texto de un estadista que sabe la triste realidad del mismo México por el que por poner un ejemplo, luchó Zapata.

El texto es prueba fehaciente de la visión de un hombre que no tiene mayor intención que cambiar la triste realidad de este país, quizá es la visión de un soñador, el AMLO que escribe está por encima de los choques partidistas, del frankenstein llamado Juanito que creo, está por encima del desprestigio de las televisoras, esta por encima de lo cansado que tiene a la gente, el texto muestra el AMLO humano que va mas allá de querer sentarse en la silla presidencial, el texto muestra la raíz de un proyecto que los gobiernos neoliberales jamás han querido poner en su agenda, va más allá de derechas e izquierdas, el texto nos muestra a un luchador social más que aún político.
El problema social de México debería ser la prioridad del estado, se ha hecho una opinión generalizada que el uso de los recursos para la ayuda de la gente es populismo, o que es simplemente tirar el dinero a la basura, las grandes necesidades de este país, no se resuelven con ineficientes reformas fiscales, ni con luchas sindicalistas; sería aventurado decir una solución, no la tengo en verdad, pero lo que si sé es que el actual sistema político y económico no tiene ni por equivocación la forma de hacer que este país se un poco más igualitario, debo decir que sigo pensando en esa liberación interior, más me convenzo de la insensatez de la forma de hacer política en México, al poder hay que quitarle poder. Tristemente el AMLO del texto, es el AMLO que no vemos en los noticieros, la realidad es que el AMLO del México profundo es quizá el verdadero AMLO, el hombre que quizá muera en el intento de querer cambiar a México.

No hay comentarios: