15 de noviembre de 2011

AMLO 2.0

En política todo puede pasar, sólo con ver a la hermana de Felipe Calderón pidiendo un voto por voto en Michoacán podemos entender lo contradictorio que es el ambiente político. Hoy el PRI tiene en muchas de sus oficinas y comités, un reloj que va en cuenta regresiva para anunciar cuántos días faltan para el 1 de julio de 2012, día en el que según ellos pretenden “recuperar a México”, quizá ganen las elecciones del próximo año, pero tendrán que subirse a la maquinaria de la manipulación mediática y sobretodo, pasar encima de López Obrador quien ya es el candidato de la izquierda.



En el 2012 se debe venir la catarsis, y esta la puede impulsar López Obrador. La gran ventaja del lopezobradorismo es que tiene en su historia la desastrosa experiencia de 2006, que va desde los errores cometidos hasta el fraude electoral. La clave está en haber aprendido de lo que pasó hace 5 años. Hace mucho tiempo no veía que la izquierda lograra ser inteligente. Hoy lo fue. En lugar de ir a sus ya típicos procesos electorales que terminaban siendo una carnicería por la excesiva división de sus tribus, optaron por un método simple para elegir a su candidato.


El lopezobradorismo tiene que profesionalizar la política; tiene que hacer uso del marketing, tener un discurso incluyente, tener capacidad de organización para la defensa del voto. Si pensamos como lo hicimos en el 2006 que con la sola personalidad del personaje íbamos a ganar, estamos perdidos y más ahora que empezamos con muchos puntos de desventaja.



El proyecto que encabeza López Obrador ahí está y es más legítimo que nunca, primeramente por la lamentable situación social que vive este país, que se ve en la extrema violencia y en la tremenda desigualdad; y en segundo término por lo que representa el proyecto del PRI, cimentado en seguir manejando este país bajo una oligarquía.



López Obrador tiene muchas más ventajas, contrario a los que lo ven extremadamente débil; está forjado en un arduo trabajo de más de 10 años de los cuales, los últimos 5 fueron de intenso golpeteo, donde recorrió todos los municipios del país, donde también fueron sus propios errores los que mermaron gran parte de su capital político pero que al final de cuentas sobrevivio, y hoy aspira nuevamente por la presidencia; la clave está en que tanto aprendió a escuchar críticas honestas y a dejar de escuchar a sus fanáticos, en tener asesores confiables, en saber dar lectura de su proyecto a un electorado que es heterogéneo por sus diferentes posiciones económicas y creencias políticas, en saber razonar en vez de tomar posturas pasionales.



López Obrador sigue sumando capítulos a la historia, nadie le podrá discutir su legítima necedad por intentar cambiar a México. El 2006 sólo nos debe de quedar como una referencia de los errores que se cometieron para no volverlos a cometer, al fraude electoral de hace 5 años es momento de darle la vuelta a la hoja, creo que motivo suficiente para hacerlo es que hay un líder intentando llegar a la presidencia en 2012 con legítimas razones y millones de ciudadanos dispuestos a sumar a su proyecto. Hoy López Obrador vuelve a ser ese peligro que representa para muchos el querer transformar a este país. AMLO está listo y aguas, que lo que viene es de subida, no de bajada.

1 comentario:

Zarawitta dijo...

Leído, comprendido, anotado, twitteado y de acuerdo.