4 de abril de 2011

2190 días….

danielopski.com.mx ha sido abandonado por su dueño, osease, abandonado por mí… no he tenido ganas de analizar el entorno político de nuestro país, ni del mundo, ni de Querétaro, ni de nada. Veo las escenas de Japón y pienso que sólo cuando un terremoto sacuda nuestro país y el mar se trague medio México, nos podremos sentar sobre los escombros y sobre la tragedia para ponernos de acuerdo y decir: creo que la estamos cagando y debemos empezar a construir un mejor futuro… deseo con todas mis fuerzas que eso nunca pase y que antes de una tragedia mayúscula podamos construir un mejor México.


Siento un fastidio de ver la situación política de México, de ver que hay 30 cabrones que quieren ser presidentes de México, siento coraje al ver a Javier Sicilia llorar la muerte de su hijo a causa del crimen organizado y de la guerra Calderonista, siento pena de ver a la izquierda desbaratarse de la nada, siento comicidad al escuchar hablar a Calderón, siento miedo al ver Japón, siento lástima al ver a un país concentrado en las jornadas semanales del futbol mexicano, me doy pena ajena al haber escrito tres años pendejada y media de política cuando esta, es la forma menos apropiada para cambiar al mundo… está comprobado, pruebas sobran.


Hoy los temas centrales del país, en los que debemos concentrarnos, los veo manoseados por todas las fuerzas políticas, y sinceramente, siento una hueva terrible de entrar a discutir por medio de este blog que es lo que yo creo que se debe de hacer; saben que muchas veces termino con la quizá insensata postura de que López Obrador tiene razón en lo que dice pero que la caga en lo que hace. Soy pejista, y puedo seguir desgastando mi energía en decir que en las próximas elecciones votaré por él nuevamente, sé que también les doy hueva, al final de cuentas el próximo presidente de México no es lo importante, hay que dejar en claro que hay que votar bajo dos consignas importantes; la primera es que hay que votar por el proyecto que más nos convenza; la segunda consigan, es que hay que votar por quien se nos hinche la gana votar, total, eso valdrá madres cuando no tomemos en nuestras manos la responsabilidad de cambiar este país. Siempre entramos en el terreno mesíanico de cada 6 años, la trillada frase de que el cambio somos nosotros me caga pero empiezo a comprender que es la verdad.


Esperamos un día cada 6 años para cambiar a México, pretendemos cambiarlo por medio de mentadas de madre, acumulando la energía más negativa contra nuestra concepción política opuesta, pensando que el partido al que no apoyamos es una mierda y que por eso votamos por la corriente opuesta… tanta negatividad colectiva impacta directamente en el país; podemos encontrar respuesta del país que tenemos después de que en 2006 nos cansamos, como sociedad, de mentarnos la madres según fuéramos pejistas o calderonistas.


Es curioso cómo le damos más poder a un solo día, en el cual se llevan a cabo las elecciones presidenciales que al resto de los días en los que volverá a haber una elección y que son los días en los que nosotros podemos ser parte del cambio que queremos ver… del 2 de julio de 2006 en que fueron las elecciones presidenciales pasadas al 1 de julio de 2012 cuando serán las próximas elecciones, habrán pasado 2190 días, en los cuales pudimos haber ejercido un cambio diario para ver un país mejor sin depender de los políticos que creen que son el cambio, y lo peor, es que nosotros también pensamos muchas veces que son los transformadores de la sociedad.


Creo yo que 2190 días son mucho más poderosos y mucho más trascendentales para ver un país mejor que 2 días elecciones, pero el factor determinante para pensar que en esos 2190 días se puede transforma al país sólo depende de uno… muchos tenemos lo que considero un mal hábito, al pensar que la política es transformadora del entorno, cuando la política está llena de aspiraciones personales de quienes sólo pretenden alimentar su ego y la mayoría de las veces, acrecentar su patrimonio; los políticos de cualquier fuerza política en términos prácticos, dejaron de servirle al país. La fórmula para cambiar al mundo, es empezando por cambiar uno, si todos cambiamos, hay una reacción en cadena para ver un mejor país; si lo queremos llevar al terreno político y debilitar el poder de nuestros funcionarios, es tener simplemente la capacidad ciudadana para la organización de exigir mejores resultados, simplemente no lo hacemos...


No pretendo dar una fórmula mágica, de hecho pienso que está cabrón convencer a millones de esto, simplemente creo que debemos transformar nuestra mente para transformar el entorno, cambiando el chip creo que podremos trascender… más allá de la infamia política que nos acosa todos los días.


P.D. si algún día me ven en una boleta electoral, por favor, no voten por mí.

No hay comentarios: