31 de enero de 2011

Guerrero y la izquierda….


Sinceramente pensé que el final sería de fotografía, pensé que habría un episodio de voto por voto casilla por casilla, pensé que la ingobernabilidad sería extrema, sencillamente pensé que la elección de Guerrero se iría a tribunales. A pesar del cochinero que fue esta elección por parte de las dos fuerzas políticas que encabezaron la contienda, la diferencia de 14 puntos con los que Angel Aguirre ganó la elección, hace prácticamente imposible que el priismo argumente en tribunales que les robaron la elección; sería cínico pensar en reclamar algo que tampoco dieron: limpieza electoral. Quisiera estar escuchando la euforia desbordada de Humberto Moreira y Beatriz Paredes si el resultado los hubiera favorecido, hablarían de certeza y pedirían madurez, como lo está haciendo Aguirre, a su contrincante perdedor. Podemos concluir que esta elección es un ejemplo claro de la insensatez política mexicana, así nada más.
-
El pobre ejercicio democrático que ofreció Guerrero, nos lleva a analizar el panorama político del 2011; más allá de la crisis política que se generará en el estado, donde será imposible una operación cicatriz a corto plazo, tenemos que hablar en términos electorales. El triunfo del PRD en Guerrero, posiciona a Marcelo Ebrard como un serio aspirante a ser candidato de la izquierda mexicana a la Presidencia de la República. Es necesario recordar que AMLO condicionó la candidatura de Aguirre, si el ex senador priista no firmaba una serie de compromisos, mismos que Aguirre se negó a firmar. AMLO debe de entender que el movimiento no puede ser él, desde un punto de vista estratégico; defiendo su lucha y su causa, más no puedo defender una estrategia errónea basada simplemente en tratar de imponer su voluntad, mucho menos voy a defender a la izquierda chuchista, que ha optado por el esquema de las alianzas políticas para obtener posiciones de poder, porque viendo el panorama fríamente ¿qué izquierda puede representar Angel Aguirre? Ninguna. Angel Aguirre simplemente fue la pieza ideal para seguir manteniendo la posición que está por dejar Zeferino Torreblanca, mismo que representó un gobierno carente de sensibilidad hacia la sociedad, así que tampoco hay mucho que festejar, cuando al final de cuentas, el nuevo gobernador es un priista convertido al perredismo.

Vuelvo al aspecto electoral y a la carrera rumbo al 2012; como campo de batalla, Guerrero representó un duro descalabro al priismo que soberbiamente, ya se imaginaba ganar todo en el 2011 y por lo tanto, también la presidencia en el 2102. La presencia de Peña Nieto en Guerrero no impactó en las preferencias electorales ni haciendo giras a lado de la gaviota con sus horribles camisas verdes. Por lo menos, en esta elección el peñanietismo no fue factor para el triunfo, simplemente su imagen pasó sin pena ni gloria por el estado de Guerrero, lo que debe hacer pensar a los priistas, qué tan correcta está siendo su estrategia de posicionamiento. La vida en rosa de Peña Nieto ya le hemos visto en otras ocasiones en la figura de Martha Sahagún y Vicente Fox y no tenemos el mejor recuerdo de ello. El priismo tiene que bajarle dos rayitas a su soberbia y replantear la estrategia por medio de propuestas.

En los caminos de la izquierda, Marcelo Ebrard pasará semanas tranquilo. Mientras la supervía que está construyendo no dé de que hablar, Ebrard puede seguir presumiendo su estrellita en la frente por haber apoyado el candidato ganador; mientras tanto, el lopezobradorismo seguirá desgastándose en el Estado de México para impedir la alianza. Ebrard optará por los resultados y el pragmatismo para empezar a ganar posicionamiento dentro de la izquierda; podrán criticar su acercamiento con el PAN, podrán tacharlo de traidor, pero Marcelo tiene un legítimo derecho de aspirar a la presidencia, y cuando AMLO trata de acaparar el espectro político por medio de su causa, Ebrard tendrá que buscar la forma de dar golpes certeros para ganarle la candidatura a AMLO, que tarde o temprano tendrá que entender que su estrategia es errónea.

