30 de agosto de 2010

El cuarto informe de gobierno


La antesala del cuarto informe de gobierno de Felipe Calderón, fue una cruel matanza que se propinó contra migrantes centro y sudamericanos en San Fernando Tamaulipas. Calderón no tiene ningún argumento sostenible para hablar de éxito en su cuarto informe, simplemente nos bombardeará con spots televisivos que hablan de las maravillas del México calderonista; en términos generales, se impondrá como siempre el poder de los medios a las realidades del país.


Durante años, el informe de gobierno fue un patético acto de egocentrismo en la era de los gobiernos priistas; tiempo después, se convirtió en un paredón para el presidente en turno, a partir de un reclamo airado de Porfirio Muñoz Ledo a Miguel de la Madrid en el año de 1988 a causa del fraude electoral salinista. Al día de hoy, los informes de gobierno son un infomercial en cadena nacional desde que Vicente Fox fue impedido de dar su último informe de gobierno en 2006, por culpa de su intromisión en el proceso electoral de ese año.


Por lógica, vemos como imposible que Felipe Calderón se pare ante el Congreso de la Unión a dar cuentas de su gobierno, y más cuando ha llevado este país al límite de la descomposición social. La matanza perpetrada contra 72 migrantes y que puso a México en el ojo del huracán en el ámbito internacional, es el reflejo exacto de esa descomposición. Los mexicanos habíamos pensado que el año de 1994, a causa del levantamiento armado de Chiapas, los asesinatos de Colosio y Ruiz Massieu y la crisis económica de diciembre, había sido el año de mayor crisis política y social en nuestro país, pero a 16 años de que comenzó el derrumbamiento del sistema político encabezado por el PRI, y a 10 años de la supuesta democracia que caracteriza la vida política de México, este país vive la peor crisis de toda su historia, crisis que demuestra que el cambio en el sistema político, económico y social de México es impostergable.


La matanza en Tamaulipas de los 72 migrantes, no sólo es una muestra más de la violencia en nuestro país, es una muestra del poderío del crimen y del nivel en el que se encuentra; si nos causaba repulsión cuando en medio oriente un talibán decapitaba a un periodista y la escena recorría el mundo, hoy México causa repulsión a la comunidad internacional por los hechos que están sucediendo en nuestro territorios, ¿con qué cara el gobierno mexicano sería capaz de pedir respeto por los indocumentados que se encuentran en Estados Unidos y que son víctimas del racismo de un estado como Arizona?


Si la situación actual de México la discutíamos entre mexicanos, este suceso ha creado una opinión negativa de nuestro país ante los ojos del mundo, el crimen había rebasado hace mucho al estado, ahora rebasó las fronteras y las condenas internacionales no se harán esperar, el calderonismo como una prolongación del neoliberalismo en México, demuestra lo mal que se están haciendo las cosas. En México es muy fácil moldear la información en torno al crimen y la situación social, económica y política; pero en el ámbito internacional, la descalificación total hacia nuestro país, para mala fortuna del sistema, no se puede manejar. Creo que sería más viable y con el acceso a las tecnologías, enterarnos de nuestro México a través de los medios internacionales.


El cuarto informe de gobierno en formato de alta definición que vamos a poder "disfrutar" en los medios electrónicos de comunicación, nos va mostrar ese México que no existe, el México que emprendió una guerra contra el crimen en un país habitado en su mayoría por pacifistas, nos va mostrar las cifras del calderonismo, que hablaran de buena infraestructura, buena salud, buena educación y que en la realidad 60 millones de mexicanos están alejados de esos privilegios, Calderón dará su antepenúltimo informe en un clima de violencia desbordado, y centrará los párrafos de ese documento en justificar su guerra, en tratar de convencernos de que va para largo y que lo que sucede en el país, como lo de Tamaulipas, son meramente daños colaterales.


El cuarto informe de Calderón será un trámite obligatorio, un empastado de datos fríos que se protocolizarán por medio de la televisión, datos que serán una irresponsabilidad lanzarlos al aire si no se toma en cuenta la magnitud del problema que es México, ya que el optimismo desbordado nos causará un legítimo malestar ante la realidad que se vive y que no es para echar las campana al vuelo.

Iglesia Estado...


Trato de entender las muchas aberraciones cometidas por la iglesia católica a lo largo de su historia como parte de un proceso de evolución de la raza humana. No es que quiera decir que se tenía que vivir la santa inquisición para darnos cuenta de la estupidez que se cometía, pero ante una época donde no había forma de darle explicación a las cosas, el pensar que todo venía de Dios me parece lógico, si alguien de repente moría de la nada, tenía una enfermedad mortal o en general, vivía alguna tragedia, pues no había más explicación que la de pensar que el “Todo Poderoso” era el responsable de tal castigo.


Hay un juicio meramente histórico hecho contra los crímenes de la iglesia católica, es absurdo desgastarnos el alma para tratar de hacer justicia por crímenes de hace 500 años, cuando hoy, no se tiene la capacidad legal de poder juzgar los crímenes recientes como los miles de casos de pederastia dentro de la iglesia, y cuando hablo de incapacidad legal, me refiero al debilitamiento del estado ante el poderío de la iglesia católica, que combinado con el poder económico de devotos empresarios, dejamos al estado como un ridículo ente sometido ante los intereses de unos cuantos que tratan de imponer su visión cósmica de la naturaleza humana, insistiendo en santificar los muros derruidos de los templos, santificando las palabras subjetivas de los ministros de la iglesia y aprovechándose de la ignorancia de la gente. Cabe recordar el caso de los primeros ex legionarios que en 1997, en entrevista con Ciro Gómez Leyva en el desaparecido CNI Canal 40, denunciaron los abusos sexuales de Marcial Maciel, lo que le costó a la televisora todo el patrocinio de Bimbo por órdenes del ultraconservador Lorenzo Servitje.


El debate nuevamente está en puerta en torno a la relación iglesia - estado, el tema de los matrimonios entre personas del mismo sexo y el derecho a la adopción por parte de éstos, levantaron las voces más ultraconservadoras del clero para desgarrarse las vestiduras en torno a un tema de carácter meramente legal. Si bien es claro, todos tenemos prejuicios de las cosas, la tolerancia y el respeto a la integridad humana es una parte esencial del buen funcionamiento de la sociedad, una pareja del mismo sexo capaz de educar y hacer gente de bien a otro ser humano, no tendría por qué ser visto como una aberración; sin embargo, la iglesia alza nuevamente la voz, no como una institución que opina respetando el parecer de la gente, sino como una colectividad intolerante que, en palabras del cardenal Juan Sandoval Íñiguez y portavoz del amor de Cristo, catalogó vulgarmente como “maricones” a las parejas del mismo sexo que tienen el deseo de adoptar, declaración lamentable y vergonzosa tratándose de un ministro de la Iglesia Católica.


Soy partidario de que la iglesia opine, todos tenemos el derecho de expresar lo que pensamos, sin embargo, el clero debe de entender que su papel dentro de la sociedad es guiar espiritualmente a los que practican la religión católica y no lo es, tratar de imponer a la sociedad en su conjunto preceptos morales los cuales son considerados por ellos como verdad absoluta, tratando, utilizando su investidura, de legislar dentro de un país que desde hace muchos años, aunque no parezca o sólo sea por encimita, es considerado como un estado laico. La Iglesia debe de entender su papel en la sociedad y que en pleno siglo XXI, no pueden existir más anunciamientos públicos de intolerancia contra aquellas acciones y estilos de vida que ellos consideran incorrectos.


Es indudable, que la Iglesia Católica debe reformarse y colocarse a la altura de las necesidades del ser humano. En un mundo tan complejo y con tanta problemática política, social y económica, como seres humanos esperamos encontrar una trascendencia espiritual y no un cúmulo de regaños que parecen de la edad media.


Este nuevo episodio de la eterna lucha entre Iglesia y Estado, cuyos papeles protagónicos son encarnados por Marcelo Ebrard y Sandoval Iñiguez, ha causado polémica ya que, desde el inicio de su gobierno, Marcelo Ebrard ha impulsado políticas muy liberales, mismas que la izquierda mexicana jamás pudo conseguir en el tiempo que ésta lleva de existir. Hacia el interior de la llamada izquierda mexicana, podemos observar la corriente que representan tanto Marcelo Ebrard como Andrés Manuel López Obrador. Por un lado, AMLO viene promoviendo un modelo económico diferente; sin embargo, como gobernante de la Ciudad de México nunca le entre al debate de temas como el aborto, las drogas, los matrimonios gay, entre otros tantos. Por lo anterior, AMLO podría ser catalogado por muchos, como un conservador del closet. Por otro lado, Marcelo Ebrard, quien cuenta con el apoyo de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, ha puesto sobre la mesa dichos temas logrando convertir en ley, lo que para la clase conservadora de México es un sacrilegio: abortar de manera legal, la permisión jurídica para efectuarse matrimonios entre homosexuales y la adopción de infantes para estas parejas.


Los logros de Marcelo, son un mensaje abierto a la izquierda mexicana para conseguir captar la atención respecto al proyecto que tiene que ofrecer con miras a participar en el proceso electoral de 2012. Sería ridículo pensar que a Ebrard no le motivaría vivir en Los Pinos, por lo mismo, éstas son sus formas, su estrategia; sin embargo, es una realidad que a pesar de los reflectores hacia su persona, Andrés Manuel tiene ya mucho camino recorrido.

25 de agosto de 2010

PREDANIELOPSKI - Moralmente es indestructible


Este artículo lo escribí el 19 de mayo de 2004 según la fecha que marca el archivo de word, lo escribí cuando el efecto de los video escandalos tuvo un rotundo fracaso para acabar con la carrera presidencial de AMLO... este artículo es un verdadero tesoro para un servidor, escrito 4 años antes de que existiera este blog sin que nadie lo conociera, quizá escrito como una reflexión personal que ahora comparto con ustedes....
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Desde el caso de “nico el superchofer”, hasta hace un par de días que se tomó la torpe decisión de comenzar el proceso de desafuero de López Obrador, se empieza a demostrar que la arrogante frase del tabasqueño era cierta, (Políticamente soy indestructible); pero en esta historieta política no siempre ganan los héroes sino que aquí se utilizan las más viles armas para vencer al enemigo y en vista que el desprestigio no sirvió para bajar la popularidad de Andrés Manuel López Obrador se optará ahora si, por darlo por muerto, ¿cómo? Con ese juicio que comenzará en su contra, no por un asesinato, ni por robo, ni por corrupto, sino por el único delito de estar arriba en las encuestas.

En la historia que más recuerdo del México de los últimos años, hemos visto cientos de personajes que han hecho del dinero de nuestros impuestos su modo de vida; sin embargo, protegidos por el poder de los años priistas nunca se procedía en su contra, al contrario, se les daba protección y se les garantizaba impunidad.

No hace mucho tiempo nos dimos cuenta que el gobierno de Vicente Fox, no iba hacer nada por acabar con eso, se les perdonó la vida a los responsables del Pemexgate y con más lógica se les perdonó la vida a los responsables de amigos de Fox, aquellos delincuentes electorales perfumados de las más elegantes fragancias y acompañado del cache de la ultraderecha, delincuentes de cache, pero delincuentes al fin; no como Bejarano, que de la forma más vulgar, lo agarraron con las manos en la masa.

Todos los partidos representan lo mismo, PRI, PAN y PRD han demostrado que velan por los intereses de unos cuantos, lo que si esta claro también es que López Obrador ha sabido mantener un línea y que la fuerza que ha agarrado podría culminar en un levantamiento de los que menos tienen, políticamente ese proceso de desafuero lo hace destructible, pero moralmente lo sigue haciendo indestructible, al ser el único político de las grandes esferas del poder que pasara por ese proceso y que además le impedirá ser candidato. Esto lo hace estar muy por arriba del Fox del 2000 que acabaría con todas las mañas del sistema y que más que acabarlas las reforzó con el uso ilegítimo del poder. Fox, Creel, Derbez y todo el resto de su torpe gabinete han favorecido la figura de López Obrador, en una parte porque López Obrador ha demostrado ser talentoso y en otra porque aquellos, los del gobierno federal han demostrado ser unos inútiles que cuidan los intereses de unos cuantos.

El poder no puede ser monopolizado por la ultraderecha, que no se les olvide que el péndulo viene hacia la izquierda, que acepten su fracaso de gobierno y que dejen gobernar y prosperar los proyectos que la ciudadanía quiere, no es que López Obrador lo quiera, es que las encuestas demuestran que se quiere a López Obrador en la presidencia y que ese proceso que lo imposibilitaría ser candidato comenzaría a despertar la conciencia de muchos, ojalá incluya la conciencia de la clase media para que salga a tomar las calles y demuestre que es pensante y capaz de hacer valer su volunta.



22 de agosto de 2010

Bicentenario…


Bicentenario es la palabra del año, analgésico perfecto para un país que carece de la sustancia activa de dicho acontecimiento… libertad. Tuve chance de empaparme del protocolo del festejo, la semana pasada fui a la exposición en pantalla gigante de la historia de México que recorre todo el país, que no es más que un resumen ejecutivo de nuestros libros de historia de la SEP que nos daban en la primaria, historia convertida a superproducción “holibudense” que aglomera a un país que añora ser lo que aparenta.


Comencé a vivir el festejo del Bicentenario, ajeno al sentir de los presentes en la proyección de la mega pantalla; cuando Pepe Aguilar canta a capela “México lindo y querido” volteé a ver a mi alrededor y me encontré a un señor como de sesenta años que con ojos cerrados cantaba la canción con bastante sentimiento, sentimiento que por más que busqué dentro de mi no encontré, haciéndome sentir un antipatriota con causa, recordando aquel gol de chicharito contra Francia en el mundial pasado y que los asistentes al bar donde estaba viendo el partido gritaron a todo pulmón y que yo simplemente aplaudí, sin sentirme más mexicano que un minuto antes… México no me mueve con caras pintadas y playeras verdes, simplemente no creo en el México Bicentenario que sangra la desgracia de su historia contemporánea.



El país tiene el escenario exacto para festejar la revolución con otra revolución: pobreza extrema, crimen organizado, corrupción, desigualdad exorbitante, políticos nefastos; todo un cúmulo de ingredientes para que llegue algo que eche la chispa para prender la gasolina de la que estamos bañados.



Aunque el Bicentenario parezca el pretexto exacto para que el gobierno calderonista salga bien librado este año, bien pudiera ser el 20 de noviembre por ejemplo, la fecha simbólica para que en este país pase algo, al estilo del 1 de enero de 1994, cuando el símbolo salinista del primer mundo mexicano, el TLC, tenía hora y cacho de haber arrancado, salió la noble expresión zapatista, que después el sub-comandante Marcos pervirtió en un movimiento personal por el cual se pudieran vender playeras con su rostro. En fin, aquel 1 de enero de 1994 fue fecha simbólica para una lucha legítima, y si de luchas legítimas hablamos, 16 años después las luchas que este país podría encausar parecen no caducar; vivir en una democracia ficticia, con pobreza en todos los semáforos de México, tener un país secuestrado por una oligarquía, tener una clase política omnipotente que desprecia a sus gobernados, vivir en la impunidad total donde la cárcel solo la pisan los pobres, vivir rodeados de delincuentes de cuello blanco que se ostentan como diputados, senadores o gobernadores, tener un sistema de justicia al servicio de los poderosos, vivir en un país sin educación y todo lo que le queramos agregar, todo esto, en paquete, podrían ser las causas exactas para echarle agua a la polvora que estallará los cuetes el 16 de septiembre, razonando que no tenemos nada que festejar, que muy al contrario, sería necesario que saliera un loco por ahí a tratar de ajustar cuentas con el bicentenario y el centenario.



México tendrá su festejo oficial del Bicentenario, festejo organizado por los que en una representación teatral de este lindo México pudieran caracterizar a Victoriano Huerta, Porfirio Díaz, Agustín de Iturbide, Santa Ana, o cualquier anti héroe de nuestra historia; México tendrá Bicentenario, con muchos cuetes y mucho tequila, muchos gritos y muchos comerciales en televisión, para despertar la mañana siguiente con que sigue sin haber justicia en el caso de la guardería ABC.

13 de agosto de 2010

El PRI y el 2012


Es cierto que el PRI cerró un círculo el 2 de Julio de 2006, cuando con sonrisa forzada, Mariano Palacios Alcocer y Roberto Madrazo Pintado especulaban con el resultado electoral del que no eran protagonistas. El papel que jugaron en ese año electoral fue inteligente, no tenían nada que ganar así que fueron institucionales y aceptaron su indiscutible tercer lugar pero avalaron, en pleno conflicto post electoral, la figura presidencial de Felipe Calderón Hinojosa. A partir de ese momento, los años que siguieron fueron para el PRI de triunfos electorales, tuvieron un resurgimiento y posicionaron nuevos actores políticos.


Acción Nacional perdió en el transcurso de 2 años, 2 millones de votos después de la elección federal de 2006 en 21 procesos electorales, desde las elecciones a gobernador en Tabasco y Chiapas, mismas que fueron en pleno conflicto post electoral del 2006, hasta las últimas elecciones locales de 2008. El PRI se fue posicionando y la izquierda, perdida en sus conflictos internos, fue perdiendo el capital ganado con López Obrador.


En 2009 fueron las elecciones intermedias del calderonismo, una prueba de fuego, una especie de examen donde por medio de las urnas manifestaríamos nuestro estado de ánimo político. Los rumbos de acción nacional eran llevados por Germán Martínez y para esta instancia, Beatriz Paredes comandaba las filas del priismo, más allá del talento político de Beatriz Paredes, fue la arrogancia y la falta de visión política de Martínez lo que hicieron que Acción Nacional sufriera un serio descalabro. El 2009 no pudo ser peor para el PAN y las miras políticas del PRI empezaban a voltear al 2012. El año pasado significó para el PRI un reposicionamiento en la esfera electoral; obtuvo 12.5 millones de votos y lo posicionó como primera fuerza política del país, teniendo el control de la cámara de diputados con 237 curules, seguido por Acción Nacional que tiene 143. Ese año igualmente, ganó las gubernaturas de Campeche, Colima, Nuevo León, San Luis Potosí y Querétaro, perdiendo la de Sonora debido a los excesos de Eduardo Bours y por la tragedia de la guardería ABC.


El 2010 no podría ser mejor para el PRI, ganando todo y con una opinión pública generalizada de que para el 2012 regresarían nuevamente a Los Pinos. Sin embargo, este año se disputarían importantes gubernaturas en el país, el PRI tenía que ir por el carro completo y demostrar su experiencia en organización y movilización política.


Ahora bien, tuvieron un cómodo 2010 pero con fuertes descalabros políticos, me refiero simplemente a las tres gubernaturas que perdieron: Oaxaca, Puebla y Sinaloa, aunque ellos argumentan que ganaron, lo que en números es cierto, pienso que el 2009 fue para el priismo el tope máximo a lo que podían aspirar, el 2010 fue de victorias pero de históricas derrotas considerando los tres estados que perdieron.


Si bien es cierto que el PRI parece venir con todo para las elecciones federales del 2012, que Acción Nacional no tiene buenas cartas para lanzar a la presidencia y que a la izquierda de López Obrador quizá no le alcance para ganar, más allá de eso, el PRI es más vulnerable de lo que parece, 4 años de resultados favorables no significan un suave ascenso a la presidencia, hay factores importantes por analizar.


Primeramente, las derrotas de Oaxaca y Puebla, significaron pegarle al priismo más demagógico y corrupto, se da por la organización política de Acción Nacional y el PRD para hacer una alianza que pudiera ganarle al PRI, la unión hizo la fuerza y lograron triunfos históricos en estas entidades, demostrando que la organización ciudadana tiene cabida en el actual sistema político. Aunque parecieran agua y aceite, PRD y PAN lograron lo que muchos pensaban imposible, sacar a Ulises Ruiz de Oaxaca y a Mario Marín de Puebla.


Con las derrotas electorales en Puebla, Oaxaca y Sinaloa, el PRI demuestra que no ha regresado como el ave fénix, sino que es muy vulnerable y lo será más cuando la ambición política empiece a ser insoportable en la cabeza de los presidenciables. Quien diga que Peña Nieto es casi el candidato, pienso que está equivocado, es el que más reflector tiene pero el que más vulnerable es de todos los nombres que se pueden mencionar, una alianza entre Acción Nacional y el PRD en el Estado de México serían un reto importante para el peñanietismo, si el PRI pierde el Estado de México en 2011, sería prácticamente la sentencia de muerte al golden boy. Sabiendo conjugar los escándalos que hay en torno a su figura, una buena organización política y sobretodo, organización ciudadana, el PRI pierde el “edomex” y con ello, pierde a su gallo mejor posicionado.


Por otra parte, cualquiera de los posibles candidatos a la presidencia por parte del PRI, estarán ligados al poder económico de este país, así que no representan cambio alguno en las formas de hacer política y de ejercer el poder, es claro que el priismo es apto para esta forma de gobierno, pero es el proyecto que como nación necesitamos cambiar, si se tiene capacidad de análisis, el actual PRI es el mismo en forma y fondo que el que terminó por derrumbarse en el año 2000, el PRI no representa el ansiado cambio que necesitamos los mexicanos, quizá no haya quien lo represente; pero en términos generales, el priismo tuvo un importante ascenso por el pésimo gobierno de Calderón reflejado en inseguridad y una flaca economía, y por los errores de la izquierda para saberse organizar para reflejar ser una opción, más allá de eso, el PRI representa la misma podredumbre de nuestro sistema político, no veo por qué haya que dejarlos regresar.

10 de agosto de 2010

PREDANIELOPSKI - El México de Fox

Este artículo lo escribí el 24 de Septiembre de 2007 tres meses antes de crear mi blog, lo encontré husmeando entre cientos de respaldos hechos a mi computadora..... hay se los dejo, creo que si he mejorado en todos sentidos mi forma de escribir....
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La semana pasada, Vicente Fox volvió a los medios de comunicación por una más de las frivolidades de él y su esposa. La revista “Quien” publicó el nuevo estilo de vida de la ex pareja presidencial. Aunado a eso se vino la declaración de su ex asesor financiero y responsable de recaudar fondos para su campaña en el 2000 Lino Korrodi, quien dijo que Fox antes de llegar a la presidencia estaba en bancarrota.
Con el tono chocante de ese tipo de revistas, parece que Fox y su esposa viven fuera de la realidad de lo que dejaron como país, presumen la construcción del Centro Fox, un centro que contará entre muchas cosas, con una biblioteca para atender a 300 usuarios – que albergará 25 mil volúmenes sobre democracia, liderazgo, transparencia, equidad de género, combate a la pobreza y políticas públicas.

Hablar del México de Vicente Fox, es hablar de la simulación democrática, el hombre que puso en riesgo la elección presidencial de 2006 según el TEPJF, construye un centro de estudios para la democracia, Fox trata de convertirse en el estadista que sacó a México adelante. Pienso que los que estamos locos, somos sus críticos, no puedo entender tanto cinismo en su actuar, Fox es un traidor a sí mismo, es el hombre que representó las esperanzas de cambio hace 7 años y que ahora vive en una opulencia insultante, que dejó un país más hundido en la pobreza, privilegios exorbitantes para un minúsculo grupo de gente de mucho dinero y un país polarizado por el pasado proceso electoral donde metió las manos.

El Centro Fox representa el humor negro con que Vicente ejerció el poder, en México era común el enriquecimiento de los gobernantes de la era priista al terminar su periodo, casi siempre optaban por el auto exilio, lo que no era común es que estos hombres con un cinismo descarado, se autoproclamaran transformadores de la nación y peor aún, pusieran un museo con sus “logros”.Cabe mencionar que el México de Fox, es en gran parte el de los asociados de su centro, según la revista proceso, en su último número, las personas que aportan dinero al proyecto de la construcción de dicho lugar son: Olegario Vázquez Raña, Carlos Slim, Lorenzo Zambrano, Roberto Hernández, Federico Sada González, director de Vitro; el leones Sergio Díaz Torres, dueño de Bardahl y Eduardo Tricio, presidente del grupo lala, además de Azcárraga Jean y Salinas Pliego. El México de Fox, fue el México de la continuidad del régimen de privilegios, de las desigualdades sociales y del debilitamiento de las instituciones, bien haría Fox en leer los libros que pondrá en su biblioteca, porque México como país, dista mucho de la prosperidad del Rancho San Cristóbal, prosperidad que solo se entiende con el abuso en el ejercicio en el poder.

El México de Fox, es el México de la amnesia, el personaje que nos invitó a cambiar con ahínco y a transformar el país, cimentado en una eficiente campaña publicitaria, es el mismo personaje que se convirtió en lo que fueron sus antecesores, hubo continuidad no sólo en el mismo proyecto político y económico, sino en las mismas mañas de corrupción, y peor aún, nos invitó 6 años después, en el transcurso de las campañas a la presidencia de la república, a no cambiar, a seguir por el mismo camino.

Entramos en un extremo del cinismo, moralmente existe el papel que Fox jugó como presidente, ese estigma estará presente para siempre, pero el papel jurídico que pueden jugar nuestras instituciones, las que se presumen ser fuertes y maduras, está en veremos, esa insultante riqueza del presidente Fox, el pronto enriquecimiento de los hermanos Bribiesca, no puede pasar por alto en nuestras instituciones de impartición de justicia, ahora los panistas se protegen y se defienden como lo hacían los priistas, Santiago Creel salió en defensa del ex - presidente al decir que esto era un golpe político, yo le pregunto al panismo en todas sus esferas, pero sobre todo el de las bases, el de los militantes que buscan un México mejor, ¿no representa una incongruencia hacia su lucha por democratizar el país, el defender a Vicente Fox para no ser enjuiciado en sus excesos?, ya no les pregunto qué si el México de Fox es por el que lucharon los grandes líderes que dio Acción Nacional, posiblemente muchos lo defiendan. Si la justicia existe, tiene su oportunidad de oro para reivindicarse, y lo que si puede ser un golpe político de altura, es que Calderón en vez de legitimizar su gobierno por la vía militar a casi un año de haberlo adquirido, vea a Fox como el garbanzo de a libra para sacar adelante su gestión, sino, vayamos a la inauguración del Centro Fox con una cartulina a manifestar nuestro repudio a tal exceso del ex – presidente y sigamos pensando que ambos, tanto Fox como Calderón tienen mucho de que encubrirse.

Esta es mi opinión, sin embargo la opinión que cuenta es la de usted.Para estar al pendiente – La reforma electoral depende de los congresos locales, no cantemos victoria de que a las televisoras se les haya acabado el negocio de las campañas políticas, ¿habrá sido una jugada maquiavélica de Calderón, negociar Reforma Fiscal por Electoral, a sabiendas de que por los congresos locales se vendría para abajo?

3 de agosto de 2010

La legalización de la droga entra a debate


Qué tan grande podría ser el debate en torno a este tema: la legalización de la droga. Felipe Calderón, sospechosamente, pone el debate sobre la mesa cuando lleva años diciendo que su lucha contra el narcotráfico es “para que la droga no llegue a tus hijos”; tiene pocos meses de estrenar campaña mediática plasmando en imágenes, la conversación común y corriente de los mexicanos, donde supuestamente “estamos” a favor de su guerra; en fin, el hecho de que Calderón ponga a debate un tema que parecía intocable, podría hablar de que empieza a darse cuenta de que su guerra es un rotundo fracaso; la última cifra que dio el CISEN en torno a los muertos por la guerra contra el narco que van del 1 de diciembre de 2006 al 31 de julio de 2010 es de 28,000.


En un tema tan complejo, y ante la situación de seguridad que vive el país, vamos a escuchar opiniones que irán del lado más conservador al liberal más radical, un tema que lamentablemente será llevado no por expertos, sino por nuestros flamantes legisladores, ya que para hablar de la legalización de la droga, tendríamos que hacer un estudio lo suficientemente sustentable para ver el impacto que tendría una medida así en materia económica, política y social, creando diferentes panoramas en las repercusiones en materia psicológica y hasta replantear el impacto en nuestra relación con los Estados Unidos, país que tiene a nuestro gobierno con una bota sobre el cuello para luchar contra los cárteles de la droga.


La legalización de la droga es la solución de muchos legisladores e intelectuales para terminar con la inútil guerra del Presidente Calderón; el escritor Carlos Fuentes ha hecho una dura crítica a la estrategia calderonista en su lucha contra el narco, el reconocido escritor propone ir despenalizando la droga paulatinamente; en un foro en el mes de febrero con rectores de universidades públicas y privadas señaló lo siguiente: "si usted mata a un narco surgen dos, si mata dos surgen tres, si mata tres surgen seis, etc. Por eso hay que ver otras maneras, difíciles estoy de acuerdo, pero quizá más efectivas apara acabar con este flagelo" y sentenció su participación diciendo que “Si se despenaliza la droga se acabará con los narcos, con los grandes capos, habrá drogadictos porque es una atracción casi insuperable".


Los ex presidentes, Ernesto Zedillo, de México; César Gaviria, de Colombia y Enrique Cardozo, de Brasil, se han manifestado abiertamente en comenzar por la despenalización de la droga, dando énfasis en legalizar la marihuana. Se ha puesto como ejemplo el caso del Alcohol en los Estados Unidos, cuando en la presidencia del Roosevelt, se legalizó esta droga, se acabó lo atractivo del negocio para los grandes traficantes de Alcohol, lo que hizo que hubiera borrachos pero no grandes criminales.


Ahora bien, para países más desarrollados que el nuestro, un tema así pudiera ser tocado sin ningún aspaviento, sociedades más avanzadas en lo económico, les parecería normal hablar del tema, quizá la legalización va acompañada de una sociedad más educada y con mejores niveles de vida; pero el tema en México causa ámpula a una clase política extremadamente conservadora, no sé con qué intención el Presidente Calderón abrió el debate cuando parece estar dispuesto a llevar esta guerra hasta después de su mandato. También creo que estamos en un círculo vicioso en el que pensamos que nuestra sociedad no está preparada para la legalización de la droga, pero a la vez, la legalización pudiera ser una solución para terminar con el negocio del narcotráfico. ¿Qué hacer? es la pregunta, entre un país en fuego cruzado entre bandas criminales y organizaciones policiacas, y un país con una inmensa base social en la pobreza, donde no hay acceso a la educación y por lo tanto no hay manera de forjar criterios propios.


En fin, el tema de la legalización planteado por el presidente Calderón es una cortina de humo, sabemos que no está dispuesto ni siquiera a meter una iniciativa en la materia, pero por lo pronto levantará las voces de muchos, conservadores y radicales en el tema se desgastarán en algo que sabemos no pasará; lo que sí es más que obvio, es que la droga seguirá siendo un monopolio de unos cuantos grupos criminales, y al mismo tiempo, el consumo con o sin legalización irá en aumento, el trabajo contra las adicciones empieza en una sociedad funcional donde en las familias se pueda combatir ese problema, empezando por reducir el tabaquismo y los altos índices de alcoholismo.