23 de febrero de 2011

República del Twitter


Quién no conoce el lamentable episodio del mes de Julio de 1976 que vivió Julio Scherer García en el periódico El Excelsior en la época de Luis Echeverría Álvarez, donde fue boicoteado por el sistema político para impedir que este diario hiciera periodismo de manera libre. Hoy, ante las libertades que goza mi generación, es necesario hacer un reconocimiento a personajes como Julio Scherer y Carlos Payán Velver, fundadores de la revista Proceso y el periódico La Jornada respectivamente; por qué digo ésto, porque hacer periodismo libre cuando estaba arraigado el sistema político priista más aplastante era un verdadero acto de valor.


Hoy cualquiera tiene un blog (me incluyo) para manifestar sus opiniones, sus críticas, sus análisis del entorno político. Hoy, a pesar de que los gobiernos siguen poniendo trabas (o poniendo mucho dinero) para controlar a los medios de comunicación, es mucho más fácil encontrar información de toda índole para poder generarnos un juicio de lo que acontece. Estamos viviendo la última época de la televisión como medio de comunicación primordial para generar opinión pública. El internet, con todas las limitantes y riesgos que pudiera llegar a tener, es el medio de comunicación más democrático; los riegos que puedo visualizar en torno al internet, son la falta de objetividad en la distribución masiva de información, al igual que sucede con otros medios, igualmente el anonimato y la falta de fuentes confiables para golpear la imagen pública de los personajes; sin embargo, son más la ventajas que los riesgos, hoy tenemos la oportunidad de ser ciudadanos bien informados.


Con el uso del Internet, tendremos elementos para darnos cuenta, de la forma como los medios de comunicación tradicionales, en específico la radio y la televisión, fueron los medios utilizados para el control social. Aunque quizá lo sabíamos, hoy tenemos el comparativo de la forma en que se informaban nuestros padres a la forma como nos informamos nosotros; podemos entender la movilización social de una época específica analizando los medios electrónicos del momento, así podemos entender el 2 de octubre de 1968, el terremoto de 1985, el fraude electoral de 1988 y 2006; hay una responsabilidad directa del estado, que distorsionaba la realidad en torno a la movilización social dependiendo la maquinaria mediática que permitía o que alimentaba. Hoy tenemos la oportunidad de ser ciudadanos libremente informados, hoy la responsabilidad es nuestra para saber que escuchamos y que leemos, más bien siempre lo ha sido, pero hoy tenemos más elementos para generarnos una capacidad de análisis con elementos informativos más independientes.


Qué potencial tiene el Internet cuando vemos a sociedades como la egipcia, derrocar a un régimen por medio del uso de las redes sociales; de episodios como este, podemos entender el miedo de los gobiernos autoritarios y de los sistemas políticos de países con democracias simuladas como México, cuando la información circula en segundos y cuando el control de dicha información no está en manos del gobierno. Cuando existe legitimidad en los regímenes y libertades absolutas, los gobiernos no tendrían por qué tener miedo a la difusión de la información.


Hoy los gobiernos democráticos deben ser defensores de la crítica que se les haga. Hoy con el uso del internet no podemos ver episodios como los de Carmen Aristegui donde el sistema pretendió someter al medio, y tampoco podemos ver que los medios traten de someter a los gobiernos. El gran paso de la democracia es fortalecer la libertad de expresión, no somos estúpidos para dejarnos llevar por la borregada, cada vez tendremos mayor capacidad de análisis. Si los gobiernos le siguen apostando a los medios tradicionales, a las formas de control de la información, los ciudadanos cuestionaremos su legitimidad.


El uso del Internet es el medio por el cual los ciudadanos podemos acercarnos al progreso y la modernidad, lo que estamos viviendo es la gran revolución tecnológica que servirá para hacer de este mundo un mundo mejor. El periodismo en Internet no puede estar sujeto a grandes corporaciones, tampoco puede estar sujeto a grandes líderes de opinión, hoy el periodismo en Internet lo deben hacer los mismos ciudadanos que se consideren libres, igualmente los gobierno democráticos deben formar sus propios canales de comunicación para que ya no se sometan a los medios tradicionales que cobran por hablar bien del gobernante en turno. Sencillamente soy afortunado de vivir en una época donde el twitter me informa y donde soy parte de generar la información como CIUDADANO LIBRE.

Escucha y descarga las mejores entrevistas de Carmen Aristegui en Noticias MVS

Escucha y descarga las mejores entrevistas de Carmen Aristegui en Noticias MVS

9 de febrero de 2011

Así menos…


No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería hasta la muerte tu derecho de decirlo (Voltaire)


Del patético episodio de la manta, pasamos al fondo antidemocrático de un régimen que demostró una vez más, que ya no tiene argumentos para sostenerse. Calderón volvió a sacar lo peor de sí, tirando por completo el mito democrático en el que vivimos; fue capaz de destruir un endeble cimiento de nuestra democracia, representado en la libertad de expresión. No somos Cuba, no somos Venezuela, no somos Egipto, no somos Medio Oriente, somos el México más representativo de la simulación democrática, gobernado por quienes pretenden sostenerse por los medios más represivos; en formas distintas pero en fondos iguales, nuestro régimen representa lo que lo pudiera ser el régimen de Mubarak en Egipto.


Carmen Aristegui salió de la radio por decreto presidencial. Lo que parecía ser un arrebato de Fernández Noroña, resultó ser la fractura más fuerte del régimen calderonista en lo que va del sexenio; ni su necedad de seguir su guerra contra el narco, muestra tanta cerrazón. Lo que parecía ser una insignificante protesta de un puñado de diputados, resultó ser la forma más insensata de dar respuesta a lo que bien se pudo contestar hasta con una negación... o simple ser ignorado como las muchas cosas que se ignoran en este país. Calderón no exhibió su supuesto alcoholismo, Calderón exhibió que está de rodillas, que está derrotado, que no tiene rumbo, que nunca fue ni la mitad de lo que pretendió ser: el presidente del empleo, el de las manos limpias, el que nos libró del “peligro para México”, mucho menos el demócrata. Calderón firmó su papel en la historia en un bochornoso episodio que el mismo sistema se encargó de magnificar, mostrando que la democracia se queda en la retórica.


El actual régimen, demostró su falta de sentido común; lo que pretendía callar, simplemente le dieron más voz por medio de miles de mexicanos que ya no estamos dispuestos a recibir un insulto más de una clase política alejada, ciega, torpe, insensata. Carmen Aristegui, en su legítima defensa, cuestiona el actual sistema político que nos impide preguntar, sobre los temas de interés público.


Una verdadera democracia, debería de cuidar sus voces más críticas, más honestas; cuando una aparente “democracia” atenta contra la libertad de expresión, no le hace falta más argumento para demostrar que está ejerciendo un poder que no merece y que por lo tanto hay que cambiar, si por años se ha demostrado que los diferentes regímenes no están funcionando, vuelvo a proponer a nuestra capacidad de organización ciudadana como pilar del cambio, empezando por ser nosotros mismos los gobernantes de nuestros actos.


Si muchos ciudadanos del mundo se están organizando para transformar sus países y establecer verdaderas democracias, no veo por qué nosotros no. Como sociedad debemos encontrar la forma de hacerlo en este que es el momento más frágil del sistema, lo único que falta es esa capacidad de organización para dar el salto y establecer nuevas formas de ejercer el poder, la democracia está puesta sobre la mesa, simplemente hay que ejercerla…. PIDAMOS LO POSIBLE

4 de febrero de 2011

Así no...

Soy seguidor en twitter de Santiago Pando (@SantiagoPando), un loco publicista (no sé si ex publicista) que ha encauzado una lucha social tratando de inspirar un despertar de conciencias. Podría sonar bastante fumado ese despertar basado en el creer. Santiago Pando, sin ser un letrado en la política, le reconozco ese afán por transformar este país, es alguien que se preocupa y desde su trinchera impulsa la forma como él concibe el cambio. El despertar de conciencias también es un tema trillado; sin embargo, creo que a este país le hace falta más de esa libertad interior para abrir los ojos y ser nosotros mismos los responsables de transformar el entorno, que esperar a que venga un tercero a hacerlo.

Sin embargo, entiendo que el sistema está diseñado para elegir propuestas, corrientes ideológicas y votar por alguien que tendrá que ocupar los espacios de poder para que en teoría, pueda gobernar para todos y mejorar el entorno; eso es lo real, más que buscar esa transformación colectiva, cuestión que también comparto y que creo que puede ser posible, pero que sé que no se dará de la noche a la mañana. El ambiente electoral a muchos, por más masoquista que se pueda escuchar, nos gusta; a otros los tendrá hasta la madre por tanta descalificación, porquería y falta de propuesta a la hora del debate de ideas.

La escena del 3 de febrero en el congreso, donde Fernández Noroña comanda a un grupo de diputados para exhibir una manta que hace alusión al supuesto alcoholismo de Calderón, simplemente no ayuda para generar un buen ambiente de cordialidad política tan necesario en un país polarizado por las elecciones del 2006, donde yo pienso que sí se fraguó un fraude electoral contra López Obrador. Más allá de las diferencias políticas, que son muchas, sino comenzamos por aprender a dialogar seremos un país empantanado, destinado al naufragio.

En verdad deseo con todas mis fuerzas, que en el país haya un cambio en su política económica, que se termine con la simulación de estado en la que vivimos, que haya una verdadera impartición de justicia y que seamos un país donde no exista la corrupción, la impunidad y la insensatez por parte de la clase política; para lograr eso, lo menos que espero, es que los que pretendan encabezar un cambio tan necesario en México, en primera, lleguen al poder por la buena, con legitimidad y con rumbo; lo otro que esperaría, es que tengan esa capacidad de cicatrizar el encono político en el que vivimos y puedan reconciliar a la sociedad mexicana con las instituciones públicas por medio de un dialogo abierto con todas las corrientes.

La escena de la manta de Noroña contra Calderón, representa un insulto por donde se le quiera ver, ni siguiera a la figura presidencial, sino a los mexicanos que estamos ávidos de encontrar una clase política capaz de encontrar acuerdos. Dentro de todo mi anticalderonismo, no puedo entender que se caiga, por parte de los que pretenden representar un cambio, en algo que ni a debate llega, que no suma, que no concilia, que no construye otra cosa que no sea encono.

Espero que algún día exista un ambiente de civilidad política, sin protagonismo alguno, que el dialogo sea la logística exacta para llevar acuerdos a debate que se traduzcan en mejor educación, salud, vivienda, bienestar, y por qué no, felicidad en general en un país que sea capaz de ofrecer eso y más a sus ciudadanos.... pidamos lo imposible.