Al final de cuentas deseo una izquierda no dividida, propositiva, donde Marcelo y el peje tengan cabida juntos en el mismo proyecto, la civilidad política de TODAS las corrientes le hace bastante bien al país, una izquierda inteligente con propuesta es tan necesaria como una derecha que vaya por el mismo sentido… Pidamos lo imposible.

30 de enero de 2011

El fondo no se ha tocado…

"Lo que surja de este momento
no lo determinará si nos podemos sentar juntos esta noche,
más bien, si podemos trabajar juntos mañana"
Barack Obama en su segundo discurso del Estado de la Unión.

En la cronología de los tiempos políticos de nuestro país, siempre voy a recordar el 2006 como un parte aguas en la vida pública de México. Soy de los convencidos de que se fraguó un fraude electoral, pero para mi eso ya es pasado. Más allá de eso, el 2006 lo identificaré como el inicio de una crisis política mayúscula donde cada actor político tiene gran responsabilidad; crisis que frenó los avances democráticos del país y que dejaron un vacío de poder que todos desean ocupar, desde los mismos que ostentan el poder, que al no poder ejercerlo legítimamente, inventaron la guerra contra el narco y que hoy, la siguen defendiendo a pesar de su fracaso; la misma izquierda, a la que yo considero que le robaron la elección de hace 5 años y que no supo manejar el capital político ganado en esa elección, e igualmente, el priismo que siendo disciplinado, nos trata de convencer de que ya cambió y que está dispuesto a volver a Los Pinos con las mismas prácticas de toda la clase política, lanzado al mercado a personajes hechos al vapor que se sustentan en estrategias publicitarias y populistas más que en mostrarse como verdaderos estadistas.

A 5 años del 2006, visualizo que los grupos políticos pretenden escalar en sus posiciones y ostentar el poder en el ya clásico marco de la simulación de estado en la que vivimos; para eso, están dispuestos a cometer toda clase de ilegalidad y sacrifican la estabilidad política del país por sus ambiciones. No concibo que a 5 años del 2006 los partidos y los diferentes actores políticos no hayan puesto reglas claras para la armonía política; desde la ineficiencia panista, la frustración de la izquierda y el cinismo priista de presentarse con el trillado cuento del “nuevo” PRI, la crisis política sigue en aumento por ese afán desmedido de obtener poder. No es posible que el 2006 no nos haya dejado ninguna enseñanza y que sigamos reventándonos el show de cada elección estatal donde el lodazal es la característica típica de cada proceso electoral.

Para muestra Guerrero, donde a escasas 2 horas de comenzar a conocer los resultados electorales de esa polémica elección, el ganador, sea Aguirre o sea Añorve, festejarán con euforia desmedida al estilo que Calderón festejó en la madrugada del jueves 6 de julio su supuesto triunfo sobre López Obrador, sin darse cuenta de la crisis política que tendría que enfrentar por tanto odio generado y tanta infamia dicha durante la campaña.

Más allá de las reformas electorales de 2007, el país necesita una purificación profunda para poder estar en armonía. Lo que vamos a ver en cada proceso electoral de este año será posiblemente la antesala de lo que vamos a ver en el 2012, una nueva carnicería política para llenar al país de mala vibra y pasar 6 años más con un país polarizado por las tremendas diferencias políticas. La renovación política del país no se va a dar bajo el actual esquema de polarización que debimos de haber superado después del 2006, la elección de hoy en Guerrero demuestra por enésima vez que nuestro sistema político está agotado.
-
Por último, espero que pronto podamos estar en un verdadero ambiente de civilidad política, donde los mejores hombres y mujeres gobiernen con afán de mejorar el país, no de satisfacer sus ambiciones personales, que nunca más un costal de cemento se cambie por un voto…. pidamos lo imposible.

A un año de Salvárcar


Datos fríos sobre la guerra calderonista; según datos de los libros Los señores del narco, de Anabel Hernández; El cártel incómodo, de José Reveles y Marca de sangre, de Hector Mauleón, recopilados por Fernando García Ramírez en la última edición de la revista Letras Libres, en la guerra contra el narco participan 50 mil soldados y 30 mil policías federales más miles de policías municipales. Esta guerra ha costado 120 mil millones de pesos en cada uno de los años que lleva este enfrentamiento. Van más de 30 mil muertos más los miles de levantado. El 9 de enero de 2010, se registraron 69 asesinatos ligados al crimen organizado. Anabel Hernández argumenta que el Chapo Guzmán se escapó de Puente Grande en complicidad con las autoridades penitenciarias, desde su fuga se convirtió en consentido de los gobiernos panistas, hecho que le permitió en muy pocos años expandir su negocio y convertir su organización en una empresa multinacional del crimen, con presencia en 43 países, y convertirlo en uno de los hombres más ricos y poderosos del mundo según la revista Forbes.


Más datos. Según el secretario de la defensa nacional, hay 500 mil personas involucradas en la producción y tráfico de drogas, y 100 mil dedicados a combatir a los primeros. Sin embargo, señala José Reveles, los delitos del narco sólo representan el 0.5 por ciento del total de delitos ocurridos en un año en nuestro país.


Más datos, ahora expuestos por Fernando Escalante Gonzalbo en la revista Nexos del mes de enero. Escalante Gonzalbo hace un comparativo estadístico sobre los ejecutados en el país en los últimos 20 años, demuestra como la violencia se disparó en el periodo comprendido de los años de 2008 y 2009 por encima de la tendencia estadística que se había mostrado en los últimos años. En 2008, según Escalante Gonzalbo, hubo 5 mil homicidios más que en 2007 y en 2009 hubo 5 mil 800 más que en 2008 y 3 mil más que en 1992.


La violencia desmedida se da en los estados donde hubo mayor presencia de militares y federales desde el año 2007. El calderonismo está dispuesto a llegar al último día de su gobierno sosteniendo esta guerra, no tendrá otra estrategia más que el ataque frontal con los narcos a pesar de la inmensa corrupción de las corporaciones policiacas y de las fuerzas armadas.
Mientras vemos concluir la insensatez calderonista, es necesario recordar, ante la lamentable situación de violencia de nuestro país, a los 14 jóvenes acribillados en el fraccionamiento Villas de Salvárcar en Ciudad Juárez Chihuahua el 30 de Enero de 2010; a un año de la tragedia, una entre tantas que ha vivido esta ciudad, sostengamos la esperanza de que México sea otro, con un porvenir de paz a pesar de la necedad de algunos que ven en las armas la única forma de solucionar un problema que nació con la implementación de medidas económicas que dejaron a millones en la miseria y en la ignorancia. Espero que pronto esos 120 mil millones de pesos destinados a esta guerra anualmente, sean destinados a la educación, único camino para salvar a México.


Y para concluir, espero que pronto haya en el gobierno, un cúmulo de progresistas dispuestos a cambiar las balas por libros, soldados por maestros y cuarteles por salones, espero que pronto cambie la política económica de México, para generar condiciones más igualitarias entre todos los mexicanos…. Pidamos lo imposible.

27 de enero de 2011

Mis dudas sobre las alianzas…


Soy un defensor de las alianzas (algunas), más después del caso de Oaxaca cuando Gabino Cué logró sacar del gobierno de ese estado al caciquismo más deplorable. Dentro de mi perspectiva del entorno político, empiezo a desconfiar de las alianzas después de ver la carnicería política en que se convirtió Guerrero. Empiezo a entender en lo que la política se está convirtiendo, un espacio para ejercer el poder pero falto de sustento. Oaxaca fue exitoso y celebro la salida del PRI después de ver como había ejercido el poder Ulises Ruíz, no había otra más que ir por la alianza entre PRD y PAN, este caso en particular lo celebro.


También hay que destacar que el esquema de las alianzas fue bastante práctico para dos fuerzas políticas que se odiaban, que se cansaron de difamar, que en sus grillas no se dieron cuenta que el PRI se les había adelantado, y ante el fracaso político del PAN como gobierno y el PRD como oposición, combinado con la maquinaria mediática del peñanietismo, pusieron con años de anticipación al gobernador del Estado de México en la antesala de la presidencia.


Con el fracaso del 2009 por parte del PRD y PAN, y pensando en no perder posiciones políticas, estos dos partidos le apostaron a alianzas que terminaron siendo exitosas en términos electorales, en 2010 le arrebataron al PRI los estados Oaxaca, Puebla y Sinaloa; sin embargo, no podemos hablar de que haya una alianza de gobierno más allá de lo electoral, simplemente fue encontrar el esquema exacto para no permitir que el PRI llegue o sigua manteniendo el poder.

Lo que me resulta curioso de las alianzas, es que en términos prácticos el PAN tendría muchas más coincidencias con el PRI que con el PRD, el famosos PRIAN ha operado en momentos claves de la historia contemporánea de México, desde las negociaciones de Fernández de Cevallos con el salinismo para obtener espacios de poder a finales de los ochentas y principios de los noventas; PRI y PAN han defendido el proyecto neoliberal de México, lo han compartido por más de 25 años, por eso no entiendo que polos tan opuestos como PAN y PRD se pueda aliar de tal forma como en el caso de Guerrero y como veremos en varias elecciones de este 2011, si bien defiendo el caso de Oaxaca y hasta podría defender en Estado de México siempre y cuando se optara por una alianza que ciudadanizara la política, no comprendo por qué el PAN le pone plataforma al PRD como en el caso de Guerrero.


Visualizo perfectamente a un calderonismo en la lona, sin argumento, sin proyecto, sin rumbo; desde esa lógica veo a un panismo que ya no tiene más que dar y que después del fracaso calderonista tendrá que “volver a empezar” como diría Espino pero después del 2012, visualizando por parte de Acción Nacional su próxima derrota electoral en las presidenciales, no veo, bajo la naturaleza panista, porque apoyar más a la izquierda que al mismo PRI que es más cercano a la derecha. Por lógica, el PAN tendría que hacer su parte y buscar espacios por méritos propios, con el riegos de ver el regreso del PRI a los pinos, y mientras eso sucede, hacer una autoevalución de sus errores para volver a convertirse en opción política. Quiero tratar de entender cuál es su postura ante una izquierda con la que 5 años antes polarizaron al país generando la mayor crisis política que se tenga memoria en México después de la revolución.


Sigo pensando a dónde va Acción Nacional.


Ante esta situación, tengamos esa capacidad de análisis que nos permita identificar proyectos capaces de transformar la realidad política de México, capaces de cambiar la política económica y dignificar la política en beneficio de toda la sociedad…. Pidamos lo imposible…

15 de enero de 2011

Feminicidios en el Estado de México…


Estamos más concentrados en la cuestión electoral, que en la situación de extrema violencia en el país. El día de hoy (15 de enero) el periódico reforma nos da una nueva estadística; en el país se siguen rompiendo records en torno a la violencia, del 1 al 14 de enero se registraron 507 muertos, lo que da el título al 2011 como el año con el inicio más violento del sexenio. La cuestión electoral se convierte en una fábrica de patrañas para escuchar pendejada y media de cómo poder solucionar el problema; por un lado, Humberto Moreira arremete contra el panismo por su ineficacia en el poder, Humberto Moreira no tiene capacidad de autoevaluarse después de haber dejado un estado como Coahuila con serios problemas de seguridad y violencia, prefiere el falso aplauso de la clase política priista que sueña con la ilusión del botín del 2012.
Moreira es crítico del panismo, entra al juego de dimes y diretes, tiene la puntada de decir, al estilo foxista, que el PRI sacará a las tepocatas de los pinos; la estrategia por parte de las fuerzas políticas entre PRI y PAN es clara: el priismo responsabilizará de todos los problemas del país al gobierno federal, mientras que el PAN echará la bolita a los gobiernos estatales y municipales donde el PRI gobierna al 60% de los mexicanos. La política se convierte en una insensata manera de ver lo que sucede en el país, con el único objetivo de ganar poder, sin ver una clara realidad de lo que está sucediendo en todo México, que es la ineficacia del estado ante los grandes problemas que padece la nación.

El problema de la violencia en México muestra duros episodios, todas las muertes y el crimen en general es lamentable, pero hay muertes en particular que siguen demostrando que este país se nos está pudriendo; dos caso en particular, Marisela Escobedo y Susana Chávez, la primera que fue acribillada frente a palacio de gobierno en Chihuahua después de que remó contra corriente por detener al asesino de su hija, pidió a gritos a las autoridades que se esclareciera el caso, y la respuesta fue la burocracia, la corrupción, la impunidad, el descaro, el sínico silencio que terminó con la muerte de Escobedo. El otro caso es el de Susana Chávez, que paradójicamente fue la creadora del lema “ni una más” en referencia a las muertas de Juárez y que en días pasados, fue asesinada para convertirse en “otra más”; ambas muertes fueron en Chihuahua, estado donde gobierna el PRI en la figura de Cesar Duarte y donde no hay capacidad de análisis por parte de Moreira para pensar que también está intestado de tepocatas, que más bien sirve para armar estructura electoral en vísperas del 2012, para eso sirve Chihuahua al priismo.

Del norte nos brincamos al estado de México, donde el Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres desechó la alerta de violencia de género en ese estado, con la clara intención de proteger al gobierno de Peña Nieto y sobre todo proteger su posible candidatura a la presidencia de México, estamos nuevamente ante un episodio donde las instituciones están al servicio de la clase política y no a favor de la aparente democracia, esto es una muestra clara de la simulación de estado en la que vivimos. No se puede permitir, por puro sentido común, que se proteja la imagen de Peña Nieto sobre las alarmantes cifras de asesinatos de mujeres en el Estado de México. Nuestro sistema político, derruido y podrido, sigue dando muestras de que aún respira, la propaganda oficial y los poderes fácticos, en concreto Televisa, harán que por ningún motivo se sepa de los feminicidios en el gobierno de Peña Nieto; lo único rescatable de este episodio, es darnos cuenta quien no debe ser el próximo presidente.

6 de enero de 2011

La izquierda en el Estado de México…

Hoy nos concentramos en el Estado de México; la noticia la dio Alejandro Encinas al ser el virtual candidato del PRD para el gobierno de ese estado, condicionando su participación a la candidatura, única y exclusivamente si es por partidos de izquierda. Si el 2010 fue un laboratorio electoral para probar la fuerza de la alianza PRD – PAN la cual fue exitosa, el 2011 va a ser el año de probar la fuerza del movimiento de Andrés Manuel López Obrador; el peje se juega todo el 3 julio de este año, pretende ganar con un año de anticipación a Peña Nieto la elección del 2012. El peje y Encinas, van al Estado de México a jugar de visitantes, con un público hostil en las tribunas, con el árbitro (IEEM) y los comentaristas del partido (televisa) en contra; si hubiera chance de apostar en esta elección, no tengo la menor duda de que todos apostarían a favor de Peña Nieto pensando que es imposible que se le gane; Obrador va por el peñanietazo, al estilo de cuando Uruguay le ganó a Brasil el mundial de 1950.
-
El lopezobradorismo va por todo, el movimiento que encabeza el tabasqueño va por la hombrada, y para eso tendrá que salir a atacar desde el primer minuto del partido. Andrés Manuel debe tener cálculos fríos de los números que puede obtener en el Estado de México; si se gana esta elección, simple y sencillamente el peje está de regreso, seguirá siendo un peligro para la arrogante clase política; tengo mis dudas de que el triunfo pueda llegar, la misión es más que complicada con un peñanietismo hueco pero posicionado desde Chapultepec 18.
-
Hacia el interior de la izquierda, el lopezobradorismo no se puede ufanar que se le ganó a los “chuchos” la candidatura del Estado de México cuando la verdadera pelea no es contra Nueva Izquierda sino contra el PRI; no se puede pelear contra los que tienen que ser tarde que temprano aliados, donde incluyo a Jesús Ortega y Marcelo Ebrard; el lopezobradorismo no puede tomar como victoria el hecho de haber tirado la alianza con el PAN, el volado está en el aire y la campaña tendrá que ser de una labor titánica para vencer la priismo, así que no deben festejar antes de tiempo cuando la verdadera pelea se dará contra el PRI.

Soy de los que sigue pensando que para vencer a Peña Nieto en el Estado de México, había que hacer una fuerza opositora entre PRD y Acción Nacional candidateando un perfil ciudadano; a la vez, estoy totalmente de acuerdo en los argumentos que dio López Obrador para no ir con el PAN en alianza bajo la visión de Porfirio Muñoz Ledo de que la única vía para refundar la República es la vía radical; igualmente, creo que el esquema de alianzas no es malo cuando postulas a personajes como Gabino Cué, el cual pudo terminar con el caciquismo más arcaico y demagogo en Oaxaca; también me agrada Encinas aunque sea más idealista que pragmático, la victoria en el Estado de México no es imposible, tendrán que hacer la estrategia correcta para vencer a la gaviota y su marido; pero igualmente, si se pierde en el Estado de México, López Obrador debe de pensar y replantear sus baterías en favor de Ebrard para el 2012, deseo plenamente poder ver a Encinas como gobernador de este trascendental estado.

1 de enero de 2011

Entre el 10 y el 11…

México pasó con más pena que gloria el famoso año del Bicentenario. Las circunstancias políticas y sociales de México eran razón suficientes para meter debajo de la alfombra un festejo que quedó únicamente en el protocolo de las fechas; en 2010 no había nada que festejar, el gobierno prefirió el optimismo desbordado como morfina del desastre nacional, en vez de pensar en crear un nuevo pacto social, eso si hubiera sido motivo de festejo, no el patrioterismo de las dos fechas que han marcado nuestra historia con falsos bríos de grandeza.

El 2010 afortunadamente terminó, viéndolo como una forma de comenzar un 2011 que traiga cosas mejores para México o ya de plano, menos peores. El fin del año 2010 representa para México un año que acrecentó la crisis social en la que vivimos, año en el que se acumularon más de 30 mil muertos en el régimen calderonista y año del naufragio político, donde las baterías de los poderes fácticos, se empeñan en imponer para el próximo año, un nuevo gerente que les mantenga sus privilegios.


Desafortunadamente los sucesos políticos, sociales y económicos, no se viven por años, sino por tiempos; el término del año nos ayuda mentalmente a afrontar nuevos retos o simplemente tener nuevas esperanzas; sin embargo, los tiempos calderonistas, tan grises y funestos, son parte de una cronología que parece terminará cuando Calderón entregue a alguien la banda presidencial que lo sucederá, sin tener como garantía un cambio. El 2011 será el penúltimo año de gobierno Calderonista, gobierno del que únicamente se mantiene por obra y gracias de un sistema que le conviene la simulación en vez de la transformación, si esta última palabra fuera el objetivo de nuestro sistema, el calderonismo ya se hubiera derrumbado, pero como Calderón no transforma nada, el sistema lo mantendrá, con la esperanza de poner a otro, el cual, ya sabemos que trabaja en el Estado de México con la maquinara a su favor.


El 2011 no será el año de la transformación, será el año de la continuidad, de la misma retórica gubernamental que “reprueba enérgicamente” todo lo que no puede resolver; el 2011 no será el año de la educación, ni del cambio en la política económica, mucho menos de la seguridad; 2011 será simplemente un año más de Calderonismo. Dentro de todo lo frio y realistas que soy para visualizar lo que será el 2011, sólo nos queda la esperanza como defensa personal ante las circunstancias, y si es posible, nos queda nuestra capacidad de organización como parte de una sociedad civil agraviada por nuestra clase política; sino no nos convencemos que el sistema político está agotado y que igualmente los partidos políticos y sus representantes no son parte de la solución sino del problema, seguiremos condenados a seguir siendo sometidos por las falacias del sistema; tendremos como sociedad, que ver en nuestras manos y nuestra conciencia, la única forma de resolver los grandes problemas que aquejan a México, si esperamos a que Peña Nieto sea el próximo presidente de México, sencillamente que jodidos estamos y que pequeña visión de México tenemos; hay que estar preparados para un 2011 quizá igual o peor que el año que acaba de terminar, pero con conciencia de que la política, en la forma en la que opera, dejó de funcionar, y por lo tanto, convencernos de que es urgente nuevas formas de organización para refundar tan necesariamente la república.


A todos los que en casi 3 años han leído poco o mucho este blog, mi agradecimiento y mis mejores deseos en este 2011, deseando que este país, sea para todos y de todos.... Pidamos lo imposible