31 de octubre de 2010

Violencia en México

En la rutina diaria de la vida de los mexicanos, la violencia es el tema que comentamos a todas horas, celebro el hecho de que no nos deja de asombrar el excesivo número de muertos que aparecen como una cotidianidad en las noticias, no podemos perder la capacidad de asombro ante los 30 mil muertos que van en el sexenio, el día que eso pase, habremos dado un lamentable paso hacia la indiferencia, y la resignación sería una batalla perdida. Sí bien es claro que nada podemos hacer para frenar esta política de estado del gobierno calderonista, nuestro asombro es por lo menos la forma como podemos manifestar nuestra inconformidad.

La semana del 22 al 28 de octubre ha sido una de las más violentas del país, más de 60 muertos fueron los que se acumularon a lo largo de esta semana, más lamentable es que en su mayoría fueron adolecentes y jóvenes las víctimas recientes, y ante la trilladísima frase de que los jóvenes son el futuro de México, y ante la situación de violencia y el lamentable panorama económico, tal parece que no hay futuro. El desánimo generalizado es comprensible.

Entender el fenómeno de la violencia en nuestro país no es fácil. La violencia en México no es producto de la guerra contra el narcotráfico de Calderón, está claro que esta guerra es una lamentable expresión de violencia, la cual generará aún más violencia, pero no podemos decir que México es violento desde el 1 de diciembre de 2006 cuando Calderón decidió emprender su guerra, las causas son otras y tienen que ver mucho con el sistema político y social establecido en nuestro país.

Pienso que la desigualdad social es la principal expresión de violencia en nuestro país; México es extremo, aquí lo vemos todo, desde las carencias más lamentables donde millones de mexicanos no tienen lo indispensable para vivir dignamente, hasta los excesos más cuestionables en las clases dominantes, y digo cuestionables por el origen de muchas riquezas, como es el caso de nuestra clase gobernante que es capaz de hacerse de todo en 3 ó 6 años, y si el sistema permite eso excesos, está condenado a ser violento; cuando las clases sociales tanto altas como bajas con extremas diferencias van acompañadas con sus propias patologías, como las formas de delincuencia de las diferentes clases, como pudiera ser el que te asalta en metro o como el que estafa el erario; ante estos panoramas sociales, los esquemas dejan de ser funcionales y se vuelven violentos.

La desigualdad social es la raíz de la violencia que vivimos en México, el sistema económico implementado en el país ha concentrado la riqueza en pocas manos, teniendo una base de 50 millones de pobres sin acceso a una mejor calidad de vida. Por eso pienso que nuestra clase gobernante es en gran medida responsable de la desigualdad, porque son ellos los que se han sometido a los intereses de unos cuantos, impidiendo que el sistema cambie, porque cambiar el sistema sería permitir que un cúmulo de potentados perdieran sus beneficios.

Por eso se me hacen grotescas las expresiones de prepotencia que vemos todos los días en México, como el hecho de que la misma seguridad sea un privilegio de la clase dominante, que para no ser afectados por la violencia que ellos han generado, vivan la vida en camionetas blindadas y con escoltas, eso no pasa en países donde no hay diferencias tan abrumadoras en las clases sociales, países o sistemas que se ha preocupado por fortalecer a la clase media en vez de dar toda clase de concesiones y prerrogativas a las clases dominantes.

México es violento por clasista, vemos violencia desde la entrada a un antro donde se clasifica a la gente como de primera y de segunda, son muy comunes las expresiones despectivas en torno al color de la piel o a la posición social, tenemos la pésima costumbre de segmentarnos como gente bien, nacos, indios, rico y pobres, generando barreras que generarán violencia, porque estas barreras no permiten que haya las mismas oportunidades para todos; el día que nos entendamos como ciudadanos iguales y respetemos los derechos de todos, el país comenzará a ser menos violento.

La desigualdad social es la raíz de la violencia porque esta no permite generar oportunidades de desarrollo, no genera igualdad de oportunidades a la vez, la falta de acceso a la educación hace que millones de jóvenes (esos que son el futuro de México) sean presas del crimen; la desigualdad hace que se busque el sustento y por eso vemos las esquinas de las calles de México intestadas de limpiaparabrisas, que a la vez son presas del vicio y del ocio y que muchas veces reciben el desprecio de la sociedad en general. Todo eso por donde lo queramos ver genera violencia.

Hablar de la violencia calderonista, es hablar del resultado que dio un sistema impuesto hace mucho en nuestro país, es hablar de la continuidad de políticas erróneas que han generado esa violencia, pienso yo que sería mucho más efectivo invertir esos millones de pesos que se han gastado en esta guerra en poner escuelas, hacer de la educación una verdadera política de estado y al mismo tiempo llevar una correcta regulación de la economía. Mientras eso no suceda y el gobierno siga simulando acabar con el crimen por medio del crimen, este país tocará fondo para seguir escarbando, el fondo no será suficiente para seguir viendo la degradación total de nuestro sistema.

Quien piense que con balazos se acabará el problema, yo nada más le preguntó ¿qué será de los huérfanos que ha dejado esta guerra? ¿Qué será de los niños y adolecentes que ya traen en mente vengar la muerte de sus padres que dejó la guerra contra el narco? ¿Qué futuro tendrán estos niños que en el lapso de 10 ó 15 años serán jóvenes? ¿Qué será de México si seguimos manteniendo este ritmo de violencia por los próximos años? ¿No sería mejor encontrar otra solución a la lucha contra el narcotráfico?

No podemos seguir con este karma colectivo de violencia, no podemos esperar a que seamos nuevas víctimas, que al pasar caminando por la calle, al cruzar un reten, al sufrir un asalto, sintamos el dolor generado por una absurda política de estado. La violencia en México se soluciona educando al pueblo y dando las mismas oportunidades de desarrollo para todos.

No hay comentarios: