15 de noviembre de 2011

AMLO 2.0

En política todo puede pasar, sólo con ver a la hermana de Felipe Calderón pidiendo un voto por voto en Michoacán podemos entender lo contradictorio que es el ambiente político. Hoy el PRI tiene en muchas de sus oficinas y comités, un reloj que va en cuenta regresiva para anunciar cuántos días faltan para el 1 de julio de 2012, día en el que según ellos pretenden “recuperar a México”, quizá ganen las elecciones del próximo año, pero tendrán que subirse a la maquinaria de la manipulación mediática y sobretodo, pasar encima de López Obrador quien ya es el candidato de la izquierda.



En el 2012 se debe venir la catarsis, y esta la puede impulsar López Obrador. La gran ventaja del lopezobradorismo es que tiene en su historia la desastrosa experiencia de 2006, que va desde los errores cometidos hasta el fraude electoral. La clave está en haber aprendido de lo que pasó hace 5 años. Hace mucho tiempo no veía que la izquierda lograra ser inteligente. Hoy lo fue. En lugar de ir a sus ya típicos procesos electorales que terminaban siendo una carnicería por la excesiva división de sus tribus, optaron por un método simple para elegir a su candidato.


El lopezobradorismo tiene que profesionalizar la política; tiene que hacer uso del marketing, tener un discurso incluyente, tener capacidad de organización para la defensa del voto. Si pensamos como lo hicimos en el 2006 que con la sola personalidad del personaje íbamos a ganar, estamos perdidos y más ahora que empezamos con muchos puntos de desventaja.



El proyecto que encabeza López Obrador ahí está y es más legítimo que nunca, primeramente por la lamentable situación social que vive este país, que se ve en la extrema violencia y en la tremenda desigualdad; y en segundo término por lo que representa el proyecto del PRI, cimentado en seguir manejando este país bajo una oligarquía.



López Obrador tiene muchas más ventajas, contrario a los que lo ven extremadamente débil; está forjado en un arduo trabajo de más de 10 años de los cuales, los últimos 5 fueron de intenso golpeteo, donde recorrió todos los municipios del país, donde también fueron sus propios errores los que mermaron gran parte de su capital político pero que al final de cuentas sobrevivio, y hoy aspira nuevamente por la presidencia; la clave está en que tanto aprendió a escuchar críticas honestas y a dejar de escuchar a sus fanáticos, en tener asesores confiables, en saber dar lectura de su proyecto a un electorado que es heterogéneo por sus diferentes posiciones económicas y creencias políticas, en saber razonar en vez de tomar posturas pasionales.



López Obrador sigue sumando capítulos a la historia, nadie le podrá discutir su legítima necedad por intentar cambiar a México. El 2006 sólo nos debe de quedar como una referencia de los errores que se cometieron para no volverlos a cometer, al fraude electoral de hace 5 años es momento de darle la vuelta a la hoja, creo que motivo suficiente para hacerlo es que hay un líder intentando llegar a la presidencia en 2012 con legítimas razones y millones de ciudadanos dispuestos a sumar a su proyecto. Hoy López Obrador vuelve a ser ese peligro que representa para muchos el querer transformar a este país. AMLO está listo y aguas, que lo que viene es de subida, no de bajada.

10 de noviembre de 2011

Peña Nieto y las redes sociales.

En el último número de la revista Proceso, Denise Dresser bombardea a Enrique Peña Nieto con un cuestionario que parece tiene la intención de tirar el castillo de naipes que representa el peñanietismo. Si Peña Nieto fuera ese estadista que necesita México y sobre todo, si tuviera ese liderazgo natural que tratan de vendernos sus asesores en imagen pública y mercadotecnia, EPN sería el candidato natural del priismo y no habría un Manlio Fabio Beltrones hostigando por ser el candidato presidencial.



Peña Nieto trata de ser el generador de ideas, trata de profesionalizar la política pero no le sale; es el clásico niño que es malo para jugar al futbol pero es el que lleva los zapatos más caros a los entrenamientos y su papá presta el camión para llevar a jugar al equipo. Peña Nieto está hecho por sus trajes, su novia actriz de novelas de Televisa y sustentado por la ignorancia de un pueblo que no tiene capacidad de ver lo que representa; sólo así podemos entender que vaya arriba en las encuestas para el 2012.


El ex gobernador del Estado de México se metió a operar en un terreno peligroso: Twitter. Aquí el poder de los grandes comunicadores como Loret de Mola y López Dóriga sólo se ve en la frivolidad de su amplio número de seguidores, pero aquí no tienen el monopolio de la generación de opinión, aquí los periodistas estrella de televisa no le sirven a EPN como le sirven en la televisión. En tan sólo unos días que fue verificada la cuenta de Peña Nieto en twitter, se vino una escalada de burlas y sátiras contra el político mexiquense, pocos tomaron con seriedad su participación dentro de la red social. La Gaviota, la niña debajo de la cama, el gel que usa para peinarse fueron algunas de las excesivas burlas que recibió, poca fue la respuesta seria que se le tendría que dar a un personaje que participa dentro de este gran foro y que pretende ser presidente de México.


Creo que los asesores de EPN lo mandaron al terreno más peligroso; Twitter es para los políticos un riesgo más que un dócil medio de promoción, para eso está facebook. EPN no fue tomado en serio en su incursión en esta red social, mucho menos será tomado como una opción sería para dirigir al país cuando es materia prima constante de la revista TV Notas, que en su última edición lo publica bailando el vals en los 15 años de la hija de su esposa, a lado del ex esposo de esta y del grupo Camila que eran los encargados de amenizar el evento, esas frivolidades son la esencia de EPN. Eso sí, tiene “grandes” ideas para modernizar a PEMEX. Peña Nieto es de porcelana.

5 de noviembre de 2011

La difícil ruta de la izquierda.



Me resulta complicado analizar el futuro de la izquierda mexicana, empezando por saber si hay futuro. Con ese estilo suicida que la tiene caracterizando por ya mucho tiempo, la izquierda no ha sido capaz de entender que el enemigo a vencer no está dentro de la misma izquierda; es absurda esa falta de civilidad política y esa incapacidad para organizarse cada vez que tiene que tomar un rumbo.


Analizar el futuro de la izquierda resulta complicado por los muchos escenarios que se le pudieran presentar. Se supone que a mediados de este mes tendremos un candidato de las fuerzas progresistas, quizá después de la famosa encuesta que pretende determinar quién de los dos posibles aspirantes debe de encabezar la candidatura, lo único que tengamos sea a dos candidatos dispuestos a ir por la presidencia, lo que representaría el tiro de gracia para las aspiraciones de la izquierda en 2012.


No tengo la menor duda de que la izquierda tiene un proyecto legítimo para el país, sobre todo ante la amenaza que representa el regreso del PRI a la presidencia y sobre todo, porque Acción Nacional pretende defender un proyecto que es indefendible. El gran problema de la izquierda es su incapacidad para organizarse, sus actores pelean por las migajas del PRD en vez de tener la legítima ambición de ir por el poder para ser la fuerza transformadora que se dicen ser. La izquierda tiene una naturaleza bipolar; tiene lo mejor, que es esa fuerza intelectual que siempre le da un respaldo y tiene lo peor, representado en líderes que sólo actúan por defender sus muy personalísimos intereses y sus cuotas de poder.


El peor de los escenarios sería la total división de la izquierda, visualizada en dos candidaturas, AMLO por el PT y Marcelo Ebrard por el PRD. Lo peor de esto, es que se me hace más probable ver este escenario, que pensar que cualquiera de los dos sacrifique sus aspiraciones. Ante la dinámica que tiene López Obrador desde hace años, me es imposible pensar que no va a ir por la presidencia. Tengo más dudas que certezas en torno a este episodio crítico para cimentar el proyecto de la izquierda.


¿Qué va a pasar con 4 millones de personas que conforman MORENA en caso de que las casas encuestadoras digan que el mejor posicionado es Marcelo Ebrard? ¿Qué posibilidades hay de que la encuesta sea un mero trámite y de antemano Marcelo Ebrard ya sabe que tiene que ceder sus aspiraciones a la fuerza de López Obrador? ¿Qué tanta división hay entre los dos aspirantes para pensar en el escenario de dos candidaturas por partidos políticos diferentes? ¿Qué posibilidad hay de un proceso certero y de que en caso de que Ebrard sea el elegido AMLO sume su proyecto y su capital al actual jefe de gobierno?


De forma natural el candidato tendría que ser López Obrador, aunque su arribo a la presidencia lo veo difícil partiendo desde el punto que AMLO restó de manera significativa su capital político después de 2006; necesita más de 15 millones de votos para lograrlo, cosa que veo difícil; ahora bien, AMLO tuvo la capacidad de armar un movimiento bien estructurado pero que al final de cuentas no es una fuerza determinante para ganar la elección de 2012. AMLO en términos generales, tiene un proyecto legítimo, de hecho considero que tiene el diagnóstico más exacto de lo que necesita México, pero también no le veo capacidad para darlo a entender a un electorado conservador que no estará dispuesto a votar por él.


A Marcelo Ebrard lo percibo como un personaje que pudiera tener la capacidad de obtener el voto de personas que de entrada no se identifican con la izquierda, pero a la vez, su candidatura causa recelo en los simpatizantes, creo que un error de Ebrard fue no armar una estructura con base en la izquierda desde el gobierno del Distrito Federal, no tuvo la capacidad de mostrarse como una opción opositora real al régimen como en su momento lo hizo AMLO. Ebrard igualmente tiene un proyecto y un discurso interesante que para la idiosincrasia izquierdista resulta hasta una traición el hecho de pensar en apoyarlo.


La izquierda tiene un camino confuso, enredados desde sus concepciones ideológicas y sus ambiciones estériles, no tiene mucho margen de acción y menos si siguen con la dinámica de la división interna. Lo más rescatable hasta el momento es la organización ciudadana lejos de las nefastas organizaciones políticas que terminan representando lo que cualquier otra fuerza. MORENA es una organización ciudadana muy sana para la dinámica de la izquierda, sin embargo, le falta esa autocrítica para ver que el lopezobradorismo ha estado lleno de errores después del fraude de 2006.


El gran reto de la izquierda para hacer algo el próximo año, es salir bien librados de la encuesta, pienso que ante la lamentable situación de división y encono, lo de menos es el candidato, lo importantes es que el personaje que no salga beneficiado de la encuesta sume sus baterías al que terminará apareciendo en la boleta electoral.