18 de noviembre de 2010

Notas anticipadas sobre el 2012


Todo mundo ya habla de las elecciones federales del 2012, sin antes pensar que ese año depende en gran medida del 2011, que a la vez, será el segundo experimento de lo que fueron las alianzas del 2010.


Podemos empezar a hacer conjeturas en torno al 2012; por un lado está Enrique Peña Nieto, que hoy pudiera ser, basados en encuestas de popularidad, el próximo Presidente de México; sin embargo, tendrá que enfrentar el próximo año el reto de la elección a Gobernador en el Estado de México; si la alianza PRD – PAN surge efecto, podrían dar un duro golpe al que se dice que es el político más popular del momento. Pero a la vez, la alianza PRD – PAN podría frenar sus aspiraciones de vencer anticipadamente al peñanietismo por el factor López Obrador, que hoy aparentemente ha decidido mandar como candidata al gobierno del Estado de México a Yeidckol Polevnsky, esta decisión de AMLO de ir con Convergencia y PT a la elección del Estado de México, representa una amenaza para PRD- Acción Nacional, no porque AMLO vaya a ganar, de hecho lo veo casi improbable, pero los votos que la alianza Convergencia – PT obtuvieran, podrían ser los que necesitara PRD-PAN para ganar la elección, lo que haría que el peñanietismo se enfile de manera tranquila para el 2012.


Muy improbable es que AMLO logre ganar la elección del Estado de México, si eso sucediera, sería resurgir como el ave fénix para encarar su candidatura a la presidencia un año después.


Ahora bien, si la alianza PAN – PRD gana la elección en Estado de México a pesar de López Obrador, pudiéramos estar hablando de que Marcelo Ebrard pudiera encabezar la alianza de los partidos que hace 4 años se sacaban los ojos en aquella elección tan polarizada. Si así pinta el escenario, el experimento chuchista de aliarse con su antítesis política daría los resultados esperados como único antídoto para frenar a Peña Nieto.


Y ante el país de nunca jamás que es México, resulta muy bizarro que involuntariamente, el aliado número 1 en estos momentos para Peña Nieto, no es ni Beltrones, ni Salinas, ni Beatriz Paredes, sino López Obrador, que pudiera ser el que merme los votos de la alianza PRD – PAN sin lograr tampoco ganar la elección.


López Obrador está acorralado, su figura no encaja en el esquema de la política mexicana, soy defensor de sus causas, sigo pensando que es el único político con el diagnóstico más exacto de lo que le pasa a México; sin embargo, la elección del Estado de México en 2011 podría ser la lápida a su movimiento y a la vez el fortalecimiento del Peñanietismo, creo que las posibilidades de que salga bien librado son pocas, ni siquiera se asemeja a estar jugándose un volado; por mientras, Marcelo Ebrard no le queda más que seguir posicionándose poco a poco mientras en el Estado de México la carnicería está por empezar.

No hay comentarios: