31 de octubre de 2010

Violencia en México

En la rutina diaria de la vida de los mexicanos, la violencia es el tema que comentamos a todas horas, celebro el hecho de que no nos deja de asombrar el excesivo número de muertos que aparecen como una cotidianidad en las noticias, no podemos perder la capacidad de asombro ante los 30 mil muertos que van en el sexenio, el día que eso pase, habremos dado un lamentable paso hacia la indiferencia, y la resignación sería una batalla perdida. Sí bien es claro que nada podemos hacer para frenar esta política de estado del gobierno calderonista, nuestro asombro es por lo menos la forma como podemos manifestar nuestra inconformidad.

La semana del 22 al 28 de octubre ha sido una de las más violentas del país, más de 60 muertos fueron los que se acumularon a lo largo de esta semana, más lamentable es que en su mayoría fueron adolecentes y jóvenes las víctimas recientes, y ante la trilladísima frase de que los jóvenes son el futuro de México, y ante la situación de violencia y el lamentable panorama económico, tal parece que no hay futuro. El desánimo generalizado es comprensible.

Entender el fenómeno de la violencia en nuestro país no es fácil. La violencia en México no es producto de la guerra contra el narcotráfico de Calderón, está claro que esta guerra es una lamentable expresión de violencia, la cual generará aún más violencia, pero no podemos decir que México es violento desde el 1 de diciembre de 2006 cuando Calderón decidió emprender su guerra, las causas son otras y tienen que ver mucho con el sistema político y social establecido en nuestro país.

Pienso que la desigualdad social es la principal expresión de violencia en nuestro país; México es extremo, aquí lo vemos todo, desde las carencias más lamentables donde millones de mexicanos no tienen lo indispensable para vivir dignamente, hasta los excesos más cuestionables en las clases dominantes, y digo cuestionables por el origen de muchas riquezas, como es el caso de nuestra clase gobernante que es capaz de hacerse de todo en 3 ó 6 años, y si el sistema permite eso excesos, está condenado a ser violento; cuando las clases sociales tanto altas como bajas con extremas diferencias van acompañadas con sus propias patologías, como las formas de delincuencia de las diferentes clases, como pudiera ser el que te asalta en metro o como el que estafa el erario; ante estos panoramas sociales, los esquemas dejan de ser funcionales y se vuelven violentos.

La desigualdad social es la raíz de la violencia que vivimos en México, el sistema económico implementado en el país ha concentrado la riqueza en pocas manos, teniendo una base de 50 millones de pobres sin acceso a una mejor calidad de vida. Por eso pienso que nuestra clase gobernante es en gran medida responsable de la desigualdad, porque son ellos los que se han sometido a los intereses de unos cuantos, impidiendo que el sistema cambie, porque cambiar el sistema sería permitir que un cúmulo de potentados perdieran sus beneficios.

Por eso se me hacen grotescas las expresiones de prepotencia que vemos todos los días en México, como el hecho de que la misma seguridad sea un privilegio de la clase dominante, que para no ser afectados por la violencia que ellos han generado, vivan la vida en camionetas blindadas y con escoltas, eso no pasa en países donde no hay diferencias tan abrumadoras en las clases sociales, países o sistemas que se ha preocupado por fortalecer a la clase media en vez de dar toda clase de concesiones y prerrogativas a las clases dominantes.

México es violento por clasista, vemos violencia desde la entrada a un antro donde se clasifica a la gente como de primera y de segunda, son muy comunes las expresiones despectivas en torno al color de la piel o a la posición social, tenemos la pésima costumbre de segmentarnos como gente bien, nacos, indios, rico y pobres, generando barreras que generarán violencia, porque estas barreras no permiten que haya las mismas oportunidades para todos; el día que nos entendamos como ciudadanos iguales y respetemos los derechos de todos, el país comenzará a ser menos violento.

La desigualdad social es la raíz de la violencia porque esta no permite generar oportunidades de desarrollo, no genera igualdad de oportunidades a la vez, la falta de acceso a la educación hace que millones de jóvenes (esos que son el futuro de México) sean presas del crimen; la desigualdad hace que se busque el sustento y por eso vemos las esquinas de las calles de México intestadas de limpiaparabrisas, que a la vez son presas del vicio y del ocio y que muchas veces reciben el desprecio de la sociedad en general. Todo eso por donde lo queramos ver genera violencia.

Hablar de la violencia calderonista, es hablar del resultado que dio un sistema impuesto hace mucho en nuestro país, es hablar de la continuidad de políticas erróneas que han generado esa violencia, pienso yo que sería mucho más efectivo invertir esos millones de pesos que se han gastado en esta guerra en poner escuelas, hacer de la educación una verdadera política de estado y al mismo tiempo llevar una correcta regulación de la economía. Mientras eso no suceda y el gobierno siga simulando acabar con el crimen por medio del crimen, este país tocará fondo para seguir escarbando, el fondo no será suficiente para seguir viendo la degradación total de nuestro sistema.

Quien piense que con balazos se acabará el problema, yo nada más le preguntó ¿qué será de los huérfanos que ha dejado esta guerra? ¿Qué será de los niños y adolecentes que ya traen en mente vengar la muerte de sus padres que dejó la guerra contra el narco? ¿Qué futuro tendrán estos niños que en el lapso de 10 ó 15 años serán jóvenes? ¿Qué será de México si seguimos manteniendo este ritmo de violencia por los próximos años? ¿No sería mejor encontrar otra solución a la lucha contra el narcotráfico?

No podemos seguir con este karma colectivo de violencia, no podemos esperar a que seamos nuevas víctimas, que al pasar caminando por la calle, al cruzar un reten, al sufrir un asalto, sintamos el dolor generado por una absurda política de estado. La violencia en México se soluciona educando al pueblo y dando las mismas oportunidades de desarrollo para todos.

22 de octubre de 2010

EL CANDIDATO QUE PERDIO LA ELECCION


Pre-danielopski... esto lo escribí el 17 de abril de 2007....


Hubo una vez un candidato que perdió una elección presidencial y no quiso reconocer su derrota, eran las elecciones de Julio, ese candidato era de la oposición y a pesar de su carisma perdió la elección, no obstante eso, se alió con otros actores políticos y decidió no reconocer al presidente que supuestamente había ganado la presidencial.

De pronto empezó hacer marchas por la ciudad de México y peor aún, a pesar de que no había ganado la elección, hizo un plantón en la calle de Reforma en el DF, tenía a muchos seguidores, mismos que se sumaron a la lucha para hacer un recuento de voto por voto y casilla por casilla. Este candidato supuestamente hizo una resistencia civil pacífica
En el clima de la tensión postelectoral, se vino la resolución del colegiado electoral que validaba la elección y los legisladores del candidato del partido oficial estaban felices, estos se subieron a la tribuna del congreso para defender la supuesta victoria de su candidato coreando su nombre.

En todo el congreso se peleaban unos con otros, lógicamente, la televisión desprestigiaba a todos aquellos que no reconocían los resultados electorales, las dos televisoras, ya habían cerrado filas con el candidato del partido oficial.

El candidato perdedor, que realmente había perdido la elección, siguió luchando por limpiar la jornada electoral; pasados los meses de la elección, terco de que él había ganado, decidió hacer un gobierno alterno, en le cual tomó protesta cómo Presidente Legítimo y en el cual creo un gabinete, en dicho gabinete estaba Vicente Fox Quezada como secretario de agricultura


Para que quede mas claro….

Hubo una vez un candidato (Manuel J. Clouthier “El Maquio”) que perdió una elección presidencial y no quiso reconocer su derrota (Quedó en 3er. lugar de la votación, se vivió un gran fraude electoral en contra de Cuauhtémoc Cárdenas), eran las elecciones de Julio (1988), ese candidato era de la oposición (PAN) y a pesar de su carisma perdió la elección, no obstante eso, se alió con otros actores políticos y decidió no reconocer al presidente que supuestamente había ganado la presidencial (Carlos Salinas de Gortari).

De pronto empezó hacer marchas por la ciudad de México y lo peor aún, a pesar de que no había ganado la elección, hizo un plantón en la calle de Reforma en el DF (Plantón en el cual hizo huelga de hambre en el angel de la independencia), tenía a muchos seguidores, mismos que se sumaron a la lucha para hacer un recuento de voto por voto y casilla por casilla. Este candidato supuestamente hizo una resistencia civil pacífica (Por que “el Maquío”, arriesgando a sus seguidores, se enfrentó al ejercito nacional a empujones en el Palacio de Bellas Artes el 12 de julio de 1988, donde un soldado lo apunta con un arma, inmediatamente llega un superior de él y lo reprende.)

En el clima de la tensión postelectoral, se vino la resolución del colegiado electoral (No había tribunal electoral) que validaba la elección y los legisladores del candidato del partido oficial (PRI) estaban felices, estos se subieron a la tribuna para defender la supuesta victoria de su candidato, coreando su nombre (los priistas vitoreaban a Salinas el 12 de Septiembre de 1988 en tribuna al saber que la elección era valida).

En todo el congreso se peleaban unos con otros, lógicamente, la televisión desprestigiaba a todos aquellos que no reconocía los resultados electorales , las dos televisoras (IMEVISON y Televisa) , ya habían cerrado filas con el candidato del partido oficial.

El candidato perdedor, que realmente había perdido la elección (Manuel J. Clouthier “El Maquio”- 3 lugar), siguió luchando por limpiar la elección, pasados los meses de la elección, terco de que el había ganado, decidió hacer un gobierno alterno, en le cual tomó protesta como presidente legítimo y en el cual creo un gabinete alterno, en dicho gabinete estaba Vicente Fox Quezada como secretario de agricultura. Manuel Clouthier. “El maquío” murió en octubre de 1989 en un misteriosos accidente automovilístico”

La única diferencia entre Manuel J. Clouthier y Andrés Manuel López Obrador es que el primero si PERDIO la elección ante Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en julio de 1988 y el segundo GANO la elección ante Felipe Calderón Hinojosa en julio de 2006, aunque el contexto pareciera el mismo, existe una gran pero gran diferencia.

8 de octubre de 2010

Calderón, monumento al cinismo…


Tuve oportunidad de recordar lo que fue la campaña presidencial de 2006 gracia a que mi amiga Brigitte Seumenicht, me invitó a dar una conferencia a sus alumnos de la Universidad Anáhuac y de la UCO sobre mercadotecnia política. Hablar de mercadotecnia política es una cosa muy diferente a hablar de política como tal, y digo lo anterior porque al hablar de marketing político puedo hacer un análisis de la forma como la campaña calderonista del 2006 fue muy efectiva para lograr bajar los 8 puntos que llevaba López Obrador; pero que a la vez, al ejercer el poder, podríamos encontrar muchos calificativos de peligrosidad en el calderonismo, más de los que se pudieron haber dicho de AMLO; a la vez, del tabasqueño no puedo defender su estrategia mediática, ya que no supo defenderse, como Denisse Dresser alguna vez se lo sugirió en plena campaña, de los ataques de guerra sucia que nada tenían que ver con su plataforma política, la cual, sigo defendiendo por ser el diagnóstico más preciso de lo que necesita este país.


Tenía la esperanza de que 4 años después de la famosa frase de “López Obrador es un peligro para México” acuñada por Dick Morris, Felipe Calderón, teniendo vergüenza de lo que ha convertido este país, pudiera tragarse esas palabras que repitieron hasta el cansancio y que polarizaron al país de tal manera que hoy, vivimos la mayor crisis política de México.


Hace dos días Calderón tuvo el descaro de declarar que López Obrador sí era un peligro para México, que no se había equivocado en los calificativos que le puso al tabasqueño hace 4 años, y ante semejante declaración, hago una legítima defensa del lopezobradorismo, porque los grandes errores que ha cometido López Obrador, sus muchas incongruencias, y la pérdida de rumbo de la izquierda mexicana, jamás serán tan dañinas como el periodo que ostentará Felipe Calderón en la presidencia, periodo que representa la continuidad de un régimen podrido del cual, su diminuto representante, es un rehén de los intereses más voraces que más han sangrado la dignidad de este país. Si Calderón tuviera vergüenza, en primera se callaría la boca, y en segunda, tendría que hacer una seria reflexión interior de su actuar como presidente y después, salir a pedir disculpas sinceras al pueblo de México, por contribuir 6 años más a degradar a este país, reflejado en una crisis en todos los aspectos públicos de México.


Calderón, por bien propio, tendría que hacer un acto de reflexión y pensar el cómo pasará a la historia; sus 30 mil muertitos y su simulación de estado, deberán ser texto integro de su biografía en wikipedia al paso de los años, el gran problema de Calderón es que su peligrosidad, a 4 años de ser presidente, está consumada, y esa peligrosidad se demuestra en que simuló pelear contra el crimen organizado, cuando en el fondo lo fortaleció; el que se decía ser el candidato de las clases medias no procuró fortalecerlas sino que prefirió mantener privilegios económicos de un minúsculo grupo; la peligrosidad de Calderón se refleja en el fortalecimiento de la mafia en el poder, llámese Azcárraga Jean o Elba Esther Gordillo; esa peligrosidad se refleja en acabar con las esperanzas de un país, que ya no tiene las ganas de ver en la clase política un cambio y que peor aún, el sistema caduco y corrupto está fortalecido sin tener opción visible a cambiarlo.


Todo eso es el calderonismo, que al paso de la historia habrá que ponerlo a nivel de como hoy percibimos a Iturbide, Santa Anna, Maximiliano, Porfirio Díaz o Victoriano Huerta, eso y cosas peores será el calderonismo para la historia de México. La batalla que tiene ganada AMLO sobre Calderón, no es la de la presidencia, es la de la historia, #soloeso…

Una nueva cara para el turismo queretano.

Dicen que debes ser un muy mal Secretario de Turismo para que se den a notar los errores u omisiones que se cometen, tan de bajo perfil es el puesto, que Manuel González Valle lo cumplió cabalmente, bueno, podemos decir que hasta fue buen Secretario de Turismo; podemos hablar de Esther Carboney, que entendió que ser Secretaria de Turismo era viajar; y si nos vamos tiempo atrás, se dice que Raúl Parissi fue un excelente ministro de turismo para Querétaro, lo que le valió irse a trabajar a nivel federal en dicha secretaría.

Hablar del actual Secretario de Turismo, es hablar de un manuelista que se coló al gabinete de Pepe, no entendimos nunca su postulación al saber que operó y trabajó para que Manuel González Valle fuera gobernador; pudimos haber comprado la idea de que el gobierno de Pepe era un gobierno sin colores y que no importaba su preferencia política, que en cada puesto iban a estar los mejores y que por eso Mauricio Salmón era el nuevo Secretario de Turismo, pero tampoco, ya que había muchos mejores que él y además de no cumplir con el perfil.

Lo que sí, es que a un año del Gobierno de Pepe Calzada, entre los éxitos y lo bien posicionado que está su gobierno, el prietito en el arroz se llama Mauricio Salmón, un restaurantero que no supo posicionarse ante lo blandito del puesto, no supo en un año de trabajo aprovechar el boom hotelero que está teniendo Querétaro, que para este año tendrá cerca de 1,300 nuevas habitaciones de hotel, y sobre todo, no supo mantener el posicionamiento de Querétaro como destino turístico a nivel nacional, lo que ha generado la crítica en el sector empresarial turístico.

Ahora bien, el hablar de por qué fue Salmón el Secretario de Turismo no tiene mucho sentido, hay gente que ha trabajado por años promoviendo la industria turística en el estado y que tendría los méritos para ocupar dicho cargo, como podría ser Lourdes Hurtado, coordinadora general del Consejo de Concertación Ciudadana para el Fomento del Turismo y Miembro Honorario de la Asociación Queretana de Hoteleros, empresaria que tiene la gran ventaja de que conoce sobre turismo en Querétaro, muy por encima de Salmón.

Si bien es claro que los cambios en el gabinete son nulos, es un rumor a voces de que Mauricio Salmón se va del puesto que hoy ostenta, se mencionan muchos nombres y entre los que destacan, está el del empresario Jorge Vázquez Mellado, un personaje muy posicionado en Querétaro, ligado a Acción Nacional a principios de los noventas, teniendo un mal paso por el negocio futbolístico al ser dos veces dueño del equipo local de futbol y un intelectual del urbanismo que sacó un libro el año pasado sobre dicho tema enfocado a la problemática de Querétaro.

Jorge Vázquez Mellado suena fuerte para ocupar el cargo que deja Salmón, se dice que en días próximo correrá un famoso maratón en una ciudad de Estados Unidos a lado de Pepe Calzada, la relación es buena entre ambos y que mejor que darle una nueva cara al sector turístico del estado. Es importante mantener, conservar, proyectar ese plus que tiene Querétaro: el hecho de que es uno de los estados más atractivos y por lo mismo, más visitados del país. Vázquez Mellado es un empresario amable en su trato, creo que por lo menos el Secretario de Turismo debe de tener esa sencillísima cualidad, cosa que a Salmón no se le da eso de sonreír naturalmente. El turismo queretano no está en riesgo ya que no depende del Secretario en turno, si así fuera tendría un grave problema, el turismo queretano es independiente y funcionaría igual de bien si esa secretaría no existiera, funciona bien por la pasión de los empresarios en el ramo, funciona bien por los muchos empleados que trabajan en la industria, funciona bien porque en eso Querétaro se basta por sí solo.