21 de mayo de 2010

Caso Paulette, Peña Nieto…


Escribir acerca del caso Paulette lo consideré innecesario en su momento, toda la cobertura mediática que se le dio, fue para mí, una cortina de humo para hacer que nos concentráramos en el morbo y el amarillismo de un caso lleno de cuestionamientos y distraernos de lo realmente importante. Las pláticas con los amigos, las sobremesas, el chisme en general se centraba en ver quien creíamos que había matado a la niña Paulette, luego vino lo de los hermanos Almanza Salazar a principios de abril y nadie dijo nada, niños que murieron a manos de soldados del ejército mexicano y que pasaron desapercibidos por el caso Paulette.


No tenía la cronología del tiempo en torno al suceso de la niña muerta, sabía lo que leía en los encabezados de los periódicos, lo que alcanzaba a escuchar en el radio y lo que me llegaba por internet, no faltaban los grupos de Facebook que se concentraron en atacar a los padres de Paulette. Muchos sabían mucho en torno al caso por la excesiva cobertura y otros como yo no sabíamos nada, pero creo que todos en general sabíamos muy poco, a pesar de la cobertura, no supimos y no sabremos quién mató a la niña. Las autoridades hoy declararon que fue un accidente, hoy considero que hay mucho que escribir, sin concentrarme en el linchamiento público que se hizo contra sus padres, hoy el linchamiento debe ser de conciencia contra la pésima procuración de justicia, contra Bazbaz y contra el peñanietismo.


Podemos decir que Bazbaz es el nuevo Pablo Chapa Bezanilla, aquel fiscal que armó todo le show en torno a la muerte de Muñoz Rocha, recordarán que supuestamente una vidente apodada “la paca”, dio con el lugar donde supuestamente estaba enterrado Muñoz, supuesto asesino de José Francisco Ruiz Massieu.


En 10 minutos de conferencia de prensa, el procurador de justicia del Estado de México, construyó el monumento al cinismo, dijo que la muerte de Paulette fue un accidente; sin permitir preguntas a los medios de comunicación, argumentó en 8 puntos el cómo fue que llegó a determinar que no fue un crimen. Lo que todos creemos imposible, quizá aberrante, quizá una burla, el hecho de que la niña fue encontrada entre el colchón y la cama 4 ó 5 días después, Bazbaz lo derrumbó en tan sólo 10 minutos, como quizá también derrumbó las aspiraciones presidenciales de Peña Nieto.


A partir de hoy, el gobernador del Estado de México no podrá ser desligado del caso de la niña muerta, aunque el parapeto será el procurador Bazbaz, Peña Nieto recibirá un tremendo golpe en su cuidada pero débil imagen, más allá del turbio perfil que Peña Nieto representa en la política mexicana, perfil ligado a la mafia política salinista, el grupo Atlacomulco y las corruptelas de Arturo Montiel, el caso de Paulette será un estigma constante en sus aspiraciones presidenciales conjuntamente con la rara muerte de su esposa, hay elementos suficientes para impedir que Peña Nieto no sea presidente, más allá de los argumentos que den muchos, entre ellos Televisa, para defender su imagen, no podemos dejar pasar que Peña Nieto se haya convertido en un espectador inmóvil, de la injusticia cometida en el caso Paulette, se demuestra una vez más que su figura de estadista que le quieren fincar, está cimentada en alfileres y que esta, tarde que temprano se derrumbará, ni una boda de ensueño con la gaviota lo salvará, Peña Nieto no debe ser presidente, Peña Nieto no debe pasar en el 2012.

1 comentario:

Carlos dijo...

Lo siento Daniel, pero dicen que en el 2012 se acaba el mundo, así que sí, Peña Nieto puede ser el presidente...