11 de marzo de 2011

EL DESASTRE DE PEÑA NIETO EN EL EDOMEX Por Ernesto Armendáriz


En la antesala de la sucesión presidencial del año 2012 y ante la debacle del panismo por los pésimos resultados durante los últimos 11 años, el PRI se reposicionó ganando gubernaturas y mayorías parlamentarias, posibilitando su restauración en la Presidencia. Con el visto bueno de los grupos empresariales más poderosos y un candidato promovido indiscriminadamente en los medios masivos de comunicación, se tiene un escenario aparentemente lineal en donde el PRI se encamina de manera firme hacia Los Pinos. La realidad, sin embargo, contradice los buenos augurios de los grupos oligarcas y del priismo, pues la gestión de Peña Nieto es en todos los sentidos un fracaso y un desastre, y los estragos de su gobierno se manifiestan en un rechazo de la población mexiquense hacia el PRI, siendo necesaria la socialización de esta información para que la población del resto del país vea el riesgo potencial que representa Peña Nieto como Presidente del país.


El estado de México es la entidad con mayor población de todo el país, con un total de 10 millones y medio de habitantes y, producto de los acuerdos con el gobierno federal de Felipe Calderón que al final le costaron el cargo a Fernando Gómez Mont, ex secretario de Gobernación, recibe el más alto presupuesto de todas las entidades federativas del país: un total de 148 mil millones de pesos para el año 2011; en términos porcentuales, Peña Nieto ha tenido un incremento presupuestal del 70%, considerando que en el año 2005 la entidad tenía un presupuesto de sólo 87 mil millones. El presupuesto del edomex es inclusive superior al del Gobierno del Distrito Federal, que en el 2011 dispondrá de 137 mil millones de pesos. La comparación permite, evidentemente, exhibir como el GDF canaliza con extraordinarios resultados su presupuesto a la política social, mientras el estado de México, con más dinero, tiene un rezago inocultable en materia social frente al GDF.


A pesar de lo anterior, Peña Nieto ha rebasado excesivamente el endeudamiento del estado: su deuda pública estatal y municipal en 2005 equivalía a 31 mil millones de pesos, mientras que en 2011 suma un total de 37 mil millones, lo que representa un incremento en su deuda del 17%.


Con más presupuesto que cualquier otra entidad del país, Peña Nieto ha mantenido en la pobreza a la población mexiquense. La población clasificada en situación de “pobreza alimentaria”, es decir, que no supera la media para consumir tres alimentos diarios o que en términos llanos padece hambre, se incremento: mientras en el año 2005 había 1 millón 999 mil personas en esta situación, en el año 2008 había 2 millones 185 mil habitantes padeciendo hambre todos los días. El desempleo también se disparó en el edomex durante la gestión de Peña Nieto: mientras que el 2005 la tasa de desempleo estatal era de 5%, en el 2010 el porcentaje de población desempleada llego al 7%.


La pesadilla de la inseguridad tiene en las mujeres del estado de México a sus principales víctimas. Lejos de lo que todo mundo pudiera imaginarse, no es Chihuahua ni Ciudad Juárez donde se cometen más feminicidios: lo es el Estado de México, en donde ocurrieron 672 asesinatos de mujeres de septiembre del 2005 a agosto de 2009, el mayor número que en cualquier otra entidad federativa de México. Siguiendo con este panorama alarmante, el 89% de estos casos no han sido esclarecidos, es decir, permanecen impunes. La mayoría de las mujeres asesinadas eran amas de casa y estudiantes, entre los 11 y los 40 años de edad, teniendo a Tlalnepantla, Ecatepec y Naucalpan entre los municipios donde más asesinatos de odio se cometen en contra de las mujeres.


Los robos y los secuestros se han incrementado durante la gestión de Peña Nieto. Mientras que en 2005 se denunciaron 234 mil robos en toda la entidad, en el 2010 la cifra se incremento a 267 mil, lo que represento un incremento del 14%. Y en materia de secuestros las cosas no son promisorias: mientras que en 2005 se denunciaron 46 secuestros, el número subió a la alarmante cifra de 172 secuestros durante el año 2010, lo que significa un incremento del 273%.


Por todo lo anteriormente expuesto, queda perfectamente clara la inviabilidad del proyecto Peña Nieto para la sucesión presidencial del 2012. Como lo hemos señalado reiteradamente, Peña Nieto es mercadotecnia, su fortaleza reside única y exclusivamente en la propaganda de radio y televisión, situación que sin embargo no parece influir demasiado entre la población mexiquense, quienes muestran una disposición para generar un voto de castigo hacia el PRI el 3 de julio del 2011. De la fuerza opositora organizada en torno a la candidatura de Alejandro Encinas y apoyada por López Obrador, dependerá en gran medida si este voto es suficientemente mayoritario como para derrotar al PRI en el edomex y generar con ello las condiciones más propicias para un cambio verdadero en el 2012.

No hay comentarios: